Bienvenido

El blog no está muerto pero como podéis comprobar no puedo dedicarle el tiempo que necesita. Si alguien quiere una breve explicación del parón la encontrará aquí. Iré publicando películas y contestando a los comentarios poco a poco. Gracias por vuestra paciencia, atención e interés.

Actualmente hay 269 películas comentadas

En los siguientes links puedes encontrar todas las películas comentadas, bien ordenadas alfabéticamente o bien clasificadas por períodos históricos.

Los links a otros sitios van en negrita, mientras que los links a videos van en verde. Al final del comentario aparece una lista de videos relacionados.

Si te interesan otros aspectos de las películas de guerra puedes visitar Cine de Guerra.

Y si quieres colaborar con el mantenimiento del sitio se agradecería mucho que clikearas en alguno de los anuncios.


domingo, septiembre 27, 2009

Hitler: el reinado del mal (Hitler: the Rise of Evil)






Hitler: el reinado del mal” es una miniserie de televisión producida por la CBS de 2 horas y media de duración dedicada a uno de los hechos históricos más interesantes, pero menos representados en la pantalla: la juventud de Adolf Hitler y su llegada al poder.

Probablemente no soy el único que siente una mezcla de fascinación, curiosidad y perplejidad cuando estudia el período histórico que culminó en la llegada de Adolf Hitler al poder. El nacional-socialismo no fue la primera, ni por desgracia la última, ideología totalitaria en llegar al poder de una nación. Sus primos-hermanos, el comunismo y el fascismo, lo habían hecho antes; el primero por la fuerza de las armas tras una guerra civil, el segundo tras aprovechar las debilidades del sistema democrático para dar un golpe de estado. Ese último fue el método empleado por Hitler. Tampoco fue muy original en su forma de mantenerse en dicho poder: alienar a la sociedad en torno a un objetivo común anulando las libertades individuales, instaurar un estado policial y practicar una política expansiva hacia el exterior. En lo que fue “original” el nazismo es que llegó al poder con un personajillo como Hitler en una de las sociedades más avanzadas de mediados del siglo XX y que casi consigue llevarla a la edad de piedra en tan sólo 12 años.

Esperaba ver en esta película cómo fue posible que alguien que era un aspirante a pintor, sin estudios superiores, cuyo principal mérito es que había sido héroe de guerra, pudiera llegar a ese puesto y en esa nación. Porque cuando se compara al tío Adolfo con otros dictadores de esa época encuentra sustanciales diferencias. El tío José llegó al poder como resultado de una lucha interna dentro del PCUS, pero ese partido ya estaba mandando en la URSS. El tío Paco era general y había llegado tras ganar una guerra civil. El que más se le parece es el caso del tío Benito, pero éste tenía estudios, era periodista, y tuvo experiencia política antes de que tomara el poder. Adolfo en cambio llega utilizando una estrategia basada en ser un ídolo de masas utilizando los más modernos medios de comunicación de la época, fundamentalmente la radio y el cine. Fue un auténtico líder mediático. En opinión de Charles Chaplin, Hitler era uno de los más grandes actores porque sabía dar al público lo que éste le pedía. Manejaba a las masas como un artista, y no como un político. Viendo las cintas de los mítines y ceremonias nazis uno piensa que hay mucho de verdad en esa aseveración.

Ciertamente la película explica de manera bastante detallada los pasos que van a llevar a Hitler al poder. Veremos su fracaso para entrar en la escuela de arte, su participación en la Primera Guerra Mundial, su introducción en la política, el putsch de Munich, su encarcelamiento, sus relaciones sentimentales, y finalmente la toma del poder. Todo eso esta ahí, es la historia del "Hitler demagogo", de la formación del líder de masas que volvió loca a la llamada kulturnation. Pero la película es defraudante. Cuando termina se tiene la sensación de que se ha visto un documental dramatizado bastante mediocre a pesar del elenco de actores.

Uno de los motivos es que Robert Carlyle no hace un buen Hitler. Si hay una cosa en la que todos los estudiosos del nazismo coinciden es que Adolf era capaz de mesmerizar a las multitudes. Sin embargo cuando uno ve a Carlyle dar su primer mitin en una cervecería lo primero que piensa es que si Hitler hubiera hablado, le habrían echado monedas. El Hitler de Carlyle es demasiado histérico para ser tomado en serio. Esa histeria es la esperable en el Hitler de 1944, no en el de 1920 o el de 1930. Carlyle no es el único actor que no da la talla. El resto del reparto parece competir con él en demostrar que lo pueden hacer peor. Ernst Röhm es interpretado por Peter Stormare, que se parece a dicho personaje tanto como un huevo a una castaña. Algo similar ocurre con el personaje de Ludendorff, que es representado como un estúpido ignorante pelele manejado por Hitler. Otros rostros conocidos son Julianna Margulies (Helene Hanfstaengl), que no consigue desencasillarse de su papel de enfermera en la serie ER, Liev Schreiber (Ernst Hanfstaengl), Matthew Modine (Fritz Gerlich) y Peter O’Toole penosamente maquillado como canciller Hindenburg. Para rematar el desastre, personajes esenciales para entender el nazismo como Goebels, Hess o Goering son reducidos a meros comparsas anecdóticos, !Y Himmler ni siquiera aparece!

El segundo motivo es el maniqueísmo infantil de la cinta. Inicialmente se pensó en realizar una recreación lo más fiel posible a la historia y para ello se contrató al historiador Ian Kershaw como asesor. Pero éste abandonó el proyecto ante la gran cantidad de inexactitudes, cuando no auténticas falsedades, que tenía el guión. Y es que al parecer los productores tenían muy claro que si Hitler fue la encarnación del mal sobre la tierra, debía de serlo desde la niñez. No podía haber realizado actos buenos en ningún momento de su vida. Todo en él debía de haber sido malo o perverso. Así le vemos golpear cruelmente a su perro, cuando está comprobado que era un gran amante de los animales. Por supuesto la Cruz de Hierro de primera clase se la gana porque es un pesado con su coronel de origen judío al que no para de decirle -¡Me la ha prometido! ¡Me la ha prometido!- ¿De verdad hay alguien que se crea eso? La Cruz de Hierro es una condecoración al valor que no se daba a cualquiera (y mucho menos en plena IGM). Hitler fue condecorado dos veces y la Cruz de Hierro de primera clase sólo se daba por actos de gran valor. Hitler realizó dos actos de valentía, nos guste o no.

El resultado es que Hitler es representado como un tipejo despreciable, rencoroso y solitario (que para eso es "el malo" por si no nos ha quedado claro). En la escena de los mítines en la cervecería incluso se le ve escupir, cuando se sabe que era exageradamente pulcro. Por lo que no se puede evitar pensar que si hubiera sido una persona con esa falta de carisma y con la mitad de antipatía que se muestra en esta producción, estoy seguro de que no sólo no le hubieran dejado hablar, es que dudo mucho que le hubieran dejado entrar en cualquier cervecería de Munich. En el resto de la cinta, Carlyle se esfuerza en mostrar lo malo y retorcido que era Hitler. No sentía compasión por nadie, utilizaba a todo el mundo, era abstemio y no fumaba como si fuera un fanático religioso (en realidad bebía, aunque poco). Y sobre todo, gritaba, gritaba y gritaba, tanto en público como en la intimidad. Así que nuevamente te preguntas ¿Cómo un tipo así tuvo tantos seguidores?

Resumiendo. Mejor verse un documental como “Nazis, un aviso de la historia” a esta miniserie.




Links relacionados:
Videos relacionados:

  • Inicio (a partir de aquí pueden encontrarse el resto de enlaces)


23 comentarios:

Tomás Serrano dijo...

La serie que recomiendas (Nazis, un aviso de la historia) está muy bien, por lo menos para un profano en la materia. Además es de las que no tienen actores interpretando absurdamente situaciones que son más interesantes con imágenes de la época o, caso de no existir, en la voz del narrador.

Vagabundo en la red dijo...

La pregunta que acabas lanzando es fácil de responder: porque Hitler no era como lo pintan en el cine, sencillamente eso.

La cultura oficial anglosajona, dada su naturaleza religioso-mesiánica, tiende a interpretar la Historia en clave esotérica (coincidiendo en esto con los nazis). Así, el "monstruo" era el "anticristo" que amenazó el progreso de la humanidad, etc., etc. Como el demonio, el Mal fue vencido por el Bien, conviene recordarlo aunque sea en forma de supositorios cinematográficos...

Espero que nadie piense que simpatizo lo más mínimo con el nacionalsocialismo: en absoluto lo hago. Sólo que he tenido ocasión de ver esta teleserie y, como casi todo lo subvencionado o (como es el caso concreto) impulsado desde el Estado, supone un insulto a la inteligencia del espectador.

Hitler fue, en mi opinión, una desgracia para Europa, por cuanto causó y por cuanto conllevó su movimiento, y la propia derrota de su movimiento, dejando el continente en ruinas. Pero evidentemente, tanto él como aquel partido fueron consecuencia de unos tiempos dados, unas circunstancias, contradicciones, etc., de modo que pintarlo, como se hace en esta "obra", como un resentido demente, es renunciar a una postura crítica, aun demoledora, y conformarse con la demagogia comercial (que es una buena forma de engrosar el talonario).

Decir, por último, que Carlyle, desde su aparición en las películas de K. Loach y tras aquella comedia amarga sobre el paro, ha ido cayendo en picado, arrastrado por la marea del peor cine comercial.

Ramón Monedero dijo...

Es un error muy común eso de demonizar a Hitler como si fuera el mismísimo Lucifer, cuando lo inquietante de Hitler es que era un ser humano, con sus debilidades, son sus sentimientos, con sus bondades, seguro, pero que en última instancia se comportó como un monstruo. Eso es lo aterrador...

Athena dijo...

Querido Major Reisman:

Gracias por este post. Una compañera de trabajo me recomendó esta miniserie encarecidamente, pero veo que no merece la pena. Apunto, sin embargo, "Nazis, un aviso de la historia", a ver si la pillo por ahí. Si sabe de algún link, por favor, dígamelo. Gracias anticipadas.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por los comentarios

Tomás, como bien indicas la serie es muy buena y también soy de la opinión de usar las imágenes de la época. De todas formas, a mi no me molestan que haya actores en un documental si está bien hecho, (veasé "Anibal, el peor enemigo de Roma").

Vagabundo, ¿Hay algún personaje que haya sido reflejado en la pantalla como realmente era? En mi opinión, no. En cuanto a la CBS, que yo sepa es una cadena privada. La televisón pública estadounidense es la PBS y no depende del estado federal (ni del gobierno estatal).

Totalmente de acuerdo contigo Ramón. Lo más terrible de Hitler es que era un ser humano, y no un ser sobrenatural. No se donde leí que no deben de ser los muertos los que nos causen terror, sino lo que los vivos nos hacen.

Querida Athena, en google videos la tienes. Aquí tienes uno de los links y a partir de ahí sacas el resto. También lo puedes encontrar en la mula.

Un saludo

Athena dijo...

Muchas gracias, Major.

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

Muy de acuerdo con tu comentario. La verdad es que este telefilm vino a llenar un vacio cinematográfico significativo, ya que hasta la fecha no hay biopics que muestren el ascenso al poder de Hitler. El problema es que la forma en que lo hace es bastante simplona y en algunos momentos, llena de inexactitudes históricas. Me llamó especialmente la atención cuando Luddendorf es completamente dejado de lado para preparar el famoso "Putsch de la cervecería" de Noviembre de 1923. La realidad es que Luddendorf jugó un papel importantísimo en el golpe, al ponerse, junto con Hitler, al frente de la marcha que se dirigía a la sede del gobierno, y fue frenada en seco por los disparos de la polícia bávara.

Además, está claro que Carlyle no da el tipo como Hitler. Esta es otra de esas historias que aun aguardan una buena película (o al menos mejor que esta) para se contadas.

Saludos

Gretel dijo...

Jajajaja... son muy graciosas las películas que hacen esos sebosos americanos sobre nuestra historia. No hay una alemana guapa en esas películas. Para guapas sus mujeres, claro, con peso de ballenas.
Besos.

Apañó dijo...

Escribe el major:

"Esperaba ver en esta película cómo fue posible que alguien que era un aspirante a pintor, sin estudios superiores, cuyo principal mérito es que había sido héroe de guerra, pudiera llegar a ese puesto y en esa nación."

¡Mira que llegas a ser cachondo!
¿Acaso no han llegado al poder personajillos mediocres y necios como zETAp o Montilla (sin titulación universitaria este último)?
Hitler, al menos, fue héroe de guerra, pero los miserables que nos desgobiernan ni siquiera tienen "sangre en las venas".

Saludos.

Santi dijo...

Ya comenté en la reseña de von Kleist que a mí este telefilm me gustó bastante y me mostró un punto de vista que no conocía de Adolf Hitler. El hecho de que mostrasen su historia justo hasta su ascensión me pareció de lo más sorprendente y original.

Personalmente creo que Robert Carlyle hace uno de los mejores papeles de su carrera, sin olvidarme de su Begbie de "Trainspotting". Quizá está demasiado histriónico, pero creo que su papel está llevado a cabo con gran destreza. De todos modos, si hay inexactitudes con respecto al personaje creo que serían más bien culpa del guión y de las exigencias del director que del actor.

Sí que es verdad que el corte de la película es demasiado "barato", muy de telefilm (de los de antes, porque los que se hacen ahora son acojonantes; por cierto, recomendación imprescindible que no sé si he hecho ya: "John Adams") pero igualmente mantiene el tipo en mi opinión, y es bastante destacable.

Un saludo Major, como siempre un excelente artículo.

Chinasky dijo...

Muy bueno, Apañó, jejejeje. Los politicos de hoy solo hacen heroicidades con el erario público. La crítica ya lo dice todo en su sintesis: teleserie para sectarios. Carlyele se parece tanto a Hitler como una rata a un pomelo.

El papá de Gretel

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por los comentarios.

Kleist, es que el tratamiento del personaje de Ludendorff es de juzgado de guardia. Totalmente de acuerdo contigo en que esa más que interesante historia aún espera una gran película.

Gretel, sin comentarios.

Apaño, en mi frase te recalco el final: "esa nación". Lo que ocurre en esta piel de toro hace tiempo que ya no me sorprende.

Santi, coincido contigo en que Carlyle es un buen actor y que quizás aquí fuera el director o el guionista el que le hiceron que actuara tan histriónicamente. Pero cuando Carlyle hace un buen papel normalmente los parabienes se los lleva eél y no el director o guionista. Así que aquí lo mismo. Como he dicho antes a Kleist, la historia es muy interesante (y así lo reconozco en la reseña) pero en mi opinión no está bien interprretada y por eso tiene ese aspecto de telefilm barato. Y aprovechando la mención de "John Adams". Es un pedazo de serie (algún día la comentaré), y si te das cuenta uno de sus aspectos fuertes es que te muestra tanto los aspectos positivos como negativos del personaje de John Adams y de otros. Eso es precisamente el punto flojo de esta. Los malos son demasiado malos, tanto que se convierten en personajes inverosímiles.

Un saludo

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Chinasky. El tuyo ha salido justo cuando he publicado el mío anterior.

No creo que sea una teleserie para sectarios. Es simplemente una teleserie mal hecha.

Un saludo

billy el sanguinario dijo...

Es que ponerlo como uno de los ¨niños del Brasil¨ creciditos ya no colaría a éstas alturas. Que uno sea un cabrón no quita que no tenga aficiones o que se lleve bien con algunos. Quizás hubiese hecho falta un cineasta con más cojones y menos cabeza pensando en lo que le caerá por parte de sus productores (algunos de ellos judíos y justificadamente resentidos con el mito).

Recomiendo cierto documental del canal histórico sobre un libro de fotos encontrado en el campo de Auswichtz en el que salían los típicos nazis de juerga o de escursión y con una vida social bastante normalita.

JFM dijo...

Para todos los amantes de la historia de la Segunda Guerrr Munidial les aconsejo que visiten http://usswashington.com/worldwar2plus55/index.htm
que es la mejor historia de la 2GM que hé leido aunque desafortunadamnte se pare en el 11N de 1942.

En ella hay unos capitulo sobre la Alemania de la preguerra y sobre la juventud de Hitler.

Pues pesto que el mayor habla del tratamiento de Bueno pues en su juventud Hitler no era mas antisemita que sus contemporaenos y tras la muerte de su madre por ahi por 1920 su antisemtismo no le impidio escribir una carta cortés e incluso cordial agredeciendo al medico judio de su madre por como lo habia atendido.

También que el holcausto, la idea de que un recien nacido ha de ser matado por el simple hecho de haber nacido, no está en Mein Kampf, eso vino mas de una decada después.

JFM dijo...

Rectificacion. La muerte de la madre de Hitler fué en 1907 y Hitler que para aquel entonces ya culpaba a los judios por todos los males del mundo, incluyendo el que le catearn en la acedemis de pintura, mandó no una sino varias cartas de agradecimiento al medico judio de su madre.

Por otra parte el link que d&iacute: solo cubre la guerra de lso ultimas cuarenta dias de 1941 y el 11 de noviembre del 42. Aun asi sigue siendo extraordinario.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario y la indicación JFM. Cuando pueda le echaré un vistazo.

Un saludo

Malcom X dijo...

Quiza este filme sea más interesante para un latinoamericano que para un europeo, porque débil y todo tiene algo de bueno: echa por tierra el mito de que las dictaduras sólo pueden existir en países de poco desarollo cultural, con altas tasas de analfabetismo, etc: Cancioncita con la que a todos nosotros nos "explican" la cantidad de dictaduras que hemos tenido nosotros.(La Alemania Nazi era todo menos eso: poseía el nivel cultural más alto que ningún país de la época).

Y que la mejor "receta" para evitarlas para siempre es la democracia. (La república de Weimar era una democracia pura, y sin embargo los alemanes la vieron como "el juego de los partidos" que sólo servía para dividir al pueblo mientras que la dictadura servía para unirlo).

O que la dictadura SIEMPRE es incapaz de competir en el terreno ecónomico. (La Alemania Nazi logró un milagro ecónomico exactamamente comparable al conseguido por Adenauer tiempo después).

Es curioso como todos estos mitos siguen en pie a pesar de que la mayor dictadura de todos los tiempos contradijo con los hechos todo eso.

Parece como si hubiera tanto miedo de que "explicarle" al espectador porqué es que el nazismo funcionó se confunda con "defender el nazismo" (una cosa es defender lo indefendible y otra muy distinta explicar un fénomeno histórico real) que sólo tendremos a los nazis caricaturescos de siempre.

Y es una lástima, porque la DESAGRADABLE verdad de porqué tuvo éxito semejante régimen, y porqué hubo tanta gente buena y honrada que de hecho lo apoyó en su día, nos lleva a la incómoda conclusión de que debidamente adaptada a los prejuicios de nuestra propia sociedad, el truco podría volber a funcionar otra vez: cosa que provoca tanto pánico que ni se admite. El triste resultado es ponerle las cosas fáciles a los dictadores del futuro.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Malcom.

Coincido contigo en que la Alemania nazi es un gran ejemplo de que hasta una democracia con población culta puede acabar en una dictadura. Sin embargo no debemos olvidar que las dictaduras suelen implantarse con más facilidad en los países pobres y de poblaciones con bajo nivel cultural. Haciendo una analogía, una persona rica del primer mundo puede morir de tuberculosis, pero generalmente esa enfermedad afecta más a las personas del tercer mundo debido a sus malas condiciones higiénicas causadas por la pobreza. La lección que debemo aprender es que siempre debemos tener cuidado con los demagogos.

Sobre la eficacia económica del régimen nazi. Bueno, ahí tengo que decirte que hay algo de mito en eso. El regimen nazi puedo aguantar porque se dedicó a saquear todo aquel país que pillaba (Austria, Checoslovaquia, Polonía, Francia,...). Lo que si es cierto es que fue muy eficaz aprovechando los saqueos. Te recomiendo que si puedes te leas el libro "La utopía nazi" de Uli Gotz. Es uno de los pocos libros que se dedica a analizar el regimen económico nazi y precisamente desmonta el "mito de la eficacia".

Y totalmente de acuerdo con tu último párrafo.

Un saludo

Malcom X dijo...

Pues claro que hay mucho de mito en lo de eficiencia: se practicaba adrede la duplicación de funciones para facilitar la permanencia en el poder del dictador, pero creando desorden administrativo.

De paso: buena parte del mérito ecónomico se debió al doctor Schacht. No a los nazis.

Hitler desconfiaba de él y de quienes trataban de instruirle en materias ecónomicas, porque estaba seguro de tener la suficiente sensiblilidad como político para motivar a la población para producir un esfuerzo ecónomico especial, en lo que tenía razón, y también en que la fuerza (y sobre todo la amenaza de su uso) resolvería todos los problemas financieros: y lo curioso del asunto es que en un sorprendentemente alto número de casos, los hechos demostraron que tenía razón.

Totalmente de acuerdo en que en países con altas tasas de analfabetismo hay más dictaduras, pero es que el problema del III Reich no era ese: era la frustación de la hiperninflación, el desempleo, y la sensación de que la democracia no puede resolver todos esos problemas (¿Y para que sirve si no?) lo que llevo a Hitler al poder.

Y se suele obviar que no es la ignorancia cultural lo que hace que la gente apoye a un dictador, sino la economía: si la democracia no la mejora...pues es más fácil "vender" una dictadura.

Y lo que yo creo es que es un error obviar eso, y hecharle toda la culpa a el atraso cultural. Muchos intelectuales muy brillantes apoyaron el régimen. Y eso es tan desagradable de recordar que se "olvida" de modo muy...peligroso, porque como ya dije le puede poner las cosas fáciles a los dictadores del futuro. Quizá ese sea el aspecto más interesante de todo el tema: cómo muchas personas cultas se entusiasmaron de hecho con semejante régimen, por lo menos al principio, y lo creyeron realmente la solución a los muchos problemas de su país cuando Hitler ascendio al cargo de canciller....

También es interesante comprobar que un dictador puede perfectamente llegar al poder por elecciones democráticas.

Lo dicho: cosas todas estas que es criminal "olvidar". El nazimo caricaturesco es inofensivo: y le costo muy caro a la humanidad como para recrdarlo (desvirtualro) en esa caricatura. Su Gran Horror con mayúsculas fué precisamente haber sido mucho, mucho más que eso...

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el detallado comentario Malcon.

Como bien dices, el factor económico puede llegar a ser crucial en el caso de que una sociedad derive hacia una dictadura. En España tenemos un refrán que lo resume perfectamente: Dame pan y llámame tonto.

Un saludo

gustavo dijo...

De esa producción solo me gustó hasta el primer discurso. El resto no me atrae mucho. Especialmente los actores no me convencieron si hubiera sido alemanes o austriacos hubiera sido más interesante. Le da eso más credibilidad. Otra parte que no me convence es como es el actor de Hitler líder es muy flaco y su bigote tipo Chaplin no me convence. La actuación de su sobrina Geli deja mucho que desear. Además la chica no era rubia era castaña como las austriacas. Hitler fue un monstruo...pero humano al fin de cuentas.

sofia martínez dijo...

Muy buena aunque demasiado corta para mi gusto. En general pienso que debería haber más propuestas en la TV como ésta.