Bienvenido

El blog no está muerto pero como podéis comprobar no puedo dedicarle el tiempo que necesita. Si alguien quiere una breve explicación del parón la encontrará aquí. Iré publicando películas y contestando a los comentarios poco a poco. Gracias por vuestra paciencia, atención e interés.

Actualmente hay 269 películas comentadas

En los siguientes links puedes encontrar todas las películas comentadas, bien ordenadas alfabéticamente o bien clasificadas por períodos históricos.

Los links a otros sitios van en negrita, mientras que los links a videos van en verde. Al final del comentario aparece una lista de videos relacionados.

Si te interesan otros aspectos de las películas de guerra puedes visitar Cine de Guerra.

Y si quieres colaborar con el mantenimiento del sitio se agradecería mucho que clikearas en alguno de los anuncios.


martes, septiembre 16, 2008

Gallipoli



"Gallipoli" fue la película que dio fama mundial al director Peter Weir y consagró como estrella a Mel Gibson. El film seguía la estela de "Breaker Morant" incidiendo en el tema de poner en tela de juicio las relaciones entre Australia y el Imperio Británico. Pero la superó con creces en éxito y fama.

El título de la película es el de la península turca donde tuvo lugar una de las más grandes derrotas del Imperio Británico. La campaña de Gallipoli o de los Dardanelos fue larga y muy sangrienta. Se extendió desde marzo de 1915 hasta enero de 1916 y se contaron más de medio millón de bajas entre ambos bandos. Es la sexta batalla con más bajas de toda la Primera Guerra Mundial.

La cinta sólo se centra en la participación australiana, Así que se obvia por completo el porqué de dicha batalla y su desarrollo. Pero tiene su lógica. Weir intenta hacernos ver desde el principio que los australianos tampoco tenían mucha idea de porque iban a luchar y morir en un lugar tan lejano a su tierra. Fue una superproducción que pudo llevarse a cabo gracias al magnate Rupert Murdoch. El padre de Murdoch había sido un periodista que había cubierto dicha batalla.


La campaña de Gallipoli comenzó con una idea de Winston Churchill, que en esa época era Lord del Almirantazgo, para abrir una ruta que conectase a Francia e Inglaterra con Rusia. Churchill creyó los informes del futuro Lawrence de Arabia sobre la debilidad de las fuerzas turcas en la zona. Así que mandó una flota de obsoletos acorazados para forzar el paso a través del estrecho de los Dardanelos y amenazar Estambul. A la operación se unieron los franceses. Si la operación tenía éxito podrían incluso sacar a Turquía de la guerra, Lawrence tenía razón en una cosa, las fuerzas turcas eran escasas pero eran suficientes para manejar los cañones que guardaban el estrecho. La operación naval fue un desastre, llegando a perder los aliados hasta 6 acorazados.


El secretario de guerra, Lord Kitchener, razonó que si el problema eran las fortificaciones turcas lo que había que hacer era tomarlas pero asaltándolas desde el otro lado. Una idea que luego repetirían los japoneses en Singapur. Lo malo es que el ataque naval había puesto a los turcos sobre aviso de las intenciones aliadas, así que inmediatamente comenzaron a reforzar la península con unidades de infantería.


El 25 de abril comenzaron los desembarcos. Pero entre que los turcos estaban preparados y que los mapas aliados eran completamente erróneos, -la península de Gallipoli aparecía como terreno llano en lugar de montañoso -, las fuerzas aliadas fueron bloqueadas en las playas. Una gran parte de dichas fuerzas era el ANZAC, y su participación en dicha batalla marcó el nacimiento de la conciencia nacional de Australia y Nueva Zelanda (el 25 de abril es el ANZAC's day).


Pero los aliados no se dieron por vencidos. Cometieron el tremendo error de subestimar al ejército turco. No se dieron cuenta de que estaban invadiendo suelo turco y que iban a luchar con mucha mayor desesperación que ellos. No en vano, allí nació la figura política de Ataturk, considerado el padre de la Turquía moderna. Así que siguieron enviando tropas y tropas confiando en que en algún momento serían capaces de romper la resistencia turca. No lo consiguieron. El 9 de enero de 1916 evacuaron las playas. Winston Churchill fue forzado a abandonar el Almirantazgo y se creía que su carrera política había acabado.


En la película de Peter Weir desde el principio se nos deja claro que la guerra europea es un asunto lejano. Algunos australianos, como el joven Archy interpretado por Mark Lee, creen que deben de ir a luchar para cumplir su deber como miembros del Imperio Británico. Archy es un prometedor atleta pero está ansioso de aventura y de conocer el mundo. En una carrera conoce a Frank (Mel Gibson) que representa a los australianos que sienten que dicha guerra es algo que no tiene nada que ver con Australia y que si los europeos se quieren matar entre ellos es su problema.


Debido a su juventud Archy no puede alistarse en la Caballería Ligera (eso es un error, a los 18 años se podía uno alistar en Australia). Pero junto con Frank comienza un viaje a la ciudad de Perth para alistarse pues allí nadie le conoce. En el camino se ven obligados a cruzar 50 millas de desierto y es así como forjaran una amistad. Es precisamente esa amistad la que finalmente hará que el escéptico Frank acabe alistándose en la infantería para luchar en una guerra que no le importa.


La segunda parte de la película nos muestra la perdida de la inocencia de los protagonistas narrándonos el adiestramiento del ANZAC en Egipto. Weir nos muestra de forma bastante realista la vida en aquellas condiciones: la instrucción, los juegos de rugby, el abierto desprecio hacia los mandos británicos, los burdeles. Allí Frank y Archy vuelven a encontrarse y su amistad queda revalidada en las cámaras con su simbólica ascensión a las pirámides para grabar sus nombres al lado de los grafitis dejados por otros soldados en otros tiempos.


La tercera parte se dedica a la batalla de Gallipoli y culmina con la fatídica carga de dos regimientos de la 3ª Brigada de Caballería Ligera en la batalla de Nek. Weir nuevamente vuelve a hacer un ejercicio de virtuosismo histórico. La recreación de las trincheras de Gallipoli son realmente buenas teniendo en cuenta que los decorados fueron establecidos en Port Lincoln, Australia. Se realizó un gran trabajo de documentación que luego fue plasmado en algunas secuencias del film como por ejemplo la escena del francotirador ayudado con un periscopio. Incluso el personaje de Archy está basado al parecer en uno de los soldados que participaron en dicha batalla. Se trataba de Wilfred Harper que fue visto por última vez corriendo hacia las trincheras turcas como si estuviera en una carrera.

Aunque la cinta tiene su propia banda sonora compuesta por Brian May, los temas musicales más recordados son algunos extractos del album Oxígeno de Jean Micheal Jarre y el Adagio de Albinoni. El primero fue utilizado en los momentos en que los protagonistas están corriendo o marchando por el desierto. Sin embargo, el tema más conocido de dicho albúm no fue utilizado en la película. Para los títulos de crédito iniciales y finales, además de los momentos más oscuros y tristes, Weir utilizó el Adagio.

En el aspecto histórico, "Gallipoli" fue criticada por ser algo antibritánica. De hecho en la película, la orden de la carga suicida de la 3ª brigada parece que está dicha por un inflexible oficial británico, aunque en realidad, tanto el plan como las órdenes fueron responsabilidad de oficiales australianos. Otra muestra de "antibritanismo" es cuando se hace referencia a los desembarcos de la bahía de Suvla diciendo que "están parados tomando el té" cuando en realidad fue una lucha tan sangrienta como la de Nek. Que hubieran dicho en aquellos tiempos si hubieran visto "Braveheart".


Personalmente, lo que más me gusta de esta película es como va cambiando su tono a lo largo de su duración. Comienza como si fuera una especie de comedia, y poco a poco te va sumergiendo en el drama y la desolación de la guerra. Hasta que te deja sin palabras en su último fotograma.


Links relacionados:


Videos relacionados:

27 comentarios:

Prevost dijo...

Imperdonable no mencionar la banda sonora de jarre!!

saludos.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Prevost. La omisión ya ha sido subsanada.

Saludos

Von Kleist dijo...

Hola Reisman

Un film irregular desde mi punto de vista. El arranque se me hizo un pelín lento y cuesta engancharse a la historia, aunque esta va ganando en intensidad conforme se acerca la parte bélica.

Desde luego, el hecho de que este tipo de filmes no expliquen al espectador-siquiera brevemente- el contexto de las operaciones me parece siempre imperdonable (y más en el caso de Gallipoli, que al 90%le sonará a...turco).

Por otro lado, buenas interpretaciones del duo protagonista, incluyendo un jovencísimo Mel Gibson, que aun no habia dado el salto a Hollywood. La parte bélica es sobresaliente en cuanto a la recreación, como apuntas, aunque no tanto en cuanto a la acción.

A mi no terminó de convencer, aparte de lo dicho, por el marcado tono antibritánico que destila la historia (si Australia ha luchado en dos guerras mundiales junto a GB será por algo). Quizás le hace ganar puntos el desenlace, muy antibelicista, y que por cierto, tiene mucha reminiscencias de [b]"Sin novedad en el frente"[/b].

En definitiva, un film de notable bajo, que con un poco más de acción y menos maniqueismo podría haber sido más redondo.

Saludos

Billy el sanguinario dijo...

Excelente comentario. Muchas de las historias trincheriles absurdas narradas en libros como ¨Adios a todo eso¨ (la de los soldados que van estrechando una mano semienterrada en un lado de la trinchera) están presentes allí. De hecho esa lucha vio momentos de heroismo tan notables como ese grandullón turco que recogía enormes obuses de cañón con cada brazo y al cual fue dedicada una estatua o la del soldado-correo inspirador de la película. La verdad es que para mi no tiene desperdicio y más si se toma como guía el libro ¨historia de la incompetencia militar¨ a la que se dedica un capítulo entero.

Bazán dijo...

Pues en mi opinión, y sólo en lo que toca a lo histórico, os dejo una idea.

Los acorazados aliados no estaban obsoletos, si tenemos en cuenta que su adversario era la marina de guerra turca. Vale, ellos tenían el "Goeben/Yavuz", pero prefirieron tenerlo en el Mar Negro antes que arriesgarlo a pelear seis a uno en el Egeo o en los estrechos. Y podría añadir que el "Queen Elizabeth" echó los dientes en los Dardanelos.

En lo puramente peliculero, recuerdo que me gustó, que me divirtió, y que los detalles históricos (uniformes, armas, etc.) estaban en general bien realizados. Mejor "Gallípoli" que "Braveheart", sin duda.

Pablo dijo...

Una película muy bien lograda, con una historia sumamente conmovedora. Y con un Mel Gibson demostrando, que antes de ser una estrella, ya era un buen actor. Saludos!!!
http://pablocine.blogia.com

Harold Alexander dijo...

Pocas campañas fueron tan mal dirigidas como la de Crimea: ejemplo de "como NO hacerlo" Se envió más tropa de la que se podía alojar y las enfermedades mataron más gente que el enmigo. No se tomaron mapas adecuados del terreno, y muchos barcos no pudieron usarse, y, para empeorarlo todo, se atacó a las bravas, con una torpeza que lo puso fácil para los defensores. De tal forma que la superioridad de tecnológica de la armada y la valentía de los soldados se volbió contra su propio ejército.

Es interesante que en Gallipolí se repitieran muchos de esos errores y por la misma armada (Una de las mejores del mundo además) o sea, que los ejércitos no aprenden siempre de las derrotas.

Estratégicamente, era una idea correcta: Lo malo es que desde el principo no se coordino una acción conjunta del ejército y marina. Por culpa principalmente de Churchill, pero también de el almirante Fisher y el general Kitchener (Que tenían más experiencia militar y menos excusa) y del Premier Asquith que tenía más autoridad, y no la usó.

En el consejo de guerra inicial 13/01/15 Fisher salió sin más del salón, y Kitchener tuvo que llamarlo aparte y conversar junto con él junto a la ventana, para que regresara "En hosco silencio" según Churchill. (Fisher le presentó la dimisión 7 veces en su cara, mientras trabajaron juntos, y lo chistoso es que estaba retirado cuando empezó la guerra: volbió al cargo a petición de Winston) Kitchener había tenido a Churchill bajo su mando en áfrica y en la correspondencia de los dos se conservan aún hoy flores como..

Kitchener: lamento no poder incluirlo, pero ocurre que YO tengo la costumbre de hacer la guerra con verdaderos soldados...no con cazadores de medallas.

Churchill: Puede que sea un general, pero no es un caballero.

El 19/0215 la flota usó 178 cañones contra los turcos. (OJO: No todos eran obsoletos:tenían entre ellos al Queen Mary, uno de los mejores acorazados del mundo entonces) Y el almirante Carden informó que en 14 días tomaría constantinopla. Pero enfermó, y fué sustituido por De Robeck. El ataque se retrasó hasta el 18/03/15. OJO: No fueron los cañones turcos, sino las minas, las que destruyeron la mayoría de los acorazados: De Robek siguió la ortodoxia de la época suspendiendo el ataque. (En realidad, los turcos estaban a punto de evacuar, y si hubiera comprendido que era la excepción a la regla, y atacado, habría ganado. Pero hasta para los más aguerridos almirantes perder tantos acorazados era algo terrible aunque las pérdias humanas no fueron muchas:60 británicos) De Robeck no insistió en volber a la carga. Cosa que Churchill criticó en su libro "World Crisis". (Aunque él mismo nombró a De Robeck como sustituto de Carden).

De todos modos, Churchill culpó a todo el mundo menos a él mismo.(El 05/04/15 Fisher escribió a Churchill más flores:"Está obsesionado usted con los Dardanelos.¡Serán nuestra tumba¡")

Kitchener mandó a Ian Hamilton como general en el terreno. Era uno de los poetas-soldados de la tradición de Kliping y dirigió los ataques con valentía, pero su teniente Stopford al día siguiente al desembarco mostró una cautela que a Churchill le pareció negligencia criminal. Los ataques fallaron y llevaron más bajas que el desembarco del Día- D. En descargo suyo, hay que reconocer que no le dieron mapas del terreno, ni instrucciones detalladas, y que Kitchener mandó enviar la 29 división británica, con 3 semanas de retraso que fueron fatales. (no tomaron en cuenta que el retraso en el ataque les costó que los turcos pudieran reforzarse y lo pagaron caro.)

OJO:Más que a Mustafá Ataturk, el mérito se debió a el general alemán Von Sanders precursor de la misma táctica predicada por Rommel en Normandía: atacar con todo al enemigo en las playas. Es cierto que los turcos lucharon con entusiasmo defendiendo su patria. pero los ingleses demostraron heróismo y entusiasmo, por el entorno exòtico-rómantico de la lucha: las ruinas de Troya, el Monte Athos, etc, y la perspectiva de acabar de inmediato la guerra.

Sobre Murdoch; hundió a Hamilton enviando "el informe Murdoch" a Londres. Tuvo importancia precisamente por la cantidad de australianos en Gallipolí aunque: "Mr. Murdoch no pretende ser militar, ninegar que sus informes son de segunda mano, y no sobre el terreno, así que deben verse con cautela" Y los australianos lucharon parejos con los ingleses.

Personalmete, creo que la peli exagera: más con fines de maximizar la taquilla que por antibritanismo. Sobre todo si tenemos en cuenta que Weir no tuvo empacho en dirigir la archibritanísima Master and Commander después.

El 15/05/15 un ayudante le mandó a Churchill un láconico mensaje de Fisher: "Dimite por octava vez; pero jefe, creo que esta vez es en serio"

Asquith vio tan mal las cosas, que pidió el apoyo de la oposición, ofreciendo un gobierno de coalición. Se lo aceptaron, pero pidieron la cabeza de Churchill.
("Muchas gracias por sus servicios, Sir Winston: Nos complace decirle que está usted despedido")

Lo malo es que Además, los franceses intrigaron a fondo para que gallipolí no recibiera refuerzos que debilitaran el apoyo inglés a Francia. Hamilton fué sustiuido por Munro quién estaba considerado un tipo duro, pero "llegó, vió y capituló" según Churchill. Pidió a Kitchener permiso para retirarse, y la retirada fué lo único hecho bien, porque fué un éxito.

Un ejemplo de cómo la superioridad de armamento y valentía de la tropa puede volverse en su propia contra.

malatesta dijo...

En general coincido con la apreciación sobre la película, que por cierto ví no hace mucho. Lo que no sabía es que el amigo Lawrence estaba implicado también en la historia. Qué curioso.
A los que nos gusta la historia militar suelen decepcionarnos las películas bélicas en lo referente al planteamiento estratégico, pero es que los directores y guionistas, cuando hacen su trabajo, no suelen pensar en nosotros ;). Aunque hay excepciones, la campaña suele ser un decorado, una escena donde plantear su historia particular.
Saludos, Mayor.

Steiner dijo...

Reisman:

Para mí se trata de una película con algunos altibajos; desde luego, la primera parte es bastante lenta mientras que la segunda se hace más llevadera al aumentar la acción. Aún así yo no le daría más de un 6.

Un buen comentario, mayor.

Steiner :-)

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias a todos por los comentarios.

Kleist, yo no se si catalogar a esta película como muy "antibelicista". Evidentemente lo es, pero yo creo que está más dentro de la categoría de "reprochecista" (¡toma palabro! ;-). Se puede resumir muy bien con la escena del cruce del desierto, cuando se encuentran al tipo del camello y le dicen lo de la guerra. Y este responde que no se les ha perdido nada allí y que compadecerá a los alemanes si llegan hasta allí. Por cierto, al parecer Weir se inspiró en la famosa fotografía trucada del miliciano de Cappa para el último fotograma de la película.

Billy, ciertamente la Campaña de Gallipoli es una serie de desaguisados puestos en fila. Pero el peor de ellos sin duda fue el seguir la máxima de sostenella y no enmendalla.

Bazan, la mayor parte de la flota aliada era obsoleta, exceptuando el "Queen Mary", pero es que la turca era muy obsoleta. Coincido contigo en que tuvieron bastante cuidado con los detalles históricos, lo cual es de agradecer.

Pablo, yo creo que Gibson es un buen actor, independientemente de sus opiniones y actitudes. Y efectivamente aquí lo demuestra.

Harold, hay un documental realizado por un director turco que se llama "Gallipoli, the frontline experience" y que desarrolla muchos de los puntos que describes como por ejemplo los 600 franceses muertos al hundirse el Bouvet. Lo mejor que tiene es que muestra "el otro lado de la batalla", es decir, como la vieron los turcos. Algo que suele pasarse por alto.

Maese Malatesta, coincido contigo en que aquí toda la batalla es un decorado para denunciar la absurdidad de la guerra y el desperdicio de vidas australianas. En ese sentido es como muchas otras películas ambientadas en la IGM. No se sabe porque están luchando, simplemente se sabe que van a morir.

Steinera, tal y como ya apuntó Kleist la película tiene sus aaltibajos. Pero se agradece que la película vaya de menos a más y no al contrario.

Un saludo

billy el sanguinario dijo...

Tienes razón, los que montaron lo de Gallípolli eran unos gallipollas :).

Roberto alias "mcfreiria" alias "flety" alias "mac" dijo...

Gran película que te va metiendo poco a poco en la misma. Reconozco que tuve que darle varios visionados (el mejor en versión original, porque en gallego es insufrible).
Es cierto que Gallipoli tiene un punto de vista antibritánico, pero para los "ingleses" las fuerzas de la Commonwealth en aquella época eran poco más que peones en un gran tablero....
Gran ficha de la película, Major Reissman.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por los comentarios.

Siento haber tardado tanto en contestar pero he estado bastante pillado con el trabajo y el fin de semana lo he dedicado a descansar. Intentaré publicar la nueva entrada en cuanto me sea posible.

Como bien apunta Roberto, los soldados de otras zonas del imperio fueorn inicialmente menospreciados. Pero curiosamente aprendieron a respetarlos y ya en la 2GM eran considerados como de las mejores tropas del las que podían disponer.

Un saludo

Bazán dijo...

Los soldados del Imperio, excepto los indios, que tenían una brillante historia detrás, eran poco menos que aficionados, si se les compara con los profesionales del ejército británico, e incluso si se les compara con los reservistas del gran ejército de los "Old Contemptibles". No se dedicaban a la milicia a tiempo completo, no habían pasado por academias militares, su formación intelectual como militares era incompleta...

A cambio resultaron ser gente de frontera: duros y rudos. Así que en cuanto se despabilaron y aprendieron (bien sobre el terreno, bien gracias a los conocimientos que les pasaron otras unidades) resultaron ser duros, rudos y listos. De ahí que su reputación mejorara mucho.

Respecto a los planificadores de Gallípoli, ni eran gilipollas ni la estrategia era una gilipollez. Lo que les sucedió es que, como en las mejores casas, a la hora de montar el negocio se encontraron con el consejo de sus propios temores.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Bazan.

Coincido contigo en que el objetivo estratégico de la campaña de Gallipoli era bueno, pero la forma de llevarlo a cabo fue una completa rista de errores e incompetencias que puede ser perfectamente definido como una gilipollez detrás de otra siendo la más gorda el sostenella y no enmendalla. Al menos esa es mi opinión.

Saludos

billy el sanguinario dijo...

Perdón, intenté hacer un absurdo chiste con un juego de palabras. Me someto a la clemencia del tribunal militar.

Bufalo dijo...

Muy bueno tu blog Major. Para los amantes del cine bélico y de la historia militar, es una mina, para ayudarnos a buscar peliculas que valgan la pena bajarse.

En relación con Galipolli, en julio, coincidiendo con la muerte a los 109 años de edad del británico Harry Patch (The Last Tommy), el último veterano superviviente de la guerra de trincheras, vi Passchendaele "passchendaelethemovie.com", película canadiense de 2008

El propio Harry Patch fue gravemente herido en esa batalla, por un obus que exploto sobre su cabeza matando al resto de su grupo de ametralladora.

Muchos historiadores consideran la batalla de Passchendaele (o tercera batalla de Ypres)como la que supuso las condiciones de vida más duras para los soldados en el frente occidental, que ya es decir, al desarrolarse en un terreno pantanoso y después de semanas de lluvia constante. Los soldados tuvieron que permanecer y luchar dentro de trincheras completamente inundadas de agua y barro, tratando de avanzar sobre un terreno impracticable.

La batalla concluyó con la toma de la aldea de Passchendaele por los canadienses, en noviembre de 1917. Tras casi 5 meses de lucha, los aliados consiguieron avanzar 8 kms, sobre un terreno estrategicamente inútil(que perderían al año siguiente, durante la ofensiva alemana del 18)y a un precio de medio millón de bajas. Las bajas alemanas fueron de unos 350.000.

La pelcula se deja ver. Pero lo que realmente vale la pena son las escenas finales de la batalla, con una fiel reproducción de las condiciones de vida en Passchendaele (aunque fueron grabadas en Canada)y de los combates cuerpo a cuerpo. De lo más realista que he visto sobre la 1ª Guerra Mundial.

Major Reisman dijo...

Buenas

Muchas gracias por el comentario y los elogios Bufalo.

Tengo la película "Passchendaele" entre la lista de aquellas-cosas-que-tengo-que-ver-si-tengo-un-rato durante este verano. La verdad es la PGM en el frente europeo es una sucesión de masacres sin sentido en las que sorprende que los responsables se fueran de rositas y que se volvieran a repetir una y otra vez.

Un saludo

Vassily dijo...

Kitchener era un estratega multiguerra probado en mil campañas por medio mundo (literalmente) y sin embargo rubricó semejante disparate, y encima tuvo mucha parte de culpa...
si no hubiera muerto ahogado su prestigio hubiera terminado muy resentido por las metidas de pata fenomenales que tuvo en la I Guerra Mundial. Y lo más curioso es que fué uno de los pocos que tuvo la clarividencia de ver que iva a ser larga (todos creían lo contrario) y ver venir muchas de las matanzas. Pero tuvo una increíble falta de diplomacia para tratar con los parlamentarios (él que había tenido diplomacia con hindúes, africanos, franceses etc)e iva derechito a la destitución tipo Mac Arthur...Es muy interesante comparar su actuación en La IGM con la de Mac en Korea: casi los mismos errores de parte de alguien que NO debería haberlos cometido. Realmente, el paralelismo con Mac Arthur es impresionante. Curioso que nadie los haya comparado en las etapas finales de su vida. ¿Ustedes que opinan del parecido?)

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Vassily

Bueno, Kitchener propuso atacar Alexandreta, pero al final tuvo que ceder a los deseos de Churchill y de la Marina y meterse en el desastre de Gallipoli.

No veo tantos paralelismos entre el Kitchener de la IGM y el MacArthur de Corea. Los errores que cometieron ambos son de distinto signo.


Un saludo

Vassily dijo...

Interesante. ¿Por qué dice usted que son de distinto signo?

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Vassily

El peor error de MacArthur fue menospreciar a sus oponentes y por eso le dieron para el pelo en un par de ocasiones. Kitchener no cometía ese tipo de errores.

Un saludo

METALMANIAC dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Major Reisman dijo...

Buenas

Las razones por las que ha sido borrado el mensaje anterior están explicadas en la entrada "El señor de la guerra".

Un saludo

El lobo estepario dijo...

A veces me paso por aquí para ver si me descubre algo que desconozca, pero de momento no hay suerte: son ya muchos años de cinéfilo los míos.

La mayor virtud de 'Gallipoli', como usted menciona, es el cambio de tono (por así decirlo) que va tomando la narración. La guerra se vislumbra al principio como una aventura, pero, al final, se acaba avistando como la carnicería que es.

Ahora bien, esto, de tratarse simplemente de una deriva fortuita, no merecería más que un elogio sobre el plano formal. Lo que sucede es que expresa la súbita revelación, el desengaño, que muchos combatientes sufrieron en la I.G.M.

Aunque decir esto hoy pueda parecer un cuento, la labor de propaganda previa a la "gran guerra" condujo a millones de hombres al frente con espíritu casi festivo. Las ideas de supremacía racial (o cultural) inculcadas a los ciudadanos, justificaban por sí mismas la contienda. Con el riesgo de resultar simplistas, podríamos decir que fue una guerra dictada por patriotismo.

Y precisamente esta "desilusión" se torna visible en el filme a medida que avanza, adquiriendo los contornos de la muerte vestida de absurdo, como sucede siempre que los hombres se matan por entelequias, o por abrazar causas ajenas a sus intereses particulares (nunca será absurda, como es lógico, una muerte por pasión, codicia, etc.)

El lobo estepario dijo...

En otras palabras, aun rodada mucho tiempo después de los hechos a los que se asoma, 'Gallipoli' tiene cierto interés documental (más allá de sus logros cinematográficos, que son destacables).

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por los comentarios Lobo.

Coincido en gran parte con tu comentario, aunque no hay que olvidar que a comienzos del siglo XX la gente tenía una visión bastante romántica de lo que eran las guerras, y eso a pesar de que ya habían sucedido conflictos tales como las Guerras Boers o la Guerra Franco-prusiana.

Un saludo