Bienvenido

El blog no está muerto pero como podéis comprobar no puedo dedicarle el tiempo que necesita. Si alguien quiere una breve explicación del parón la encontrará aquí. Iré publicando películas y contestando a los comentarios poco a poco. Gracias por vuestra paciencia, atención e interés.

Actualmente hay 269 películas comentadas

En los siguientes links puedes encontrar todas las películas comentadas, bien ordenadas alfabéticamente o bien clasificadas por períodos históricos.

Los links a otros sitios van en negrita, mientras que los links a videos van en verde. Al final del comentario aparece una lista de videos relacionados.

Si te interesan otros aspectos de las películas de guerra puedes visitar Cine de Guerra.

Y si quieres colaborar con el mantenimiento del sitio se agradecería mucho que clikearas en alguno de los anuncios.


viernes, julio 10, 2009

La última carga (The charge of the Light Brigade)




Si le pidiésemos a cualquier friki de la historia militar (me incluyo) una lista de diez batallas que le gustaría ver representada en un diorama con miniaturas de plomo, estoy convencido que una de las más solicitadas sería la Batalla de Balaclava en el momento de suceder la Carga de la Brigada Ligera. Lo más curioso es que para la inmensa mayoría de los historiadores militares, la famosa carga está considerada como el momento culminante de la estupidez del alto mando dentro de una campaña que se considera el ejemplo canónico de la incompetencia militar (*).


Las razones por lo que ese episodio histórico tiene tanta fama son bastante numerosas y diversas. Por un lado a los hijos de la Gran Bretaña siempre se les ha dado muy bien el marketing y la publicidad. Así que una metedura de pata que costó un montón de vidas humanas y equinas fue convertida en un poema épico y en un montón de gloriosos óleos. También hay que reconocer que los britanos tuvieron suerte. Todos los historiadores anglosajones reconocen que el alto mando que comandó la expedición a Crimea era una sarta de viejos incompetentes. Tanto que la mayor parte de las bajas británicas fueron debidas a la imprevisión y a las penosas condiciones más que a los combates. Sin embargo fueron los rusos los que al final perdieron la guerra porque manifestaron un mayor grado de incompetencia. Y si eres el ganador es más fácil convertir un desastre en un acontecimiento a celebrar. Finalmente, los británicos se encontraban en su camino hacia la cúspide del período dorado del Imperio Británico que sería conocido como Inglaterra Victoriana. Lo cierto es que la jugada les salió bien. Hasta Hollywood se tragó el cuento tal y como puede comprobarse en la película "La carga de la Brigada Ligera", protagonizada por Errol Flynn.


Pero en la Inglaterra de mediados del siglo XX, tras sufrir dos guerras mundiales y perder sus colonias, el militarismo y los poemas épicos ya no estaban de moda. Europa además estaba en plena efervescencia cultural. En el aspecto cinematográfico los ingleses copiaron el movimiento francés de la Nouvelle Vague dando nacimiento a la New Wave. Este movimiento de carácter contestatario hacia el poder establecido sería liderado por el guionista John Osborne y el director Tony Richardson, y en el mismo podemos encontrar a celebridades como John Boorman o Ken Loach. La mejor obra del tandem Osborne-Richardson fue la película "Tom Jones" de 1963. Pero su colaboración se interrumpió precisamente con la película "La última carga". No fue la única ruptura pues algo similar le pasó al matrimonio de Richardson con la actriz Vanessa Redgrave.


Lo mejor que se puede decir de esta película es que es una excelente recreación de la época victoriana temprana. Veremos la dualidad entre los aristócratas y oficiales frente a la tropa y el populacho. Los primeros son unos presuntuosos incompetentes mientras que los segundos son unos ingenuos bonachones para los que el ejército es una forma de vida. Personalmente destacaría las secuencias del reclutamiento o las del interior de los barracones de tropa donde vemos a las mujeres y los niños de los soldados, pues en aquellos tiempos estaba permitido que las familias vivieran en el cuartel. También es interesante el hecho de que vuelve a aparecer el personaje de un corresponsal de guerra agregado a la expedición. Pero sin duda lo más destacable es la magnífica recreación de los uniformes y unidades británicas de dicha época: húsares, lanceros, highlanders escoceses, ligeros británicos, etc. Toda una gozada para cualquier amante del miniaturismo militar. El único "pero" en este aspecto es que se ven unos pocos rusos, escaso franceses y los soldados turcos brillan por su ausencia.


Otra cosa que me gustó mucho de la película es la inclusión de secuencias animadas al estilo de los dibujos de la revista satírica Punch. Las dibujó Richard Willians, que llegaría a ser el jefe de animación de la famosa "¿Quién engañó a Roger Rabitt?". Gracias a ellas se nos introduce de forma simple en el origen de la guerra y en cuales eran los sentimientos de los británicos en ese momento concreto. Inglaterra es el león durmiente que despierta cuando el oso ruso ataca al pavo turco (Turkey también significa pavo) que se transforma en una damisela a la que hay que ayudar.


El "héroe" de esta cinta está encarnado en el personaje del capitán Nolan, (David Hemmings). Aquí Nolan es un joven visionario y progresista, autor de libros de táctica de caballería, que desde el comienzo se verá enfrentado al "villano" presuntuoso e incompetente de Lord Cardigan (Trevor Howard). Y ese desagrado mútuo culminará en el desastre de la famosa carga. Al parecer Nolan era tan presuntuoso como el resto de oficiales, aunque bastante más competente, y tenía un carácter muy impulsivo, así que en ese sentido el retrato es bastante correcto. Los otros "villanos incompetentes" son Lord Raglan (John Gielgud), Lord Lucan (Harry Andrews) y el Comisario General Airey (Mark Dignam). Otro personaje histórico reflejado en la película es William Howard Russell, que está considerado como primer corresponsal de guerra .


Hay tres eventos bélicos recreados en la película. El primero es el desembarco en la Bahía de Calamita el 14 de septiembre de 1854. El desembarco se realizó sin oposición y los aliados pensaron que todo sería un paseo militar. Al poco, el calor y las enfermedades comenzaron a causar estragos. Los que más padecieron fueron los británicos debido sobre todo a su deficiente sistema logístico. Seis días después del desembarco ocurrió la batalla de Alma. Tal y como se ve en la película el enfermo comandante francés propuso atacar por la derecha para que los ingleses atacaran de frente hacia un par de reductos rusos. Se nos muestra a los Coldstream encargándose de la tarea. Fue una victoria bastante costosa porque Raglan se desentendió por completo de ella y las tropas inglesas no consiguieron apoyarse entre sí. Para colmo, Raglan impidió que la Brigada Ligera persiguiera a los rusos en su retirada. Tras dicha batalla los aliados consiguieron tomar el pequeño puerto de Balaclava y establecieron las líneas de asedio alrededor de Sebastopol. La prensa hizo creer en la metrópoli que Sebastopol había sido tomado, pero aún tendrían que pasar dos penosos años para que dicha conquista culminara.


El tercer evento es la famosa Batalla de Balaclava, aunque en la película tan sólo veremos parte de su desarrollo. Comienza con el ataque ruso sobre los reductos defendidos por los turcos y algunos cañones ingleses. Su caída provocó una situación bastante complicada para los aliados. Históricamente, la resistencia del 93º highlanders y la carga de la Brigada Pesada desbarató el ataque ruso. Esto no se ve en la película. Lo que si está bastante bien reflejado es el hecho de que Raglan veía la batalla desde un punto elevado y podía ver los cañones británicos capturados por los rusos y la línea de cañones rusos, mientras que Lucan y Cardigan estaban a nivel del valle y sólo podían ver a estos últimos. Añadamos a eso las confusas órdenes de Raglan y la impaciencia de Nolan y ya tenemos el desastre. Por cierto hay que señalar un error de doblaje, en la versión española Nolan grita "¡A la carga! ¡A la carga!" cuando lo que grita en la original es "Is the wrong way! The wrong way!". Veinte minutos después de haber iniciado la carga sobre las baterias rusas y sufrir un contraataque de los cosacos rusos, los supervivientes llegaron a sus líneas. De los 670 que atacaron hubo 110 muertos, 32 prisioneros y 129 heridos. Pero tal y como refleja la película, cuando Cardigan se justificó por el desastre ante sus hombres estos le respondieron que si era necesario volverían.


Sin embargo la película no funcionó muy bien. En mi opinión es que se hace un poco larga y si uno no conoce algo de dicho período y circunstancias se puede hacer aburrida. Adicionalmente el mensaje anti-belicista que se quería transmitir no funciona todo lo bien que se supone. Esta claro desde el principio que todo el alto mando es una sarta de incompetentes, pero Richardson les hace decir a veces algunas cosas que resultan difícil de creerlas por lo que, paradójicamente, empiezas a pensar que quizás se haya exagerado en su retrato. Por ejemplo, a mí me cuesta creer que Raglan diga: -Será un día triste para Gran Bretaña el día que sus oficiales sepan lo que hay que hacer - eso es simplemente ridículo. Raglan fue un incompetente que llego a causar que sus tropas murieran de frío, pero no era tan estúpido. Finalmente la ficticia historia de amor entre Nolan y la mujer de su amigo (Vanessa Redgrave) es sosa y totalmente desapasionada, por lo que tampoco debió de atraer al público femenino.


Interesante para los aficionados a la época victoriana. Imprescindible para los aficionados a la historia.




(*) Aqui van unos títulos donde se discute dicho episodio bélico: "Sobre la psicología de la Incompetencia Militar", "Historia de la Incompetencia Militar" y "El valle de la muerte".




Links relacionados


Videos relacionados


15 comentarios:

Mundo Cinefilia dijo...

Hola! quieres participar del premio mejor blog de cine 2009? pásate por Mundo Cinefilia, primer banco de cinéfilos de habla hispana, a ver qué te parece!.
Te esperamos!

Santi dijo...

Precioso artículo Major Reisman, no tengo mucho que añadir sobre la película en sí porque no la he visto, y menos sobre los hechos históricos, pero sé cuando disfruto leyendo algo y esta ha sido una de esas veces.

Me apunto "La Última Carga" a la lista de pendientes, un saludo.

billy el sanguinario dijo...

Expléndido inicio de peli, nisiquiera superado por ¨la historia de una bala¨ de ¨El señor de la guerra¨. Por lo demás la peli se hace un tanto aburrida quizás por lo lejano que queda el conflicto frente a otros menos populares como la IIGM. Por cierto ya que voy a tomarme el café aprovecho para ir al almacén a encargar una tonelada de azucar para endulzarlo.

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

Partiendo de la base de que "La última carga" es el film que más fielmente refleja la realidad histórica de la Batalla de Balaclava lo cierto es que tiene ciertas debilidades que estropean lo que podría haber sido una película notable. En primer lugar creo que se cargan demasiado las tintas en el mensaje antibelicista (no en vano estamos en 1968 y el influjo guerra de Vietnam comienza a hacerse notar)que como bien señalas, distorsiona en parte la historia. Luego está ese toque "kistch" o pretencioso -en ello incluyo las animaciones, que personalemnte no me terminaron de gustar- que destila la película y que redunda en contra de su inteligibilidad. Además, la película sufre algún que otro bajón de ritmo a lo largo de su metraje, de modo que el resultado final es un film irregular.

Eso sí, hay que reconocer que la ambientación, la fotografía y la crítica a la sociedad británica de la época es de lo mejor que se ha visto en el cine. Lástima que el resto de elementos no estuvieran igual de pulidos, pues de lo contrario habría sido todo un clásico. En definitiva, una película irregular, a ratos interesante, y algo devaluada con el paso del tiempo.

Saludos

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por los comentarios

Espero que la disfrutes Santi, aunque avisado quedas de que puede parecerte lenta.

Billy, como a tí, los títulos de crédito me parecieron muy buenos, al igual que el resto de animaciones. En cuanto al aspecto melodramático estilo Jane Austen que parece insinuar el cartel, es uno de los más aburridos que yo he visionado.

Kleist, a mi las ilustraciones si me gustaron, y en cuanto al toque "kistch", bueno, es que la época victoriana es lo segundo más "kistch" que ha tenido la historia. Lo primero es la corte de Sissi. Ahora, totalmente de acuerdo con lo que dices de que exagera el mensaje antibelicista (lo de Cardigan cargando contra unos manifestantes es risible) y las bajadas de ritmo. Como bien dices, si hubieran trabajado algo más esos aspectos habríamos estado frente a un clásico.

Un saludo

Conde de Salisbury dijo...

Ay, Ay, Ay ... Esta es una de esas películas que pudo ser y se quedó en menos de lo que prometía. Como ya se ha señalado anteriormente está imbuida del espíritu crítico que surgió contra las "glorias" del Imperio Británico en la fase de descolonización en el propio Reino Unido, en cuya mitología Balaklava disfrutaba de un papel eminente, y fue desarrollado en algunos títulos de la British New Wave. Por eso se cargan las tintas en aspectos que, sin dejar de ser verdad, tal vez se llevan en exceso a la parodia. La incompetencia de los mandos superiores, británicos, franceses (estos menos) y rusos era cierta, las deficiencias de la logística y la sanidad abismales, pero lo que marcó la diferencia en el resultado de la contienda fue la calidad de los mandos subalternos, a nivel de brigada y batallón, donde la superior calidad de los británicos se puso de manifiesto como se refleja en los dos encuentros de Inkerman.
Por otra parte, podemos distinguir la batalla de Balaklva en cuatro fases: la primera en la que los rusos desalojan a los turcos (sí turcos, no británicos como en la película) de los reductos de las alturas. La segunda en la que la caballería rusa es detenida por el fuego de un solo regimiento de highlanders escoceses peligrosamente extendido para cubrir el sólo el acceso al puerto de Balaklava (dando origen a la expresión "la delgada línea roja"). La tercera en la que la Brigada de caballería Pesada británica carga y rechaza con notable a sus posiciones de partida a la caballería rusa, superior en número. Y la cuarta, la carga de la Brigada Ligera contra los cañones, la parte de la batalla que se toma por el todo. Como se puede ver la acción fue más compleja de lo que se ve en el film.
Además Richardson se tomó demasiadas licencias históricas para mi gusto. Por ejemplo, Nolan y Cardigan nunca sirvieron en el mismo regimiento: Nolan era del 15º de Húsares, mientras que Cardigan fue coronel del 11º de Húsares. Los reductos que los rusos toman al principio de la batalla no estaban defendidos por contingentes británicos sino por tropas turcas. Como comenta en un libro posterior el asesor militar de la película, John Mollo, Richardson alteró deliberadamente los uniformes (en especial de la caballería) para reforzar los aspectos visuales: en realidad solo el 11º de Húsares utilizaba pantalones granate (se les apodaba los "Cherry Pickers"). La historia de la relación entre Lord Cardigan y Fanny Duberly es completamente inventada (la citada señora sí estuvo en Crimea donde era muy apreciada por las tropas que la apodaban "señora Jubilee"). Y no sigo para no hacerme pesado. Concluyendo, creo que podría haber sido una buena película bélica e histórica, pero no llegó a ello.

Conde de Salisbury dijo...

Ay, Ay, Ay ... Esta es una de esas películas que pudo ser y se quedó en menos de lo que prometía. Como ya se ha señalado anteriormente está imbuida del espíritu crítico que surgió contra las "glorias" del Imperio Británico en la fase de descolonización en el propio Reino Unido, en cuya mitología Balaklava disfrutaba de un papel eminente, y fue desarrollado en algunos títulos de la British New Wave. Por eso se cargan las tintas en aspectos que, sin dejar de ser verdad, tal vez se llevan en exceso a la parodia. La incompetencia de los mandos superiores, británicos, franceses (estos menos) y rusos era cierta, las deficiencias de la logística y la sanidad abismales, pero lo que marcó la diferencia en el resultado de la contienda fue la calidad de los mandos subalternos, a nivel de brigada y batallón, donde la superior calidad de los británicos se puso de manifiesto como se refleja en los dos encuentros de Inkerman.
Por otra parte, podemos distinguir la batalla de Balaklva en cuatro fases: la primera en la que los rusos desalojan a los turcos (sí turcos, no británicos como en la película) de los reductos de las alturas. La segunda en la que la caballería rusa es detenida por el fuego de un solo regimiento de highlanders escoceses peligrosamente extendido para cubrir el sólo el acceso al puerto de Balaklava (dando origen a la expresión "la delgada línea roja"). La tercera en la que la Brigada de caballería Pesada británica carga y rechaza con notable a sus posiciones de partida a la caballería rusa, superior en número. Y la cuarta, la carga de la Brigada Ligera contra los cañones, la parte de la batalla que se toma por el todo. Como se puede ver la acción fue más compleja de lo que se ve en el film.
Además Richardson se tomó demasiadas licencias históricas para mi gusto. Por ejemplo, Nolan y Cardigan nunca sirvieron en el mismo regimiento: Nolan era del 15º de Húsares, mientras que Cardigan fue coronel del 11º de Húsares. Los reductos que los rusos toman al principio de la batalla no estaban defendidos por contingentes británicos sino por tropas turcas. Como comenta en un libro posterior el asesor militar de la película, John Mollo, Richardson alteró deliberadamente los uniformes (en especial de la caballería) para reforzar los aspectos visuales: en realidad solo el 11º de Húsares utilizaba pantalones granate (se les apodaba los "Cherry Pickers"). La historia de la relación entre Lord Cardigan y Fanny Duberly es completamente inventada (la citada señora sí estuvo en Crimea donde era muy apreciada por las tropas que la apodaban "señora Jubilee"). Y no sigo para no hacerme pesado. Concluyendo, creo que podría haber sido una buena película bélica e histórica, pero no llegó a ello.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el detallado comentario Conde.

Coincidiendo contigo en que se toma unas cuantas licencias históricas creo que algunas están justificadas. Por ejemplo la de poner a Nolan en el mismo regimiento de Cardigan para justificar la animadversión de ambos. Así además se mantiene el status de "héroe" de Nolan, porque si hubieran relatado el porqué se destaban, entonces Nolan no habría quedado tan "positivo". Por cierto, el asesor militar al que haces referencia estuvo a punto de dimitir porque Richardson quiso disfrazar a los Coldstream de azul, ya que era un color que según él, quedaba mejor en la pantalla.

Un saludo

Trecce dijo...

Tengo debilidad por esta película.
Aprovecho para darle la enhorabuena por su blog que no conocía. Muy interesante, cuando tenga un ratillo me daré un buen paseito por él, con su permiso.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Trecce. Espero que disfrutes del paseo.

Un saludo

Anónimo dijo...

Buenas, tras una larga ausencia, regreso para decirte que a mi esta peli me encanta, no la veo con rigor histórico, simplemente me gusta el romanticismo con el que se hizo, está claro que es propganda, pero personalmente, me encanta

Un abraz major, Guderian

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Guderian

Bueno, una cosa no quita a la otra. A mi tambien me gusta bastante, aunque debo reconocerle sus limitaciones. Pero es curioso, un cierto aire a rimanticismo si tiene.

Un saludo

voivodayarema dijo...

He descubierto ayer este blog de pura casualidad y me lo estoy pasando, nunca mejor dicho, cañón.

Vi La Última Carga hace lo menos quince años y me gustó bastante. No me aburrió en absoluto y me encantaron los guiños al Punch. No sé si se trata de un guiño a las novelas de Harry Flashman, pero lo cierto es que MacDonald Fraser lo cita constantemente en sus novelas. El resultado de la animación es muy "pop", pero es que era la época.
¡Lo que son las casualidades de la vida! Descubro ayer este blog al volver de comprar siete cajas de soldaditos de plástico de la guerra de Crimea ¡Toma jeroma pastillas de goma!

A la orden, Major.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario voivodayarema.

No creo que se trate de un guiño porque la película es de 1968 y el primer libro de Harry Flashman es de 1969. Puede que sea al contrario.

Un saludo

voivodayarema dijo...

Pues muchas gracias por la aclaración. Sabía que Fraser (y me he leido diez novelas suyas) empezó la serie por los años sesenta, pero ni idea de la fecha.

A lo mejor fue como dices.

Un saludo.