Bienvenido

El blog no está muerto pero como podéis comprobar no puedo dedicarle el tiempo que necesita. Si alguien quiere una breve explicación del parón la encontrará aquí. Iré publicando películas y contestando a los comentarios poco a poco. Gracias por vuestra paciencia, atención e interés.

Actualmente hay 269 películas comentadas

En los siguientes links puedes encontrar todas las películas comentadas, bien ordenadas alfabéticamente o bien clasificadas por períodos históricos.

Los links a otros sitios van en negrita, mientras que los links a videos van en verde. Al final del comentario aparece una lista de videos relacionados.

Si te interesan otros aspectos de las películas de guerra puedes visitar Cine de Guerra.

Y si quieres colaborar con el mantenimiento del sitio se agradecería mucho que clikearas en alguno de los anuncios.


domingo, octubre 09, 2011

Cuando éramos soldados (We Were Soldiers)

origen de la imagen


"Cuando éramos soldados" está basada en el libro "We were soldiers once... and young" escrito conjuntamente por dos de sus protagonistas: el coronel Harold G. Moore y el periodista Joseph L. Galloway. El libro narra la formación del 7º Regimiento de Caballería Aerotransportada y su posterior participación en la Batalla de Ia Drang, el primer enfrentamiento a gran escala de los norteamericanos durante la Guerra del Vietnam.

El libro es de 1992 (no lo he leído) y la película se estrenó diez años después. En cierta forma esta cinta refleja como la sociedad norteamericana había conseguido asimilar la derrota de Vietnam y ya no veía su participación en el conflicto con vergüenza, sino con orgullo. Los soldados y sus familias están preocupados por ir a combatir, pero no se plantean el porqué deben hacerlo; su nación se lo demanda y ya está. Hay que recordar que la acción se desarrolla en 1965, y para la sociedad estadounidense del momento lo de la "expansión comunista" era una amenaza real (la crisis de los misiles fue en 1962). Tampoco debemos olvidar que la película, aunque estrenada en marzo del 2002, fue rodada antes del 11 de septiembre del 2001. Así que sigue un poco la estela de "Black Hawk derribado". Y de manera similar nos intenta mostrar qué ocurría y qué se pensaba al "otro lado de la colina". En esta cinta los combatientes vietnamitas ya no son solamente el incansable y escurridizo fantasma de la jungla de anteriores producciones y por fin les vemos como combatientes organizados con sus mandos, sus virtudes y sus carencias.

La película se inicia con un monólogo en el que se hace un homenaje a todos los caídos en la batalla, fueran estos norteamericanos o vietnamitas. Luego se da paso a la secuencia que nos muestra una emboscada vietnamita que aniquila por completo a una unidad francesa. El momento es junio 1954 y la unidad gala es identificada como el Groupement Mobile No.100 de la Legión Extranjera. Si bien es cierto que había un Groupement Mobile No.100 este no pertenecía a la Legión y no fue completamente aniquilado durante dicha emboscada. En realidad fue un enfrentamiento mucho mayor. Se trata de la Batalla del paso de Mang Yang, el último enfrentamiento de la Guerra de Indochina. El Groupement Mobile No.100 era una fuerza de tamaño regimental (unos 2.500 hombres) que estaba desplegada en las colinas del centro del país. Los franceses decidieron retirarla para evitar un segundo "Dien Bien Phu". En el camino fueron emboscados por unos 1500 vietnamitas. Los ataques se realizaban en repetidas ocasiones a lo largo de la carretera por donde se retiraban los franceses y tras una lucha de cinco días acabaron perdiendo toda la artillería, el 85% de los vehículos y el 75% de sus hombres. Los vietnamitas tan sólo 147 muertos y 200 heridos. Tres días después del desastre se firmó el alto el fuego definitivo.

Saltamos entonces a los Estados Unidos. Allí se nos muestra al coronel Moore (Mel Gibson), padre y militar ejemplar, al que se le ha ordenado instruir a la primera unidad aerotransportada por helicópteros del ejército estadounidense. Desde el primer momento sabe que su destino será Vietnam así que se pone a estudiar el desastre francés e intentando no cometer los mismos errores que estos. Ayudado por el duro sargento Plumley, entrenará a sus tropas y sobre todo a sus mandos, para intentar no acabar como Custer en Little Big Horn. En paralelo se nos muestra a las esposas de los soldados lideradas por Julia Moore (Madeleine Stowe), intentando hacer llevadera la vida de esposa de militar. Destacaría la escena en la que el presidente Johnson anuncia el envío de más tropas y Madeleine Stowe con una cara preocupada y triste dice a sus compañeras que se pongan sus mejores vestidos, porque ellos querrán celebrarlo. Como es lógico, en la ceremonia de despedida el coronel Moore arenga a las tropas haciendo ver que la unidad es una mezcolanza de personas de distintos orígenes pero que todos deben de actuar conjuntamente. Al día siguiente inician su periplo al Vietnam.

Con otro salto temporal vemos a Moore y al sargento Plumley en Vietnam junto con sus tropas. Allí les ordenan perseguir a una fuerza vietnamita que ha atacado un puesto de avanzada y que se han refugiado en las montañas. Comienza así la batalla de Ia Drang, que ocupa las dos terceras partes del film. Aunque se centra sobre todo en lo que realizan los norteamericanos, también veremos la planificación de la batalla desde el punto de vista del coronel Nguyen Huu An. En la película es un veterano del paso de Mang Yang, aunque en realidad donde combatió fue en Dien Bien Phu. En todo momento intentará utilizar su superioridad numérica para romper las líneas norteamericanas y flanquearlas. Sin embargo el apoyo aéreo y artillero estadounidense evitó que cumplieran sus objetivos.

Paralelamente a la batalla se nos muestra también que es lo que ocurre en los Estados Unidos. Las esposas empiezan a recibir telegramas del Secretario de Defensa. Pero las notificaciones son enviadas con un taxista, como si fuera una multa de tráfico. Así que la esposa de Moore decide que ella se hará cargo de entregar las cartas para así confortar a las viudas. Sus protestas ante el ejército provocó que se cambiara la forma de entregar dichas notificaciones, delegándolo a un dúo formado por un capellán y un oficial. La prensa también tiene su papel. Joseph Galloway se embarcó en un helicóptero y llegó al campo de batalla durante la primera noche. Se vio forzado a combatir e incluso llegó a ser condecorado por ello. Evidentemente su relato periodístico causó sensación en los EEUU, sobre todo al relatar como el napalm acaba con dos de los soldados y sus intentos de ayudarles.

Las escenas de combate están correctamente rodadas, y en opinión de los autores del libro, las acciones de la pantalla reflejan bastante bien lo que ocurrió en la realidad. La lucha se desarrolló durante tres días y finalmente acabó en un empate. Los norteamericanos proclamaron que había caído 10 enemigos por cada estadounidense. Sin embargo los vietnamitas se retiraron, pero no fueron destruirlos. Y aprendieron una valiosa lección: buscar el combate a corta distancia para así neutralizar la tremenda potencia de fuego norteamericano. Sin embargo a los productores no debía de gustarles la idea del empate y decidieron que la batalla debía de acabar con una victoria estadounidense. Ahí es donde metieron la pata hasta arriba. Si los productores se hubieran ceñido a la historia real, la película estaría mejor considerada. Pero en lugar de eso debieron de pensar que había que aprovechar a Mel Gibson y realizar una carga a la bayoneta calada al estilo "Braveheart". La secuencia, aunque espectacular, es bastante increíble. De todas formas eso no fue el fin de la batalla, pues en zona de Ia Drang se combatió por cerca de un año y al final los norteamericanos acabaron retirándose. Supongo que para arreglar las cosas insertaron la secuencia del comandante vietnamita regresando al campo de batalla una vez se han ido los americanos y cogiendo la banderita yanqui.

Entre los aspectos curiosos podemos citar el hecho de que los Intruder que aparecen pertenecen al metraje de la película "El vuelo del Intruder". Otra curiosidad es lo que le paso al actor vietnamita Don Duong, que interpreta al comandante vietnamita. Resulta que no les gustó nada que su personaje ordenara la masacre de franceses o norteamericanos heridos, así que le acusaron de traidor, le expulsaron del gremio de actores e incluso se le "invitó" a confesar sus crímenes. Evitó la cárcel gracias a las presiones internacionales, pero al final se vio obligado a emigrar. Ahora vive en San Francisco.

Una película correcta en su mayor parte, a pesar de las concesiones al patrioterismo yanqui.

Vídeos relacionados

11 comentarios:

Piru dijo...

Yo también recuerdo el estilo de la película muy cercano a Black Hawk Derribado, de hecho la proximidad temporal me hizo ir a verla al cine, pues Black Hawk se me había pasado y no quería cometer otro error similar.
Cuando éramos soldados es peor película que Black Hawk en muchos sentidos, pero no es una mala película.
Creo que me echa un poco para atrás un pequeño tufillo propagandístico en el discurso de Mel Gibson, que también me recuerda mucho a la idea Braveheart (como tu bien señalas). Es una guerra que para ellos supone cuestiones muy personales, por eos no sabría decir si esa propaganda es mala o buena, pero lo cierto es que puede identificarse.
A pesar de esto, como película bélica es una buena cinta, también como historia del Vietnam. Me gustó la parte en que se ve la retaguardia con las mujeres recibiendo las cartas, algo que no suele mostrarse en una "película de guerra"

Un abraazo Major!

Myles dijo...

He leído el libro; es denso en la descripción (vamos, que no es una novela), pero merece la pena si os interesa el asunto.
Saludos, Mayor

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

Creo que la palabra que mejor define a esta película es "asepsia" narrativa. Se nota que es una película americana, pero con ciertas dosis de sensibilidad o corrección política impuesta por los tiempos recientes. La elección del relato es toda una declaración de intenciones: una lucha de unidades norteamericanas contra el ejército regular vietnamita. Una lucha de igual al igual en la que por añadidura los USA boys no arrasaban aldeas civiles, sino que además eran los sitiados por el enemigo (efecto "El Alamo" asegurado, el sitiado tiene las simpatías del público).

Creo que hay una escena que define a la perfección las intenciones del film, aquella en que vemos a Mel Gibson arrodillado rezando con su hija, y la camara enfoca sus botas militares junto a los pequeños pies de esta. Como diciendo "vamos a combatir por nuestras familias". En fin, americanada padre, que eso sí, cubre expediente mostrando de pasada la otra visión del conflicto (por fin Hollywood ha aprendido algo), pero eso sí, sin profundizar para nada en la justicia o injusticia de la guerra.

En definitiva, una película correcta desde el punto de vista estrictamente bélico, pero bastante falta de profundidad argumental. A mi me dejó más bien frio.

Saludos

Conde de Salisbury dijo...

Mi impresión es bastante similar a la de mis predecesores. Aunque sus aspectos bélicos son notables, acaba teniendo un "nosequé" que la impide ser del todo buena. Si la memoria no me falla un joven oficial fallece diciendo lo contento que está de moriri por su país ... demasiado tufillo patriotero como ya han apuntado antes.

Una pequeña nota. Como acertadamente señala el mayor, el Groupement Mobile 100 no estaba formado por tropas de la Legión. Una de sus unidades constituyentes era el viejo Bataillon de Corée, que hasta el año anterior había formado la contribución francesa a las fuerzas de la ONU en Corea.

Wittmann dijo...

Buenas Reisman.

Para mi gusto proamericanismo por doquier (nada extraño atendiendo al origen del film) sobre todo desde el momento en que se apartan del criterio histórico al grabar y mostrar una victoria donde no la hubo. No obstante sí tiene muchas cosas que señalar, tanto en lo técnico (me quedo con la importancia del helicóptero americano en el "Séptimo de caballería"), como en lo táctico (como afirmas en lo relativo al combate cercano para minorar el potencial americano, algo tomado del Ejército Rojo en Stalingrado), o lo casi poético del recuerdo de Duster. El comienzo es genial también.

Un saludo.

Badarbaro dijo...

Me gusta mucho tu entrada,ya tienes un nuevo seguidor y te dejo mi Blog de Cine Badarbaro
por si quieres hacerme una visita!!

sikander dijo...

De acuerdo con todos los comentarios. Poco mas se puede añadir, de lo que ya se ha dicho. A mi me gusta esta pelicula, pero no la considero una gran pelicula. Todos hablamos de Black Hawk Derribado, pero esta ultima si es soberbia y redonda. Una de las ultimas peliculas como actor de Mel Gibson, que es un buen actor, pero como director (con las pocas peliculas que ha dirigido), para el que esto escribe es grandioso.

Javi dijo...

Inmenso a mi parecer Mel Gibson y su personaje en este film. Grande al ser realmente el primero que pisa el infierno y el último que lo abandona.

http://javitodocine.blogspot.com

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias a todos por los comentarios.

Piru, efectívamente tiene un tono propagandístico que no la hace bien, pero no creo que sea el discurso. Ese discurso es el que esperaría de un comandante que va a mandar sus tropas al campo de batalla. La propaganda está en esa carga final que nunca existió.

Myles, voy a seguir tu recomendación, ya que me he bajado el libro de la red.

Kleist, bueno, a mí no me extraña que un soldado norteamericano pensara eso en los años 60, e incluso no me extrañaría nada que lo pensara en la actualidad. Otra cosa es que lo pensara en el campo de batalla, pero según el libro, el discurso de soy feliz de morir por mi país que da el moribundo es auténtico. Coincido contigo en que no profundiza lo suficiente y quizás por eso no es una gran película.

Mi estimado Conde, ya he indicado la veracidad de dicho asunto que traéis a colación. Muchas gracias por apuntar el interesante detalle de la participación en la Guerra de Corea, desconocía el dato.

Wittman, al parecer la lección de la aproximación la aprendieron de esta batalla, no de Stalingrado. Ya dice el refrán que nadie escarmienta en cabeza ajena.

Gracia por la visita Bardabaro.

Sikander, coincido contigo en que Gibson es un gran director si atendemos a la ratio película dirigida/nº de éxitos.

Javi, eso es lo que se llama dar ejemplo. De hecho es frecuente en las tropas aerotransportadas.

Un saludo

Ritadtorres dijo...

lau - minijuegos:
vi la película...y más alládelo que pudieron haber sufrido esos hombres..Me hizo pensar en las esposas, madres, hermanas y allegadas de los hombres que fueron a defender con su vida su país.. Me tensionaba la idea de que cada vez que iban los militares a visitarlas era porque habían perdido a un hombre..Saludos!!
minijuegos

alfredo garcia dijo...

Aunque es una peli entretenida no me gustó su patrioterismo además de que ciertas secuencias sobraban como esa del soldado fotógrafo sacando fotos mientras con la típica musiquilla triste sus imágenes se mezclan con otras de ¨desastres de la guerra¨. Impresionante el ataque de Napalm y el tipo cocinado vivo al que intenta ayudar el fotógrafo, un típico inserto de Gibson al que la violencia gratuita y el gore se la ponen dura.