Bienvenido

El blog no está muerto pero como podéis comprobar no puedo dedicarle el tiempo que necesita. Si alguien quiere una breve explicación del parón la encontrará aquí. Iré publicando películas y contestando a los comentarios poco a poco. Gracias por vuestra paciencia, atención e interés.

Actualmente hay 269 películas comentadas

En los siguientes links puedes encontrar todas las películas comentadas, bien ordenadas alfabéticamente o bien clasificadas por períodos históricos.

Los links a otros sitios van en negrita, mientras que los links a videos van en verde. Al final del comentario aparece una lista de videos relacionados.

Si te interesan otros aspectos de las películas de guerra puedes visitar Cine de Guerra.

Y si quieres colaborar con el mantenimiento del sitio se agradecería mucho que clikearas en alguno de los anuncios.


viernes, diciembre 22, 2006

Posición Avanzada






Gracias a Rafael Rodrigo he podido encontrar el poster de esta pequeña joya cinematográfica ambientada en la Guerra Civil Española.


Posición Avanzada” está dirigida por Pedro Lazaga y es del año 1965, es decir, está filmada durante la dictadura de Franco. Es cierto que se realizó durante una época en la que ya comenzaba a haber un cierto aperturismo en dicha dictadura, pero la película tiene que pagar algunos “peajes” para con el régimen. Sin embargo, en mi opinión esas concesiones al poder están bastante bien resueltas, e incluso quedan como un chiste. De hecho la película también tiene algunas críticas soterradas a la situación de la GCE. Y personalmente creo que hay cosas que luego las tomará prestadas Berlanga para “La vaquilla” realizada veinte años después.

Aunque el guión de “Posición Avanzada” no es muy original si lo comparamos con cualquier película bélica norteamericana la película promete desde el primer momento. Nada más empezar vemos un tranquilo río, y entonces mientras se rasga una guitarra, se suceden diversas explosiones acompañando al acorde (no soy el único que le ha visto muy similar al comienzo de "Apocalypse Now"). Como he dicho la historia es simple. Comienza con un niño que encuentra un casco agujereado y se lo lleva a su padre. Este comienza a recordar que el casco perteneció a uno de sus camaradas y comienza a relatar su historia.

Un pelotón del ejército de los nacionales recibe la orden de dirigirse a una posición avanzada al lado de un río y que cubre las líneas de suministro de un regimiento. La posición es conocida por “La sartén” pues siempre están saltando chispas. Al mando del pelotón está un alférez recién salidito de la academia con cara de tierno infante que no ha roto nunca un plato y que no se ha ido de putas tal y como deja claro una insinuación del coronel y de su ayudante de campo sobre el lugar donde ha realizado los estudios. Pero quien realmente manda “de facto” el pelotón es el típico sargento que se las sabe todas, interpretado en este caso por Antonio Ferrandis (si, si, el posteriormente famoso “Chanquete”). Es una de los mejores interpretaciones del típico “sargentos chusquero español” de la subespecie “bonachona” que he visto en mi vida. El pelotón está integrado por los típicos soldados de las películas, el “filosofo” interpretado por Manuel Tejada, el “caradura”, el veterano, el manitas, el campesino cuyo pueblo, su mujer y su hijo está justo al otro lado de las líneas, el patoso, etc.

El pelotón inicia la marcha cantando una canción que hace referencia al nombre de su unidad, “los gatos”, pero enseguida se tienen que callar pues deben de pasar por un lugar que está batido por la artillería enemiga. La escena tiene un punto gracioso cuando se ve a todo el pelotón corriendo para ponerse a cubierto cuanto antes menos el soldado veterano que va solo y andando despacio. Ante los gritos del sargento apremiándole este responde “¡Anda ya! pero si estos no gastan una bomba para uno solo”. Y efectivamente tiene razón.

Tras llegar a “La sartén” el alférez releva a un teniente. El relevo está perfectamente representado. El teniente, un veterano, le explica la situación, la disposición de la trinchera, donde está escondido el cañón y por supuesto, donde está el puesto de escucha.

Nada más despedirse las tropas relevadas el sargento comienza a tramar algo con otros soldados. Se dirigen a la trinchera y comienzan a agitar una bandera mientras Antonio Ferrandis comienza a vocear para llamar a un paisano suyo del pueblo cantabro de donde proviene. Los dos son antiguos amigos y entre chanzas de los unos y los otros se ponen a pescar en el río ¡con granadas! Evidentemente el alférez llega corriendo pensando en un ataque, pero el sargento le tranquiliza diciéndole que el coronel permite la pesca siempre y cuando le manden las mejores capturas. La escena completa es totalmente berlanguiana.

Todo parece indicar que la guardia en “La sartén” va a ser tranquila, pero al día siguiente cuando se quiere reanudar la “pesca”, el soldado que levanta la bandera blanca es abatido por un “paco” o francotirador. Evidentemente, el sargento les quiere dar de lo suyo a los del otro lado, pero el alférez consigue “calmarle” demostrando que también sabe dar órdenes. Nadie se explica lo ocurrido, hasta que les llegan informes que les comunican que las tropas republicanas han sido relevadas por una brigada internacional alemana.

Esto es significativo. A pesar de que es una película sobre la Guerra Civil Española, Lazaga no quiere representar dicho enfrentamiento en su película, y en su lugar utiliza el recurso de sustituir a los republicanos por “alemanes”, los típicos malos de las películas de guerra.

El “paco” consigue que nadie levante la cabeza de las trincheras más de lo necesario así que se hace necesario librarse de él. Al final le localizan y le encargan la tarea de eliminarle al mejor tirador. Este resulta ser el “filósofo”, del que anteriormente sabemos que se cambió de bando y que ahora hace más las labores de sanitario que de soldado pues la violencia le repugna. Sin embargo, no tiene más remedio que acabar con el “paco”.

Como se teme un ataque en la zona, llega una unidad de zapadores y se disponen una serie de minas. El sargento tiene una charla bastante curiosa con su homólogo de los zapadores. Hablan de ascensos y de cuantos tienen delante. El sargento interpretado por Ferrandis dice que a el le quedan 9, pero rectifica a 8, pues uno ha caído recientemente. Mientras se colocan las minas, el soldado originario del pueblo cercano aprovecha para ir a ver a su mujer y su hijo. Evidentemente, en “La sartén” descubren su ausencia pero el sargento consigue convencer al alférez de que no de parte hasta que se haga de día, pues confía en que volverá.

La historia de este soldado es lo que menos me gusta de la película. Aparte de tener que atravesar el pueblo, llegar a su casa, ver a su hijo y acostarse con su mujer tiene tiempo de ponerlos a ambos a salvo en el pueblo de al lado. Y evidentemente vuelve a “La sartén” y de paso hace una heroicidad. Vuelve herido, of course! pero tras haber hecho explotar una posición de morteros que él suponía que debía de estar en un altozano cercano, que evidentemente él conoce perfectamente pues no en vano es su pueblo. Además, avisa que el ataque es inminente.

Nada más amanecer comienza el ataque. Y no está mal hecho. Primero se ve el cañoneo por la artillería y luego el asalto por los brigadistas. Evidentemente la posición es heroicamente defendida por todos ellos y el ataque fracasará, pero solo habrá un superviviente. La película termina con un plano que nos muestra a todos los muertos de uno y otro bando acabando en el casco agujereado encontrado por el hijo de este último soldado al comienzo de la película.

Ciertamente una película bastante maja para cualquier aficionado al cine bélico español y que me sorprende que sea casi una desconocida.



Links relacionados:



Videos relacionados:

jueves, diciembre 07, 2006

¡Tora! ¡Tora! ¡Tora¡



Y ahora a comentar la película dedicada al ataque de Pearl Harbour.

"¡Tora! ¡Tora! ¡Tora!" son las palabras que señalaron el comienzo del ataque de lo que luego llamaría Roosevelt "la fecha que vivirá en la Infamia" y que sirvieron como título de esta película. Fue estrenada en 1970 y trataba de contar el famoso ataque por sorpresa con un tono documental. De hecho fue codirigida por un director americano -Richard Fleischer - y un japonés - Kinji Fukasaku - para conseguir un tono de imparcialidad al mostrar la historia desde los dos lados. Inicialmente fue Akira Kurosawa el responsable de la parte japonesa, pero se le despidió tras estar más de un año sin rodar nada. No había grandes estrellas en el reparto, ni americanas ni japonesas, pero era muy numeroso. Tantos que casi todos los protagonistas de dicha historia, tanto esenciales como anecdóticos, tienen su minuto de gloria.

Y eso es lo mejor de la película. Durante las más de 2 horas que dura el film vamos a ver todos los aspectos de dicha historia. Desde cuando y porqué se tomó la decisión de atacar la principal base americana, los preparativos de dicho plan, las negociaciones diplomáticas, hasta lo que tocaba la banda del puerto cuando las bombas comenzaron a caer, la descifradora MAGIC que rompió el código secreto japonés o el agrupamiento en las pistas de los aviones americanos para poder ser vigilados mejor y evitar sabotajes.

Además, para su época los efectos especiales son realmente buenos. Las maquetas no se notan casi nada, y el vuelo de los aviones y las explosiones son bastante realistas. De hecho son tan buenas que algunas fueron usadas en las películas "Midway" y en "El final de la cuenta atrás". Es cierto que en algunas de las escenas se ven precisamente los monumentos a los caídos en aquel día, pero es que en 1970 no existía el borrado digital. También es cierto que salen barcos modernos de los años 60, pero el perfil de los mismos es bastante parecido al de los barcos que lucharon en la IIGM, por lo que dichos errores tampoco "cantan" mucho.

La película termina con el almirante Yamamoto (Soh Yamamura) recibiendo la noticia de que los americanos recibieron la declaración de guerra 55 minutos después del ataque a Pearl Harbour. Yamamoto comprende en ese momento que los americanos considerarán eso un ataque a traición y que "han despertado a un gigante furioso".

Por cierto, "Tora" significa "Tigre". Y en mi opinión es una película esencial en la filmoteca de cualquier aficionado al cine bélico.

Pearl Harbour

Ya que se cumplen los 65 años del ataque de Pearl Harbour me parece conveniente dedicar el comentario a dos películas que han mostrado dicho acontecimiento histórico. Aunque quizás sea más exacto decir que hay una película y un bodrío.

Primero voy a comentar el bodrio



Cuando se iban a cumplir los 60 años del ataque, a alguien se le ocurrió la feliz idea de realizar una nueva película sobre el tema para celebrarlo. El resultado fue "Pearl Harbour". Parafraseando a Roosevelt, será recordada como "la película que vivirá en la infamia". Uno podría pensar que tras 60 años la película iba a ser más fiel a la historia y que podría ser una especie de actualización de su precedente la excelente "¡Tora! ¡Tora! ¡Tora!", pero esta vez contando con un director de acción de éxito (“La Roca”), con actores famosos, efectos digitales y con un porrón de pasta. Además no solo trata del ataque a Pearl Harbour, sino también del raid sobre Tokio realizado por los B-25. Pero cuando uno termina de verla lo primero que piensa es que debería haberse titulado: "¡Mala! ¡Mala¡ ¡Mala!".

Unos cuantos ejemplos de anacronismos.

En este bodrio también se le criticó que utilizara barcos más modernos en lugar de barcos de la época. Lo malo es que los barcos que se utilizaron en el 2001 no eran de los años 60. Eran fragatas de los años 90 en las que se puede observar claramente los sistemas de misiles.

Las botellas de whisky tienen ¡código de barras!

Las chicas van con bikini.

En la escena en la que un oficial japonés observa fotos de reconocimiento aéreo puede verse en las mismas el símbolo de ¡papel reciclado!

Los zeros van pintados de verde. En esa época el color que llevaban era el gris claro.

Pero lo peor sin duda es el guión. El triángulo amoroso entre los protagonistas es totalmente increíble. Lo único bueno que tuvo esta película es que consiguió que a más de una mujer le dejara de gustar Ben Affleck como actor.

No sigo, no merece la pena escribir más sobre ese bodrio

miércoles, noviembre 22, 2006

MASH



El pasado lunes 20 falleció Robert Altman, el director de una de las mejores sátiras bélicas que se han proyectado en la pantalla: MASH. Fue tan popular que a partir de ella se creo una de las grandes series, por su calidad y por su duración, de la televisión. Para diferenciarla, la titularon M*A*S*H*.

MASH son las siglas de Mobile Army Surgical Hospital y la película nos relata las vicisitudes de los componentes de una de dichas unidades durante la Guerra de Corea, aunque cuando uno está viendo el film se da cuenta inmediatamente que nos están hablando de la Guerra del Vietnam. Personalmente, creo que la mejor genialidad de la película es que utiliza un tema muy atractivo como es el de las historias de médicos y que sus chistes y “gags” resaltan mucho más gracias al fondo trágico de la guerra.

Hay momentos inolvidables como el remedo de “La última cena”, o cuando el fanático religioso interpretado por Robert Duvall se enrolla con la enfermera jefe (Sally Kellerman) sin caer en la cuenta de que han puesto el micrófono conectado al sistema de megafonía del campamento. O cuando la misma enfermera jefe, apodada “Morritos calientes” tras esa noche, va a tomar una ducha y se levanta el telón. Y por supuesto, el famoso partido de fútbol americano en el que drogan al equipo contrario. Sin embargo, y junto con las risas, lo terrible que es la guerra está presente en algunas escenas que ocurren alrededor de las mesas de operaciones.

A lo largo del film vemos como los diferentes personajes van adaptándose a una situación que parece provisional, pero que poco a poco parece estabilizarse. Todos tienen ganas de volver a casa y cuando al fin parece que las conversaciones de paz van a llegar a buen puerto, muchos de ellos comienzan a pensar que en realidad lo que les gusta esta allí, en Corea/Vietnam, y se preguntan que harán cuando vuelvan a la vida civil. Altman nos está indicando con una sola secuencia la futura inadaptación de muchos veteranos del Vietnam.

Un par de curiosidades. El único personaje que permaneció tanto en la película como en la serie de televisión fue “Radar” interpretado por Gary Burghoff. Y finalmente, el tema principal de la película y de la serie de TV se titula “El suicidio es indoloro” (Suicide is painless). Creo que resume perfectamente el espíritu de la obra.


Videos relacionados:
Comentario en Cine de guerra

martes, noviembre 21, 2006

Amenaza de Tormenta (The Gathering Storm)


Existen dos películas basadas en el libro autobiográfico de Winston Churchill con el mismo título, y ambas fueron producidas para la televisión, no para la gran pantallla.


La película The gathering storm de 1974 está interpretada por Richard Burton y dirigida por Herbert Wise (su trabajo más conocido es la dirección de la mítica serie "Yo, Claudio"). La película comprende los años 1936 hasta el año 1940, cuando Churchill llega a ser primer ministro. En la ficha técnica se reconoce que es una adaptación de la obra de Churchill. Desgraciadamente no he visto este telefilm, por lo que no puedo opinar mucho sobre él. De hecho, creo que nunca ha sido emitido en España.





La segunda película se trata de "Amenaza de tormenta" y recoge la vida de Churchill desde el año 1933 hasta septiembre de 1939 cuando es llamado de nuevo para dirigir el Almirantazgo. En esta ocasión Churchill es interpretado por Albert Finney (el abogado de Erin Brockovich") . Sin embargo este film nos da un retrato mucho más intimista y familiar de Winston Churchill. Le veremos no solo como el gran estadista que llegará a ser, sino que también como un autentico tirantuelo caprichoso, o un vanidoso político manipulador.

La película comienza con un sueño que tiene Churchill sobre la batalla de Blenheim, la gran victoria del Duque de Marlborough. Churchill se siente predestinado a jugar un papel en la historia similar al que jugo su antepasado. Sin embargo su situación real está completamente alejada de dichos sueños. Está casi en la ruina, su hija quiere dedicarse a bailarina de variedades, su hijo es un manirroto y un mal político, su mujer (Vanessa Redgrave) esta un pelín harta de él, y en su partido le tienen por un viejo chiflado con sueños sobre el "Gran Imperio Británico" que debería de retirarse porque no se adapta a los nuevos tiempos. En una escena lanza uno de sus famosos discursos frente a un Parlamento casi vacio.

Debido a la sangría que supuso la Primera Guerra Mundial, tanto Gran Bretaña como Francia no quieren volver a oir hablar de una nueva guerra, asi que siguen una política de apaciguamiento para contrarrestar la política agresiva del nuevo canciller alemán: Adolf Hitler. A pesar de lo que mucha gente cree, la paz es más rentable para los negocios que la guerra. Por lo que el gobierno inglés piensa que no es rentable indisponerse con un cliente tan bueno como Alemania. Y no duda en venderle motores de aviación que se supone que serán usados para aviones de transporte.

Churchill cree que eso es un error y que se pagará caro en el futuro. En el caso de los motores, el hace notar que pueden ser facilmente transformados para su uso por aviones militares. Pero no tiene pruebas más sólidas que apoyen sus tesis. Entra entonces en escena un funcionario del Foreign Office que cambiará dicha situación. Se trata de Ralph Wigram, tiene un hijo con parálisis cerebral, y sabe lo que ocurre con dichos niños en la Alemania nazi. Wigran no quiere que eso mismo ocurra en Gran Bretaña, por lo que comienza a pasar informes y datos a Churchill.

Nuevamente vemos a Churchill lanzando uno de sus famosos discursos, pero esta vez el Parlamento está abarrotado y ya no se burlan de él. Alemania ha vuelto a ocupar con sus tropas diversos territorios vedados por el tratado de Versalles. El Primer Ministro Stanley Baldwin (Derek Jacobi) cada vez está más preocupado y se siente más débil. Al final se verá forzado a dimitir ante el deterioro de la situación. Baldwin será sustituido por Chamberlain, que continuará la nefasta política de apaciguamiento y que desembocará finalmente en la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, esta última parte de la Historia casi no se refleja en la película. De hecho vemos a un Churchill que no solo debe de enfrentarse a los problemas políticos, también a los caseros pues su mujer se coge unas "largas vacaciones" de cuatro meses yéndose a una expedición a la isla de Komodo con un amigo. Y en cuanto a la situación política, lo que vemos es como se incrementa la presión sobre Wigran y como éste fallece repentinamente (las causas están poco claras).

En las escenas finales, la radio británica anuncia el estado de guerra en Gran Bretaña, mientras Churchill recibe la notificación de que ha sido puesto de nuevo al frente del Almirantazgo porque es el único que ha previsto la terrible tormenta que se cernirá sobre el mundo durante los siguientes seis años. Como dice el protagonista: "Winston ha vuelto".

jueves, noviembre 16, 2006

El oficio de las armas (Il mestiere delle armi)

origen de la imagen
Cualquier persona interesada en la historia del Renacimiento debería ver "El oficio de las armas". Aunque la película es algo lenta, la ambientación y la historia de la que trata compensa con creces dicho defecto.

La película narra un episodio muy particular de lo que se conoce como "Guerras de Italia". La muerte de Giovanni de Medici o Juan de las Bandas Negras, el más famoso condotiero del siglo XV. Este episodio ha sido descrito muchas veces como el paradigma del fin de la caballería como reina del campo de batalla en favor de la artillería y la infantería. Históricamente eso no es muy cierto, la muerte de Juan es en 1526, y la Batalla de Pavía había sido un año antes. Sin embargo hay que reconocer que la historia de Juan es mucho más trágica que la del rey Francisco I.

Al inicio de las llamadas Guerras de Italia, el papa León X era un aliado de las fuerzas imperiales. Giovanni de Medici se hizo famoso como comandante de las fuerzas papales al vencer en tan solo 22 días a las fuerzas del duque de Urbino en el año 1516. Giovanni se dio cuenta de que la caballería pesada medieval estaba perdiendo su papel como fuerza de choque en el campo de batalla y que necesitaba el apoyo de otras armas que debilitasen previamente al oponente. Cuando organizó su propia compañía como condotiere, procuró que estuviera compuesta no solo con caballería pesada, sino también por caballería ligera cuyo papel era sobretodo emboscar y explorar. Durante los años 1520 a 1524 realizó varios ataques sorpresa sobre las fuerzas francesas que le dieron fama además de por su valentía y caballerosidad.

El apodo de Juan de las Bandas Negras le vino dado tras poner en su estandarte dos bandas negras en señal de luto por la muerte del papa León X. Sin embargo con la llegada al poder de Clemente VII en 1524, el papado cambió de bando. Juan siguió luchando por el papado pero ahora contra sus antiguos aliados imperiales apoyando la invasión francesa que sería desbaratada en la batalla de Pavía. A pesar de la derrota francesa, el papado siguió luchando con sus escasos efectivos militares. Tras los tratados de paz, Francisco I rompe su palabra y vuelve a intentar la conquista de Italia en 1526. En julio de ese año las fuerzas de Giovanni consiguen derrotar a un contingente imperial alemán. Pero el 25 de noviembre, durante una pequeña escaramuza contra lansquenetes alemanes, Juan fue herido en una pierna por una bala de cañón. Hay que tener en cuenta que en aquellas fechas los cañones de campaña eran en realidad poco más que un lanzador de bolas de metal bastante poco precisos a larga distancia. Pero si acertaban, eran capaces de acabar con todo un caballero armado de pies a cabeza.

Aunque Giovanni es atendido rápidamente, la herida se infecta y la pierna debe de ser amputada. Una versión dice que Giovanni fue capaz de aguantar el candelabro que iluminó al cirujano que le realizó la amputación, aunque la versión más creíble es que le tuvieran que sujetar entre 10 personas. Pero todo fue inútil. El día 30, Juan de las Bandas Negras murió.

La película se centra principalmente en esa última semana de la vida de Giovanni. Se describe como sus tropas van cediendo terreno al avance de las fuerzas imperiales pero sin parar de acosarlas, las traiciones y doble juego de los nobles italianos al permitir que los imperiales puedan pasar por sus tierras sin avisar a las antiguas “fuerzas amigas”. La escaramuza en el helado páramo Lombardo donde es herido, y la larga agonía de Giovanni recogida por su amigo Pietro Aretino.

Un film histórico bello y recomendable aunque algo lento.

lunes, octubre 23, 2006

El submarino (Das Boot)

origen de la imagen

Si hay una película paradigmática del cine bélico de submarinos es esta obra maestra. Le dio la fama bien merecida al director Wolfgang Petersen y a su protagonista principal, Jürgen Prochnow.

La película se estreno inicialmente era una versión de dos horas y media, pero posteriormente se comercializó la "versión del director" con una hora más de duración. Esta última, aunque mantiene la alta calidad de la versión corta, solo es recomendable para los aficionados a la historia sobretodo de la guerra submarina durante la IIGM. También hay una versión televisiva de 5 horas, pero que yo no he visto.

El guión de la película es simple. La historia de una travesía de un U-boot alemán en la Batalla del Atlántico durante la IIGM. Así que uno podría pensar que es una película de submarinos más, salvo que desde el punto de vista alemán, y que incluso ni en eso es original pues existe la predecesora "Comandante Prien" que narra la incursión submarina a Scapa Flow.

Es cierto que algunas cosas son dificilmente creíbles. Como bien señala el blog de von Kleist, la tripulación es exageradamente anti-nazi para ser el año 1941. Lo normal es que hubiera habido un sólo anti-nazi y el resto de la tripulación estuvieran a favor del tío Adolfo, porque en 1941 la moral alemana estaba por las nubes. El ambiente del submarino parece más bien de 1943, sobre todo en lo que respecta al final de la película.

Pero "Das Boot" va mucho más allá de cualquier película de submarinos filmadas hasta ese momento e incluso de muchas de las obras futuras posteriores. Como toda obra maestra hay un antes y un después en el género bélico tras el estreno de esta película. Por primera vez uno siente la claustrofobia que debía de significar estar encerrado en ese “ataúd de acero” durante semanas en las caras de los actores. Para conseguir dicho efecto el director no solo filmó en una reconstrucción a escala de los submarinos tipo VII alemanes, sino que además todo el personal fue obligado a permanecer encerrado durante el rodaje para conseguir que poco a poco adquirieran el tono pálido y enfermizo. Otra curiosidad es que la película fue filmada sin sonido, porque al ser realizada dentro de la réplica del submarino, no había manera de silenciar el motor de la cámara. Posteriormente se añadió todo el sonido.

La película además muestra los diferentes los aspectos de lo que debía de significar combatir en un submarino de la Kriegsmarine. Desde las juergas de los oficiales antes de partir en misión, hasta el reaprovisionamiento en los puertos "neutrales" españoles. El peligro que suponía el intentar cruzar el Estrecho de Gibraltar, o la emoción de la caza entre las olas del Atlántico. Vemos el miedo y el heroísmo, el sacrificio y el escaqueo de los tripulantes, la esperanza de sobrevivir y el sinsentido final de cualquier guerra. Lo mejor sin dudarlo es que Wolfang Petersen consigue que veamos a los tripulantes alemanes como seres humanos luchando por su supervivencia, no como miembros de la maquina de guerra nazi que llego a aterrorizar a medio mundo.


Insisto. Una obra maestra.


La crítica de Von Kleist



Videos relacionados:

viernes, octubre 20, 2006

Estado de Alarma (The Bedford Incident)


Hay muchas películas sobre submarinos, pero muy pocas sobre aquellos que se dedican a cazarlos. En este blog ya se ha comentado una película que trata dicho aspecto bélico, se trataba de "Duelo en el Atlántico", aunque en la misma se ven reflejados los dos lados en combate: el submarino y el destructor.

"Estado de Alarma" se centra exclusivamente en lo que pasa en el destructor, pero además tiene otro giro interesante. La acción no se desarrolla en tiempo de guerra, sino que es en tiempo de paz, aunque si queremos ser exactos deberíamos decir que se desarrolla durante la Guerra Fría. Es precisamente el hecho de que no haya hostilidades lo que crea una mayor tensión en el desarrollo de la trama que cualquier otra película de esta temática. Las armas no pueden dispararse aunque todo el mundo desea hacerlo. Confirma una de las máximas del ajedrez: "Si tienes una amenaza sobre tu oponente, su mayor fuerza reside en no ejecutarla".

El destructor USS Bedford está de patrulla en el Atlántico Norte y detecta a un submarino soviético. Comienza un juego de "gato y ratón" en el que en lugar de cargas de profundidad lo que se hace es lanzar pulsos de sonar. En este juego pierde el submarino si sale a la superficie, y pierde el destructor si es el submarino el que consigue evadirle. El capitán (Richard Widmark en uno de sus mejores papeles) intenta que el ejercicio sea lo más próximo a la realidad de un combate naval como sea posible. Y el capitán ruso suponemos que hace lo mismo, aunque lo único que vemos de dicho buque sea un periscopio.

Sin embargo hay un elemento más de tensión. En el Bedford viaja también un periodista (Sidney Poitier), que evidentemente comenzará a cuestionar al capitán, pero con la "ventaja" de que el periodista no es un militar, por lo que la disciplina, obediencia y sobretodo lo de callarse no va con él. Por cierto, este duelo interpretativo entre un capitán blanco y un oficial/periodista negro respondón es copiado descaradamente en "Marea Roja", la anterior película comentada. Hay también un personaje muy interesante, un comodoro alemán (Eric Portman) agregado por la OTAN como asesor naval por su experiencia como capitán de U-boot durante la Segunda Guerra Mundial y que cumple el papel de "personaje de vuelta de todo y que ha visto demasiado para sorprenderse". También aparece un médico (Martin Balsam) que comprende que la situación está yendo demasiado lejos, pero no puede hacer nada para impedirlo. La tensión de la caza y del enfrentamiento va creciendo por momentos y al final explota, en todos los sentidos. Durante el ejercicio de lucha antisubmarina, uno de los marineros se "mete tanto en el papel" que activa el disparador de un torpedo. El submarino ruso es hundido, pero no antes de que pueda lanzar sus propios torpedos contra el Bedford.

Además de la historia y de los actores hay muchas cosas que destacar. Por ejemplo que está filmada en blanco y negro lo que incrementa la sensación de frio y ominosidad por estar ambientada en el Atlántico Norte. También podemos ver a un jovencisimo Donald Sutherland en, creo yo que es su primer papel. Personalmente creo que es una gran película del género bélico, sobretodo del tema de la "Guerra Fría", pues su final nos viene a recordar que si hubiera habido una guerra nuclear no habría habido ni vencedores ni vencidos, solo muertos.

domingo, octubre 15, 2006

Marea Roja (Crisom Tide)


Ya que estamos con películas de submarinos viajemos desde el más antiguo hasta el más moderno.

La película "Marea Roja" relata lo que pasa dentro de lo que se supone es el sistema de armas más complicado y mortífero sobre el planeta si acaso se diese la situación en que debiera utilizarse. Al parecer el guión original estaba ambientado en plena Guerra Fría, pero la Perestroika hizo que se archivase. Sin embargo, el intento de golpe de estado del año 1991 lo saco del letargo y permitió que se llevara a cabo esta película.

El tema en mi opinión es bastante interesante, sin embargo la película no da la talla. Un solo submarino nuclear de ataque estratégico lleva una capacidad nuclear que posiblemente podría borrar del mapa a la mitad de Europa. Se supone que un sistema de armas tan poderoso debe de tener una serie de mecanismos de control para evitar lo que podríamos llamar una "Situación Dr Strangelove". Es decir, que el comandante se vuelva loco y decida empezar una guerra nuclear por su cuenta. Supongo que los submarinos rusos también tendrán sistemas de control parecidos, pero la película evidentemente solo nos describe los sistemas americanos, vigentes al menos hasta finales de los años 90.

Así que la película comienza con una situación de crisis mundial provocada por una revuelta en Rusia. Al submarino USS Alabama se le ordena navegar hasta una zona del Pacífico cercana a las costas rusas y allí esperar ordenes. Durante el viaje vemos que surgen fricciones entre el capitán (Gene Hackman) y su segundo (Denzel Washington), algo parecido a lo que se ve en "Motín a bordo" pero aquí dentro de un submarino. Como era de esperar dichas fricciones explotan en el momento más inoportuno. Cuando se está a la espera de una orden de confirmación de una orden anterior que autoriza el lanzamiento de misiles nucleares. Los rusos están cargando sus misiles con combustible para lanzarlos contra los USA en una hora.

El capitán cree que la primera orden sigue en pie, el segundo no. De acuerdo con las ordenanzas militares vigentes en aquel momento, el segundo toma el control del submarino al no confirmar la orden. El capitán es arrestado. Para empeorar las cosas, un submarino de ataque clase Akula aparece y el Alabama casi es hundido, sin embargo es el ruso el que es enviado al fondo del mar. La escena del combate submarino no está mal. A causa de dicho combate el submarino yanqui se queda sin radio. La orden no puede ser confirmada por el momento.

Y ahora viene algo parecido al "camarote de los hermanos Marx". El capitán toma el control mediante un motín de parte de los oficiales. Pero Denzel ha sido muy listo y ha preparado un contramotín ¡con un solo marinero al que le da las llaves de todo el submarino! El contramotín tiene éxito y Denzel consigue llegar al puente de mando y hacerse con el control de la llave de misiles. Pero Hackman lanza un contra-contramotín y vuelve al puente de mando lo que da pie a una escena que nos muestra lo "malo" que puede llegar a ser el personaje de Hackman cuando le suelta un par de puñetazos a Denzel. Pero la radio se arregla cuando quedan solo 4 minutos para que se cumpla el plazo para que los rusos lancen los misiles y como era de esperar, llega el mensaje con la contraorden. Los rebeldes rusos han sido derrotados y el peligro ha pasado. El bueno de Denzel tenía razón ¡Qué típico!

Pero lo peor es el final. Evidentemente ha habido un motín en un buque de guerra, así que se supone que habrá un tribunal que lo investigue y ha alguien se le caerá el pelo (se supone que el capitán pues es el que se amotinó). Pues todo lo contrario. La comisión decide echar tierra sobre el asunto, jubilar anticipadamente a Hackman y darle el mando del Alabama a Denzel por recomendación del propio Hackman. ¡¡¡Solo faltaba que Hackman y Denzel se besaran al final para un autentico Happy End!!!

Hay muchas más cosas que son erróneas en la película. Para los amantes de la historia se dice que la última vez que hubo una crisis que casi desemboca en una guerra nuclear fue durante la crisis de los misiles de Cuba, pero lo cierto es que fue en el 73 durante la Guerra del Yom Kippur.

Otra muy divertida es la de: "los rusos están cargando combustible en sus misiles, en una hora estarán listos". Si eso fuera el tiempo de preparación para un ataque nuclear, creo que los rusos nunca habrían llegado a superpotencia. Los misiles ICBM están listos para disparar en cualquier momento, o sea nada de "en una hora los malos disparan".

La escena del sonar estilo marcianitos es muy típica, pero lo más parecido a un sonar de combate es lo que aparece en "La caza del Octubre Rojo".

Otra escena bastante increíble es la del incendio. Se supone que en una nave de combate los incendios pueden ser considerados como una eventualidad "normal" y su extinción debería ser prioritaria, así que uno esperaría que los interruptores de los extintores de una zona estén distribuidos tanto cerca como lejos de la zona de incendio. Es ridículo que exista solo uno y este localizado en la zona que se esta quemando. Pero claro, así no tendríamos la escena de héroe para Denzel.

Y lo que menos me gusta. Hackman hace el típico papel de "viejo lobo de mar" gruñón y violento, mientras que Denzel hace el típico papel de "Buen tipo sensible que viene de la Academia". Así que es lógico que el capitán haga de típico militar sanguinario que quiere lanzar los misiles mientras se fuma un puro y que el personaje de Denzel haga de pacifista (la escena de "La guerra es el enemigo" es bastante divertida) Personalmente creo que hubiera estado mucho mejor la película si hubiera sido el segundo el que hubiera defendido la postura de lanzar los misiles y que el capitán hubiera sido el que dijera que no debía lanzarse hasta confirmar la orden. Hubiera sido una paradoja interesante.

Lo que más me gusto, la banda sonora. Bastante buena.

martes, octubre 10, 2006

The Hunley


Para terminar los comentarios sobre películas históricas ambientadas en la Guerra Civil Americana el post de hoy va dedicado a otra producción para TV, la película "The Hunley".


Para los aficionados a la Historia Bélica, la Guerra Civil Americana es conocida sobre todo porque es una guerra de transición entre las Guerras Napoleónicas y la Primera Guerra Mundial. Y también porque en los distintos campos de batalla comenzaron a aparecer ingenios destructivos nunca vistos antes.


En el caso de las batallas navales, "Ironclads" trataba del primer enfrentamiento entre buques acorazados. En el caso de "The Hunley" se nos relata la historia de la primera nave submarina que entró en combate y hundió un barco. Su nombre es debido a su inventor, que murió durante una de las pruebas. Este submarino podía sumergirse unos pocos metros, y su fuerza motriz eran los brazos de siete marineros dándole a una manivela. El capitán hacia las veces de timonel. Su armamento consistía en una especie de torpedo-ariete. El Hunley embestía el objetivo, clavaba su torpedo, y luego se soltaba dejando el torpedo listo para explotar. Al parecer lo podía detonar de forma eléctrica.


El 17 de febrero de 1864, el Hunley atacó al USS Housatonic a la entrada del puerto de Charleston intentando romper el bloqueo sobre dicha ciudad. El Hunley embistió con éxito al Housatonic y tuvo tiempo de enviar una señal de confirmación del ataque antes de que la explosión que hundió al barco de la Unión también provocase el hundimiento del Hunley.


Como curiosidad esta el hecho de que los restos del Hunley, el Monitor y el Virginia fueron encontrados y reflotados. Actualmente se exponen en las diversas localidades de los USA donde fueron encontrados.


La película es bastante fiel a la historia. De hecho relata los fracasos de las primeras pruebas. Además, a pesar de ser una película para la televisión, tiene como protagonista a Armand Assante interpretando al teniente Dixon y hay un pequeño papel para Donald Sutherland interpretando al general Beauregard. Tambien se representa la historia de la moneda del teniente Dixon. Esta moneda de oro le fue dada por su novia y le salvó durante la batalla de Shiloh al parar una bala según relató en una carta posterior. La moneda fue encontrada entre sus restos cuando el Hunley fue reflotado con la inscripción "My life preserver". El entierro de la tripulación del Hunley supuso el último entierro del Ejército Confederado.


Videos relacionados:

La batalla de los acorazados (Ironclads)


Lo cierto es que el título de la película en español es completamente descriptivo pero también es completamente confuso. Cuando uno lee “acorazados” inmediatamente se piensa en los leviatanes navales de la Primera y Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, “La batalla de los acorazados” en realidad nos relata la primera batalla naval entre dos acorazados o navíos cubiertos con planchas de hierro: el CSS Virginia y el USS Monitor. La lucha también es conocida como batalla de Hampton Roads.

La película es una producción para TV (de nuevo del fanático de la Guerra Civil Americana, Ted Turner) y en ese sentido tiene el típico handicap de estas producciones. Los actores y la dirección no son muy buenos y el ritmo es lento en algunos momentos. El guión tiene unas licencias un poco absurdas para insertar una especie de menage a trois de una espía sureña anti-esclavista con un oficial de la Unión y con un oficial Confederado. Los efectos especiales no son nada del otro mundo. Sin embargo desde el punto de vista histórico está bastante lograda.

Comienza con el abandono de los astilleros de Norfolk por parte de la marina de la Unión. Los astilleros no son del todo destruidos y los confederados utilizan uno de los cascos de un futuro velero (el Merrimack) para ponerle un motor de vapor y recubrirlo de planchas de acero. Este barco será el CSS Virginia, el primer barco acorazado de la historia en combatir.

Los de la Unión aparte de bloquear el puerto de Norfolk, mandan a un espía para intentar conocer las intenciones de los confederados. Este asiste a un test en el que una plancha de blindaje del futuro barco es atravesada al ser disparada con un cañón pesado. Sin embargo también descubre que es un montaje, pues el blindaje real del Virginia tendrá el doble de grosor.

La Marina de la Unión tampoco se queda atrás. Encarga a J. Ericsson, un ingeniero naval bastante egocéntrico, la construcción lo más rápido posible de un buque que pueda enfrentarse al Virginia. Ericsson construye el USS Monitor. La principal innovación es que dispone de una torreta giratoria. Eso le permitirá disparar al blanco sin necesidad de maniobrar, cosa que el Virginia no puede hacer pues su artillería esta dispuesta en los laterales del barco a la manera clásica de los buques de la época.

El 8 de marzo de 1862 el CSS Virginia parte del puerto de Norfolk dispuesto a romper el bloqueo. El buque es lento y es fácil blanco de los barcos de la Unión, pero el blindaje del Virginia aguanta perfectamente el bombardeo. Sin pausa se dirige hacia el USS Cumberland, y lo embiste, causando el rápido hundimiento de éste. La siguiente victima es el USS Congress que intenta escapar metiendose en una zona de aguas poco profundas, pero embarranca. Tras un intenso fuego, el barco se rinde. Sin embargo el Virginia sigue recibiendo fuego desde baterías posicionadas en tierra de la Unión por lo que ordena seguir disparando sobre el Congress. El barco se incendia y su santabárbara estalla.

La siguiente victima del Virginia es el USS Minnesota que encalla cuando intentaba ayudar al Congress. A pesar de ser una presa fácil, el Virginia también ha recibido daños tras el intenso y constante bombardeo. Su capitán además es herido y sustituido por su segundo. Además cae la noche y el Virginia se retira para evitar encallar en los bajíos. El Minnesota puede esperar a ser destruido al día siguiente.

Sin embargo por la noche llega el USS Monitor, y cuando amanece este barco que por su aspecto recuerda a un “pequeño queso flotante” se interpone entre el Virginia y el Minnesota. La lucha comienza y dura varias horas. Aunque el Monitor solo tiene dos cañones estos son más potentes que los del Virginia, y es mucho más maniobrable. Poco a poco los daños de este último comienzan a ser preocupantes. En la película un tiro afortunado del Virginia hiere al capitán del Monitor, lo que permite al primero escapar hacia el puerto, dejando al Monitor y el Minnesota en paz.

Ambos bandos reclamaron victoria. Es cierto que los confederados habían hundido dos barcos de la Unión, pero el objetivo principal de forzar el bloqueo no se consiguió. Por lo que aunque la victoria táctica podría decirse que fue del Sur, la mucho más importante victoria estratégica fue para el Norte.

El Virginia y el Monitor nunca más volvieron a enfrentarse. En mayo de 1862 los confederados abandonaban Norfolk y hundieron el Virginia para evitar su captura. El Monitor se hundió por una tempestad en el Cabo Hatteras en diciembre de ese año.

domingo, octubre 01, 2006

La roja insignia del valor (The Red Badge of Courage)


Tenemos aquí una película de John Huston que pudo haber sido una obra maestra. “La roja insignia del valor” es el título de uno de los más famosos libros sobre la Guerra Civil Americana y según algunos estudiosos es uno de los grandes libros de la Literatura Norteamericana. Está escrito en 1895 y narra la historia de un grupo de reclutas de la Unión y sus experiencias en combate, sobretodo desde el punto de vista psicológico. Algo bastante novedoso en aquellos tiempos. De hecho podría considerarse el “Sin novedad en el frente” del siglo XIX.

La película tuvo un remake para la televisión en 1974 que curiosamente es mucho más completa que su predecesora en cuanto a la trama, aunque no es tan buena sobretodo por los actoes (son de TV).

La historia nos puede parecer ahora bastante típica. Es el relato de un paso brusco de la adolescencia a la madurez. Inicialmente tenemos a los típicos reclutas deseosos de entrar en combate y ganar la gloria. Entonces llega tan ansiado día y los reclutas descubren que la guerra no es precisamente una marcha triunfal. Los “valientes” reclutas huyen, entre ellos el protagonista Henry Fleming (interpretado por Audie Murphy, un héroe de la IIGM al que ya le dedicaré un post sobre su película autobiográfica). Una vez que se siente a salvo, comienza a encontrarse con otros soldados de la Unión que han huido como él. El caos reina en la retaguardia pero consigue encontrar a algunos compañeros. En la confusión Henry recibe un golpe en la cabeza que le cusa una herida sangrante. Sus compañeros le vendan, pero la herida es tan escandalosa que parece que ha sido herido en el campo de batalla y esa es su “roja enseña del valor”.

Poco a poco se nos va describiendo la situación de cada uno de los personajes. Como pasan de sentirse cobardes y despreciables por haber huido, a volver a reagruparse y formar una unidad de combate. Finalmente tenemos a Henry luchando nuevamente, pero esta vez es un veterano. Sabe que debe aguantar porque los demás aguantan, y que debe atacar porque los demás atacan. Aunque lo que no sabe es que los demás piensan lo mismo. Al final tenemos a Henry liderando un asalto de la Unión enarbolando la bandera sobre las líneas confederadas.

Se supone que la acción transcurre durante la Batalla de Chancelorsville, aunque realmente no se indica en ningún momento de la película. De hecho dicha batalla fue una de las peores derrotas del ejército de la Unión por lo que es muy difícil que vieramos a los victoriosos soldados de la Unión ondear la bandera en las líneas confederadas. Esa batalla también puede verse en la película "Gods and Generals"

Una curiosidad. La película es en blanco y negro, por lo que el rojo se ve como negro. Así que Huston le puso al personaje de Henry un vendaje amarillo (blanco) para que destacase en la pantalla.

Al parecer, la película sufrió una serie de cortes de diversas escenas durante su montaje (dura solo 69 minutos). Ello fue debido a que John Huston en lugar de quedarse a supervisarlo se largó a cazar y a rodar “La reina de África” al continente del mismo nombre. Bueno, al menos perdió una obra maestra, pero realizó otra.

domingo, septiembre 24, 2006

Cabalga con el diablo (Ride with the devil)




Muchos críticos consideraron a “Cabalga con el diablo” una gran película sobre la Guerra Civil Americana. Mi opinión es muy distinta. La considero una película mediocre y algo aburrida. Sobretodo porque creo que un par de maniquíes podrían haber actuado mejor que el dúo de actores protagonistas (Toby Maguire y Skeet Ulrich), porque también creo que Ang Lee es un director hipervalorado, porque a pesar de ser una película que se supone de acción parece que nunca pasa nada y finalmente, porque está llena de topicazos. La única que hace algo decente es Jewell y creo que se debe a la “suerte del principiante”.

La película se centra en las andanzas una unidad de guerrilleros de Missouri dentro del Ejército Confederado (los Bushwhackers). Los protagonistas se unen a dichos guerrilleros tras contemplar como sus familiares y posesiones sufren la devastación a cargo de las unidades de Jayhawkers de la Unión. Es decir, es el típico film de bandoleros y “fuera de la ley”, en el que gente aparentemente normal se convierte en una especie de “vengador justiciero” pero que al final acaba haciendo las mismas salvajadas que aquellos que provocaron su ira.

Como buenos “fuera de la ley” los componentes del grupo y sus relaciones personales entre el grupo guerrillero son de lo mas “extrañas”. Así tenemos a un ex-esclavo negro luchando con los guerrilleros. Jewell parece la novia de todos. Pero están tratadas de forma tan superficial que la verdad es que no te importa el destino de los personajes.

Desde el punto de vista histórico se nos muestra el famoso raid sobre la ciudad de Lawrence a cargo de William Quantrill (llego a tener cargo de capitán del Ejército Confederado). En dicho raid, unos 300 bushwackers saquearon la ciudad de Lawrence durante unas 4 horas. No había ninguna unidad militar de la Unión en dicha ciudad asi que la resistencia fue mínima. Quantrill y sus hombres incendiaron todos los negocios salvo dos, y destruyeron un cuarto de los edificios. Asimismo, fueron casa por casa aprisionando a todos los varones que luego fueron ejecutados incluso delante de sus familiares. Unos 200 hombres y chicos fueron asesinados. Se supone que este es el climax de la película. ¿Suena interesante? Uno puede imaginar el pedazo de escena que podría haberse hecho con esa historia. Pues bien, debo decir que casi me duermo en la butaca cuando lo vi en el cine.

Lo único que destacaría de la película es cuando el ex-esclavo da sus razones de porque lucha con ellos. No lucha por una causa, un país o una bandera, él lo hace porque su amigo también lucha y el es un amigo fiel.


Videos relacionados:




domingo, septiembre 17, 2006

Misión de audaces (The Horse Soldiers)


origen de la imagen


Misión de audaces” es otra de las grandes películas de la Guerra Civil Americana. En esta película se juntan tres grandes figuras del CINE con mayúsculas: John Ford, John Wayne y Willian Holden. Y el resultado es excelente. No es una de las grandes obras maestras de John Ford, pero casi.

La película está basada en un episodio real, el conocido como Raid de Grierson. En 1863, la Caballería de la Unión ya no era la unidad floja y desmotivada de comienzos de la GCA. Había aprendido de sus derrotas, evolucionando, aprendiendo y mejorando las tácticas de su oponente, la Caballería Confederada. En la primavera de 1863 y dentro de la campaña de Vicksburg, 1700 jinetes al mando del Col. Benjamin H. Grierson cabalgaron unos 1000 kilómetros a través de territorio enemigo. El raid comenzó al sur de Tenesse, atravesó el estado de Missisipi y llego hasta la base de la Unión en Baton –Rouge, Louisiana. Durante su raid destruyeron todas aquellas instalaciones que podían ser útiles a las fuerzas del Sur (vías de tren, almacenes, puentes, etc.). Cuando el raid terminó, las fuerzas de Gierson solo habían sufrido 3 muertos, 7 heridos, 9 desaparecidos y 5 hombres enfermos que tuvieron que quedar atrás.

Sin embargo, el efecto estratégico de este raid fue otro más importante. El general confederado JC Pemberton se vio obligado a utilizar una división entera de sus fuerzas para proteger el ferrocarril esencial para la llegada de suministros a Vicksburg. Al hacer esto, desguarneció la parte sur del río, por lo que Grant pudo cruzar sin oposición. A la larga, este cruce significaría el asedio total de Vicksburg y su caída el 4 de julio de 1863, cuando los cañones de Gettysburg se habían callado.

En la película sin embargo no se conservan los nombres ni las acciones históricas. John Wayne interpreta al coronel John Marlowe, el típico soldado duro y profesional. Willian Holden interpreta a un médico que hace de antagonista del personaje de John Wayne. Este personaje se debate constantemente entre su deber de luchar como soldado y su deber de salvar vidas como médico. En la película tenemos a la típica señorita sureña (Constance Towers) que es obligada a acompañar al destacamento porque ha escuchado el plan de ataque. Esto es bastante increíble, pero en 1959 era normal añadir algo de romance en las películas de guerra.

Hay una escena que podría llamarse una “minicarga de Pickett”. Las tropas de la Unión han llegado a su objetivo principal, una estación de ferrocarril. Les llama la atención que el comandante confederado, conocido por el personaje de Holden, no haya mantenido casi resistencia, cuando se dan cuenta de que un tren se acerca. Inmediatamente caen en la cuenta de que el tren está lleno de soldados y que la falta de resistencia era para permitir que se confiaran y así ser sorprendidos. Inmediatamente montan unas barricadas. Los soldados del Sur salen de los vagones cargando de forma suicida hacia las barricadas. El comandante sureño coge la bandera confederada. John Wayne dice “¡Yo no buscaba esto!”. Las tropas confederadas son masacradas mientras el comandante sureño marcha estoicamente hacia los fusiles yanquis.

Otra escena bastante curiosa es la de la "carga de los cadetes”. El destacamento se acerca a una zona donde hay una academia militar juvenil, así que los cadetes se disponen para enfrentarse al enemigo. Como John Wayne no quiere una nueva matanza ordena la retirada general. Nuevamente, este episodio está basado en la realidad aunque sucedió en otra batalla (la batalla de New Market). Lo malo es que los de la Unión se defendieron con el resultado esperable de causar varias bajas entre los jovencillos, aunque estos tuvieron éxito pues ganaron la batalla.

Otra curiosidad es que el médico interpretado por Holden aplica un “remedio indio” a un soldado herido y este remedio consiste en ponerle moho azul. No esta mal la introducción de la penicilina en 1863, aunque desconozco si ese remedio esta basado en un hecho real. Lo que si es un error es que el medico sepa que hay que hervir los instrumentos para no producir infecciones. Eso no se descubrió hasta mucho más tarde y en Europa, no en los USA. De hecho, cualquier aficionado a la historia de la GCA sabe que la mayor parte de las muertes se producían no en combate, si no debido a las infecciones de las heridas producidas.

Al final de la película, los soldados de la Unión están a punto de ser atrapados. Deben de cruzar un río y volar el puente, pero no pueden llevar consigo a los heridos. Wayne toma la decisión de dejarlos para que los confederados los atiendan. Y también Holden toma su decisión, como médico decide permanecer junto a ellos. La chica permanece con el médico y además ella es pertenece al Sur, pero su corazón ya es de Wayne.

Pura épica estilo John Ford



Videos relacionados

sábado, septiembre 16, 2006

Tiempos de Gloria (Glory)


"Tiempos de Gloria" junto con "Gettysburg", son las mejores películas que se han filmado sobre la Guerra Civil Americana, con el añadido de que en la primera los actores son excelentes, aspecto en la que falla "Gettysburg".

La película narra la historia del 54º Regimiento de voluntarios de Massachusetts, el primer regimiento de soldados negros del ejército de los Estados Unidos. La película nos muestra su formación y reclutamiento, su participación en una escaramuza en James Island y finalmente su casi aniquilación en el asalto a Fort Wagner en Carolina del Sur. Cuando este regimiento fue formado, se pretendió que sus hombres fueran la “cremé de la cremé” de la raza negra. Casi todos tenían estudios y sabían leer y escribir (algo que no muestra bien la película).

Al comienzo podemos ver que el personaje interpretado por Mathew Broderick, el capitán y luego coronel Robert Gould Shaw, es herido en la batalla de Antietam. Tras su convalecencia se le da el mando del 54º. Entonces vemos la recluta de los que vana a componer dicho regimiento y en ese sentido la película se mueve por los estándares de otras películas. Nos muestra a los diferentes personajes y estereotipos que vamos a ver e cualquier unidad militar: el estudiante, el campesino, el “fuera de la ley” aunque en este caso es un esclavo huido (Denzel Washington) y por supuesto el sargento instructor, en este caso un irlandés cascarrabias interpretado por John Finn. Cuando el 54º ya ha sido entrenado y se dan algunos rangos de suboficial a diversos personajes negros, entre ellos tenemos al personaje interpretado por Morgan Freeman, que interpretará a otro estereotipo de las películas de cine bélico: el “Sargento Mamá ganso” duro pero de buen corazón que cuidara de sus “pollitos-soldados”.

Inicialmente el 54º se utilizó como una unidad para trabajos que como una unidad de combate, sencillamente porque nadie creía que los soldados negros iban a combatir tan bien como los soldados blancos. De hecho, su primera “acción de combate” fue realizar un raid sobre la ciudad de Darien el 11 de junio de 1863. Ese fue el origen estereotipo de soldados negros quemando y saqueando ciudades blancas sureñas que luego se representaría en la película “El nacimiento de una nación”. Este episodio viene reflejado correctamente en “Tiempos de Gloria”

Shaw desaprobó dicha incursión y solicitó al General G.C. Strong que el 54º fuera utilizado en el asalto de Fuerte Wagner. La caída de dicho fuerte permitiría que el puerto de Charleston fuera eficazmente bloqueado por la Marina Estadounidense. Dos días después de la escaramuza en James Island, el 54º es dispuesto en la cabecera del asalto al Fuerte Wagner.

La escena del asalto fue una de las mejores realizadas hasta la fecha (la película es de 1989). Vemos la aproximación del 54º como comienzan a superar las defensas, el parón del asalto a la fortificación debido al fuego enemigo, su espera hasta la noche para realizar una carga y la muerte de Shaw. Esta escena marca el comienzo del climax de la película. La rabia de sus soldados y sus deseos de venganza se encauza en un último y desesperado asalto que parece que va a tener éxito. Entonces vemos a los escasos supervivientes que consiguen pasar el parapeto confederado al mando del oficial interpretado por Cary Elwes (el de la “Princesa Prometida”) un cañonazo a quemarropa de los confederados y… La siguiente escena es en el día y vemos a los confederados arrojando los cadáveres de los soldados negros a una zanja donde ya descansa el coronel Shaw. El asalto ha fracasado. Personalmente creo que es una de las mejores elipsis que he visto en una película.

El fallido asalto a Fuerte Wagner le costó al 54º unas 281 bajas (54 muertos y 48 desaparecidos entre ellas) de un total de 600 soldados. Uno de sus miembros, el sargento Willian H. Carmey ganó la Medalla de Honor del Congreso en 1900 (37 años después) . La proeza de Carmey fue que, al tiempo que Shaw moría, recogió la bandera y la llevó hasta el parapeto. Recibió heridas en ambas piernas, el pecho y brazo derecho, pero pudo ser evacuado a la retaguardia donde dijo su famosa frase: “La vieja chica nunca todo el suelo, chicos”.

El 54º siguió luchando durante el resto de la GCA. Hasta 1864 continuó participando en el asedio de Charleston. En febrero de ese año fueron transferidos a Florida y lucharon en la batalla de Olustee. Posteriormente lucharon diversas acciones en la zona de Charleston y Savannah. El 54º fue disuelto en agosto de 1865.

martes, septiembre 12, 2006

Cold Mountain


Recientemente pusieron esta película en una cadena de televisión, y ya que estamos con la Guerra Civil Americana es un buen momento para comentarla.

Dentro del cine bélico “Cold Mountain” podría calificarse como “película sobre la retaguardia”, del mismo tipo que “Tiempo de amar, tiempo de morir”. En la película hay escasamente unos 15 minutos totales de combates, el resto en realidad es la historia entre dos personas enamoradas, desde que se conocen antes de la guerra en el pueblo de Cold Mountain en Carolina del Norte, hasta su reencuentro al final de la contienda.

La película es bastante buena en mi opinión, pero no llega a ser una gran película. Principalemente porque hay algunos momentos en las que se hace lenta. Y por otro lado me parece que no hay “magia” entre Nicole Kidman y Jude Law. La que si me gusto fue Renée Zellweger. El director es el mismo que dirigió “El paciente inglés”, y de hecho es el mismo tipo de historia, pero ahora ambientada en la GCA.

Sobre la única batalla que se muestra en la película. Se trata de la Batalla del Cráter durante el sitio de Petersburg. El general Burnside aceptó la buena idea del coronel Henry Pleasant (comandante del 48th de Pensilvania formado sobretodo por mineros del carbón) de destruir las fortificaciones confederadas mediante una mina. Se pensó que la distancia era muy grande (unos 160 metros) pero Grant dio su consentimiento. Los mineros comenzaron a excavar y lo consiguieron. Lo curioso es que los confederados detectaron las obras de excavación, pero pensaron que la distancia era tan grande que nunca llegarían. El 30 de julio, a las 4:30 de la madrugada, las fuerzas de la unión detonaron 4 toneladas de pólvora.

La mina fue todo un éxito, lo malo es que el ataque fue dirigido por el inepto de Burnside. Como curiosidad, entre dichas fuerzas estaban dos brigadas de soldados negros. Eran la segunda oleada. Grant no los quiso poner en la primera línea para evitar que les criticaran en caso de que el asalto fallara. La explosión barrió unos 200 metros de las defensas confederadas y causó un cráter de 60 metros de largo, 20 de ancho y 10 de profundidad. Una idea de la magnitud de dicha explosión es el hecho de que la primera línea de tropas asaltantes que estaban preparadas dieron media vuelta y se retiraron. Sin embargo sus oficiales consiguieron que diesen media vuelta y se lanzasen al asalto.

El desastre ocurrió cuando las tropas de la Unión se metieron en el cráter en lugar de rodearlo. Tal y como muestra la película, fueron incapaces de salir del mismo. Las tropas se amontonaron, pero no conseguían salir. En eso llego la segunda oleada compuesta de tropas negras. En la película se muestra a un soldado negro luchando, pero en realidad fueron dos brigadas y de hecho llegaron escalar la pared opuesta del cráter y luchar cuerpo a cuerpo. Sin embargo, para entonces los rebeldes habían reposicionado su artillería y estaban machacando a las tropas de la Unión. Grant ordenó la retirada. La Unión había sufrido unas 3.800 bajas, la mitad de ellos prisioneros. La división negra sufrió más de 1000 bajas, un tercio de su fuerza total, la más alta de todas las unidades participantes. Eso es algo que tristemente no se representa en la película.



Videos relacionados:

domingo, septiembre 10, 2006

Dioses y Generales (Gods and Generals)



Precuela de la película “Gettysburg”. Esta última estaba basada en el libro de Michael Shaara “The killer angels” y tuvo bastante éxito en 1975. Cuando este murió, su hijo Jeff aprovechó el éxito para publicar dos libros sobre la Guerra Civil Americana y hacer así una trilogía junto con la obra de su padre. El primero de ellos es “Gods and Generals” y el último “The Last Full Measure”. Al parecer, esta vez no han sido tan fieles al libro como lo fueron con “Gettysburg”.

La película “Gods and Generals” se centra principalmente en la figura del general “Stonewall” Jackson, aunque también salen otros personajes que ya se vieron en “Gettysburg” como Chamberlain y su hermano y Robert E. Lee (esta vez interpretado por Robert Duvall). Pero el personaje principal es Jackson, al cual vemos inicialmente como director de un colegio militar, su crucial intervención en la primera batalla de Bull Run, sus ascensos y su vida en campaña, hasta su muerte tras la batalla de Chancelorsville.

Volviendo a la película “Gods and Generals” no es ni la mitad de buena que su antecesora, pero tiene escenas interesantes sobre tres batallas de la Guerra Civil Americana, las dos mencionadas antes y sobretodo Fredericksburg. La película está dirigida por Ronald F Maxwell, el mismo director de Gettysburg, y fue de nuevo financiada por Ted Turner, que por cierto hace un cameo en la escena en la que los mandos de la Confederación están viendo una función de teatro de campaña. Desgraciadamente, la película fue tal fracaso que al parecer al Ted Turner se le han quitado las ganas de realizar la tercera parte.

Y no es de extrañar que fuera un fracaso. El primer fallo de la película es que es muy larga y lenta. Es lenta porque está llena de diálogos totalmente inútiles y pretenciosos. Además intenta divinizar a “Stonewall” Jackson. Su fanatismo religioso está bastante suavizado al igual que alguna de sus actitudes más extremas. Hay una escena en la que casi dejo de ver la película. En ella tenemos a Jackson a caballo y a su cocinero negro de pie al lado, contemplando un bonito cielo estrellado. Entonces Jackson lanza un largo discurso religioso del tipo “Gracias Señor por dejarnos contemplar tu grandeza”. A lo que el cocinero negro responde con otro largo discurso-plegaria en el que más o menos viene a decir “Oh Señor, no deberías permitir la esclavitud”. Y claro, Jackson debe de responder nuevamente con otro largo discurso-plegaria en el que viene a decir que si el Sur gana dicha guerra los esclavos serán libres. Y lo peor es que hay un montón de escenas-discurso de ese tipo (Chamberlain con su esposa, Jackson con una niña). ¡Horroroso!

Sin embargo merece la pena de ver por las representaciones de las batallas, sobretodo de la de Fredericksburg. De la primera de Bull Run, solo vemos cuando Jackson llega al campo de batalla y sirve como punto de reunión de las batidas tropas confederadas (donde se ganó su apodo de “Stonewall”) para luego lanzar un contraataque. Una detalle que me gusto es que Jackson viste un uniforme azul y no gris. Históricamente aún no había uniformes grises. De Chancelorsville vemos el ataque liderado por Jackson y que pilla completamente por sorpresa al ejército de la Unión. Se refleja muy bien como las líneas confederadas que inician el asalto se van desorganizando según van persiguiendo a los federales en los bosques y como Jackson va intentando ir al frente de las mismas para evitarlo. Al final se hace de noche y Jackson con su estado mayor son confundidos con una patrulla yanqui, recibiendo una herida que sería mortal. La muerte de Jackson está bastante bien reflejada incluyendo sus famosas últimas palabras: “Crucemos el río y descansemos a la sombra de esos árboles”.

Con respecto a Fredericksburg, el protagonismo no está en Jackson, sino en Joshua Chamberlain (nuevamente interpretado por Jeff Daniels). En la película vemos los motivos que le llevan a alistarse voluntario y la instrucción acelerada que recibe como oficial. Me gusto mucho la escena en la cual el oficial profesional explica a Chamberlain las diferentes formaciones tácticas (columna para marchar, línea para disparar), como pasar de una a otra y las dificultades inherentes al cambiar de columna a línea en medio de una batalla.

La recreación de la batalla de Fredericksburg es muy buena. Vemos desde el error de la planificación del inepto de Burnside, el consejo de Hancock de cruzar y tomar las alturas antes de que lo hicieran los confederados. La construcción de los puentes de pontones, y por supuesto la carga de los regimientos del ejército de la Unión. Nos muestra además como estos no intentaban buscar el cuerpo a cuerpo inmediato, sino que al llegar a determinada distancia se desplegaban en línea y disparaban a sus oponentes, confiando sin duda en que estos se debilitarían y facilitarían su posterior carga. Como vemos en la película y sucedió en realidad, no fue así. El ataque se convirtió en una autentica carnicería. Algunas tropas, como la liderada por Chamberlain, permanecieron toda la noche en el páramo al ser incapaces de retirarse. Después de ver ese resultado, cualquier aficionado a la historia de la Guerra Civil Americana no puede dejar de preguntarse porque Lee metió la pata ordenando la famosa carga de Pickett contra las posiciones federales en Gettysburg.

Mi consejo. Si se dispone de la película en DVD o video, utilizar el mando “forward” a menudo. O incluso hacer una copia “personal’s cut” eliminando el 70% de los diálogos y dejando las escenas principales. Y un último consejo, procurar verla en inglés porque el doblaje español es terrible.

Videos relacionados:

viernes, septiembre 08, 2006

La Fortaleza Maldita (The Keep)


Para terminar de comentar películas que mezclan cine bélico y cine de terror traigo la que podría llamarse la precursora de todas ellas. Aquí se conoció como "La Fortaleza Maldita" (The Keep) para diferenciarla de la película bélica de 1969 "La Fortaleza" (Castle Keep) protagonizada por Burt Lancaster.

Esta "película" epitomiza el punto que he indicado en los anteriores comentarios de que no existen buenas películas bélicas y de terror. Es un auténtico bodrio. Y sigue la misma pauta que las anteriores, un buen comienzo, un desarrollo espantoso y un final defraudante, pero multiplicado por 10.

Y la verdad es que no entiendo como pudo haber salido tan mal. Si uno lee que una película está dirigida por Michael Mann (el mismo director de la excelente "El último mohicano"), que los actores principales son Scott Glenn, Jürgen Prochnow, Ian McKellen y Gabryel Byrne, que la banda sonora es de Tangerine dream, y que está basada en un best-seller (con cuatro estrellas según Amazón.com), lo que espera es por lo menos algo medio decente y entretenido. Pero lo que salío fue un pestiñó sin pies ni cabeza.

Lo único bueno que tiene la película es el comienzo, que dura unos 15 minutos. Un destacamento alemán llega a un poblado de los Cárpatos donde se levanta una fortaleza. Lo más llamativo es que dicha fortaleza parece estar diseñada no como una defensa contra agresores externos, sino para evitar que algo salga. Las piedras internas de dicha fortaleza tienen incrustadas unas extrañas cruces metálicas. Los alemanes creen que son de plata, pero un guardian les dice que son de zinc y les recomienda que no las arranquen. Los alemanes de todas formas se establecen en el interior del recinto.

Durante la guardia nocturna, una de las cruces comienza a brillar y los dos soldados de guardia deciden arrancarla de la piedra. Al hacerlo, la piedra se suelta del muro y los soldados creen que quizás guarde un pasadizo hacia un tesoro. Descubren un tunel y uno de ellos se mete dentro mientras que su compañerop se queda fuera. Se arrastra hasta una nueva piedra con otra cruz y el soldado consigue apartarla. Al hacerlo, descubre un enorme abismo con una peculiar construcción en el fondo. De dicha construcción sale una luz fantasmagórica. Oímos de repente un viento huracanado y mediante un traveling, la cámara nos lleva desde la construcción del fondo a la cara del aterrorizado soldado aleman. La siguiente escena que vemos es que el compañero que se ha quedado fuera ve con horror que del soldado del tunel solo quedan las piernas. De dicho tunel sale ahora una especie de luz cedgadora seguida de un viento huracanado. Tras un tremendo trueno, el soldado alemán es despedazado por una fuerza invisible. Evidentemente todo el destacamento se despierta creyendo que están en medio de un ataque, pero lo que se ha hecho es que se ha liberado una fuerza demoniaca.

Después de estos primeros 15 minutos, la película cae en la más absoluta confusión. Aparece un tipo de otro lugar que dice que busca destruir al demonio, un judio debe colaborar con los alemanes para hacer no se que conjuro. La fuerza misteriosa a veces acaba con algun personaje secundario. Como están muriendo alemanes llegan las SS para dar un escarmiento. Hay una chica, pero no se muy bien cual es su papel. Los efectos especiales serían de saldo incluso para los años 40. De hecho me dormí hacia la mitad y cuando me desperté lo que ví fue a la dichosa "fuerza" encarnada en una especie de "action-man" de tamaño King-Size que tras haber acabado con los nazis es destruida por el Scott Glenn y su amiga con una especie de palito luminoso. Y se ve que el día que hicieron la banda sonora Tangerine dream no estaban inspirados. Y del resto de los actores, mejor no hablar. Yo creo que se pusieron de acuerdo para interpretar de la peor forma posible.



Realmente HORROROSA

jueves, septiembre 07, 2006

R-point



Empiezo a pensar que existe la siguiente maldición en torno a la mezcla de cine bélico y cine de terror:


No podrá existir una buena película de terror y guerra


Un nuevo ejemplo lo tenemos en esta película coreana. "R-point" creo que podría haber sido considerada una buena película si no fuera porque al final también hace aguas. Pero al contrario de lo que ocurre en "El bunker" y "Deathwatch", donde flojea es en el aspecto militar, no en el de terror.

Estamos en Vietnam y un grupo de soldados surcoreanos son enviados a una determinada localización denominada “Romeo Point” o “R-point” donde ha desaparecido otro pelotón de soldados surcoreanos enviado previamente, pero del que de vez en cuando se reciben mensajes por radio pidiendo ayuda. En dicho punto hay un edificio construido sobre un lugar donde en la antigüedad hubo una masacre de campesinos vietnamitas por parte de los chinos. La leyenda dice que “todo aquel que entre con manos manchadas de sangre, no regresará”. La patrulla surcoreana no es la única fuerza que ha desaparecido en el “R-point”. Durante la guerra de Indochina todo un destacamento francés también desapareció. Se supone que aniquilado por el ejército vietnamita.

De nuevo tenemos el típico guión de “casa encantada”. Un grupo que entra en un sitio maldito y van cayendo uno a uno como ya se comentó en “Deathwatch”. Aunque a diferencia de la anterior aquí hay escenas bastante logradas que hacen que la película merezca la pena verse. En dichas escenas podemos notar influencias de “El sexto sentido”, “Los otros” o “The grudge”, pero sin llegar a ser una burda copia y sin abusar del gore. Prefiero no comentar dichas escenas para no destruir las sorpresas.

Sin embargo la película no acaba de ser redonda. Y es sobretodo por el aspecto estrictamente militar. Algunos comportamientos y situaciones de la patrulla distan mucho de ser creíbles si de verdad se encontrasen en una situación de guerra. La lección “cuando se está en medio de un territorio hostil se debe de actuar con sigilo y pasar desapercibido” no parece que fuera conocida por el guionista. Si no fuera por los fantasmas, el pelotón de soldados habría sido aniquilado por los del Viet-Cong con la mayor de las facilidades. Otras escenas que mueven a la risa son las guardias nocturnas. Parece que están diciendo "venir aquí, no vigilamos, hacemos ruido y somos un blanco fácil".

El colmo es que el final acaba siendo previsible, lo cual no es malo en una película bélica, pero lo es y mucho en una película de terror.

miércoles, septiembre 06, 2006

Deathwatch


"Deathwatch" podría haberse titulado “La trinchera encantada”, porque en el fondo sigue la misma pauta y tópicos de las películas dedicadas a las casas encantadas: grupo de personas que llegan a un lugar que parece seguro pero que en el fondo es una trampa mortal. Poco a poco van muriendo de forma horripilante envueltas en alambre de espino o se van matando entre ellas. Generalmente los personajes lascivos o violentos suelen tener una muerte horrible (un principio en el que sentó cátedra “Scream”). Al final solo queda el chiquillo (interpretado por el actor protagonista de “Billy Elliot”) que es el más inocente de todos.

El comienzo es interesante. Un ataque nocturno británico que acaba en casi desastre. Lo malo es que se corta en un momento bastante tenso (uno de los mandos completamente enganchado en el alambre de espino) para a continuación saltar a una escena en la que es de día y sale todo el pelotón marchando entre la niebla ¿diurna? Al poco llegan hasta la “trinchera encantada” y allí es donde empezarán a morir. En cierta forma es una copia del guión de “El bunker” pero ahora es la IGM en lugar de la IIGM, esta vez si hay fenómenos sobrenaturales explicitos y es mucho más gore. Sin embargo debo decir que aguante mejor esta que su predecesora. Quizás porque ya sabía previamente de que iba y no me mosqueé al comprobar que nuevamente se desaprovechaba una buena historia. Pero, en retrospectiva creo que “El Bunker” está mejor que esta película. Sobretodo porque “Deathwatch” peca de pretenciosa pues además del misterio de la trinchera, la película toca el antibelicismo, la responsabilidad y debilidades del mando, el sadismo, y tantas otras cosas, pero de forma tan superficial que lo único que consigue es confundir y aburrir por su metraje.

Desde el punto de vista histórico no esta mal la ambientación de una trinchera de la IGM. Pero poco más se puede decir, porque también tiene algunos errores, como por ejemplo la metralleta que sale al final. Ese arma no estuvo presente en la IGM hasta 1918 y la película establece al principio que es 1917. Otro “casi error” es la radio, pues en la IGM normalmente se usaban teléfonos de campaña, sobretodo los alemanes. Y otro es que el pelotón inglés está compuesto de soldados británicos de diversos sitios, a la manera yanqui. Los ingleses solían organizarse en regimientos “locales”. Es decir, todos los hombres tenían un origen geográfico común, luego no podemos encontrar al “típico escocés” en esa unidad.

Resumiendo. Entretenida y poco más.

miércoles, agosto 30, 2006

Depredador (Predator)



Uno podría pensar que el género de terror y el género de guerra podrían hacer un buen cóctel. Sin embargo, dicha mezcla tiene un problema en su origen y es que es difícil imaginar que haya algo más terrorífico que una situación de combate. Y a tenor de los resultados en las películas que han mezclado ambos géneros empiezo a pensar que la idea de la mezcla está equivocada. Sin embargo, creo que esta película es la excepción que confirma la regla “no hay buenas películas de terror y guerra”. Aunque en este caso es más bien ciencia-ficción, terror y cine bélico.

Considero que “Depredador” puede ser considerada una película de cine bélico pues inicialmente describe una “situación bélica” de guerra no convencional. Un grupo de las fuerzas especiales USA (el típico “equipo A”) es enviado a un país centroamericano para rescatar a unas determinadas personas que han caído en poder de la guerrilla local. La trama no parece ser distinta de la que podemos encontrar en “Rambo” o en “Desaparecido en combate” salvo que no estamos en el Vietnam y que el mayor problema de Schwarzy y sus muchachos no van a ser los “sandinistas”.

A pesar de que suene a guión cinematográfico, la trama “grupo de comandos que deben rescatar a prisioneros” no es ficción. La incursión más famosa fue en 1970, cuando los norteamericanos realizaron una incursión sobre el campo de prisioneros de Son Tay en Vietnam del Norte. El grupo incursor era de unos 60 comandos y pensaban liberar a un centenar de prisioneros. Tras meses de entrenamiento la incursión se realizó en noviembre y fue un éxito salvo por un pequeño detalle. El campo estaba vacío porque los prisioneros habían sido trasladados.

Volviendo a “Depredador”. Lo bueno de esta película es que consigue reflejar muy bien el que los comandos acaben teniendo más miedo a “algo” desconocido que a los guerrilleros que podrían capturarles. Los cazadores pasan a ser presas. A pesar de toda la potencia de fuego, de su experiencia y de todo el entrenamiento de combate, los soldados norteamericanos van cayendo como moscas. Añadamos a eso una serie de escenas de acción trepidantes, unos buenos efectos especiales, un buen duelo final y algún que otro golpe de humor y tenemos un éxito cinematográfico. Resumiendo, una muy buena película de acción.