Bienvenido

El blog no está muerto pero como podéis comprobar no puedo dedicarle el tiempo que necesita. Si alguien quiere una breve explicación del parón la encontrará aquí. Iré publicando películas y contestando a los comentarios poco a poco. Gracias por vuestra paciencia, atención e interés.

Actualmente hay 269 películas comentadas

En los siguientes links puedes encontrar todas las películas comentadas, bien ordenadas alfabéticamente o bien clasificadas por períodos históricos.

Los links a otros sitios van en negrita, mientras que los links a videos van en verde. Al final del comentario aparece una lista de videos relacionados.

Si te interesan otros aspectos de las películas de guerra puedes visitar Cine de Guerra.

Y si quieres colaborar con el mantenimiento del sitio se agradecería mucho que clikearas en alguno de los anuncios.


viernes, mayo 16, 2008

El harpa birmana ( Biruma no tategoto, ビルマの竪琴)




"El harpa birmana" es una película de 1956 dirigida por Kon Ichikawa. Está basada en una novela del mismo título escrita en 1948, al poco tiempo de terminar la guerra. Fue una de las primeras películas que mostraban el punto de vista japonés sobre la Segunda Guerra Mundial pero con un claro mensaje antibelicista, y su éxito en Japón fue tal que el propio director realizó un remake en color en el año 1985. Personalmente creo que es una historia de arrepentimiento, pero no por lo que los japoneses hicieron a los birmanos, sino por y para los propios japoneses.


La sinopsis del film es la siguiente: Birmania, agosto de 1945. Una compañía japonesa se retira a través de la jungla. Su capitán ha conseguido mantener la moral del grupo gracias a que es profesor de música y con ellos a formado un coro. Adicionalmente, uno de sus componentes, el cabo Izushima, ha aprendido a tocar el arpa birmana y ayudándose de dicho instrumento puede hacerse pasar por birmano y descubrir si una población es amistosa o no. Una noche en la que están reposando en un poblado son rodeados por fuerzas británicas y ghurkas. Los japoneses han dejado su impedimenta fuera y cuando parece que van a ser aniquilados los británicos les comunican que Japón se ha rendido tres días antes. Son hechos prisioneros y mandados hacia la capital.


Pero todavía quedan bolsillos de resistencia japonesa que no creen en la noticia de la rendición. Izushima se presenta voluntario para intentar convencer a uno de estos grupos que se ha hecho fuerte en las cuevas de una montaña. Se le comunica que sólo dispone de 30 minutos antes de que se inicie el bombardeo de la posición. Izushima intenta inútilmente hacerles ver que la guerra está perdida pues están determinados a morir antes de rendirse. Incluso llegan a golpear a Izushima acusándole de cobarde. El bombardeo comienza y mueren todos excepto Izushima. Sin embargo, los británicos creen que también ha muerto.


Mientras sus compañeros llegan a un campo de prisioneros donde deberán esperar a ser reembarcados a su país. Hacen amistad con una anciana birmana con la que intercambian comida por sus pertenencias. Gracias a ella se enteran del destino de las tropas japonesas de la montaña. Asimismo consiguen confraternizar con la población local gracias a que cantan muy bien y ofrecen conciertos desde el campo de prisioneros. Pasan los días y ellos creen que Izushima ha muerto, pero un día se cruzan con un monje budista que se parece muchísimo a él. Ichikawa nos cuenta mediante un flashback que ha pasado con Izushima. Al despertar Izushima entre todos los cadáveres sufrió un shock. Tras bajar de la montaña hambriento y sediento, se encuentra con un monje budista al que roba la ropa. Vestido con la túnica azafrán los birmanos le donan ofrendas pues creen que es un monje. En su deambular, Izushima llega a un barranco repleto de cadáveres de soldados japoneses en descomposición. El espíritu de Izushima no puede más y horrorizado comienza a enterrar a sus compatriotas. Los birmanos le observan y creyendo que es un auténtico monje budista que se apiada de los antiguos ocupantes de su país, comienzan a ayudarle. Así, Izushima se transforma definitivamente en un monje y comienza a purgar una deuda que él cree que tiene para con los caídos haciéndose la promesa de no volver a Japón hasta que todos sus compatriotas hayan sido enterrados. Podríamos decir que Izushima es la personificación sobre la necesidad de Japón de enterrar el pasado antes de poder afrontar el futuro.


Debo reconocer que la película engancha. Tiene una gran fotografía y la historia está llena de poesía y emoción sin llegar a caer en la ñoñería, aunque por poco. Y además, hay que reconocer que el recurso de poner música a capela en las películas suele funcionar (véase el reciente ejemplo de "Los chicos del coro"). Sin embargo al acabar de verla y reflexionar sobre la visto me di cuenta que también tenía un aspecto manipulador que reconozco que me disgustó. Si uno la ve y no sabe historia pensará - ¡Oh! Pobrecitos japoneses, que mal lo pasan y lo buenos que son. Fijate como los propios birmanos les ayudan -. Pero si sabes un poquito de historia y de la Ocupacion de Birmania, o cualquier otro país asiático, por los japoneses entonces piensas - Me han tomado el pelo - . En comparación, las actitudes exculpatorias que podríamos encontrar en una película alemana parecerían una severa autocrítica. Desde el principio se nos muestra a los soldados japoneses como unas almas cándidas que no han roto nunca un plato y que lo que realmente les gusta es cantar. Adicionalmente, la campaña de Birmania fue un asunto bastante sucio en algunos momentos, había etnias que apoyaron a los japoneses y otras que se opusieron a ellos, y no vemos ni un solo efecto de la guerra sobre los civiles o la sociedda birmana. Parecen unos simples espectadores a los cuales la guerra no les afecta en nada. De hecho, Izushima sólo se ve conmovido por la visión de sus compatriotas muertos. No hay otros.


Resumiendo. Si no fuera por el "maquillaje de la historia" sería una grandísima película.


Videos relacionados


17 comentarios:

Billy el sanguinario dijo...

Aunque sea tan tramposilla como la excelente Das Boot creo que lo importante es que uno la disfrute. Y es que es la dualidad de los japos. Con el mismo cuchillo con el que te sacan un ojo pueden ser capaces de tallarte una hermosa flor en el tronco de un cerezo (perdón por la cursilada). Aclaro que me gustó en su día aunque no me acuerdo si llegué a la escena de los cadáveres (seguro que la echaron en la 2 a una hora avanzada) ya que me hubiera impresionado de verdad.

Christian dijo...

Se que este comentario no tiene mucho que ver con el expuesto pero es que necesito su ayuda por que me parece que es un entendido el tema. Hace años tenia o 14 vi en la television a altas horas de la madrugada como cuando suelen poner las buenas peliculas. Vi una que consistia en un buque, creo que era un destructor, que intentaba demostrar que los cañones eran mejor que los misiles, esto lo hacian compitiendo con otro buque, el caso es que me parecio una estupenda pelicula peor nunca pude saber el titulo. Espero que pueda ayudarme, gracias por adelantado.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por los comentarios

Billy coincido contigo en la "cursilada" (a mi no me lo parece) sobre la dualidad japonesa. Es algo que a mi personalmente me cuesta tragar. Pero es cierto que se disfruta y es una notable película.

Christian, pues la verdad no se de que película se trata. Quizás también debas preguntarlo en los foros de historia militar. Que tengas suerte.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas

Esta no la he visto así que mucho no puedo opinar pero me la apunto. De todos modos, lo que cuentas sobre el mensaje autoexculpatorio que transmite no me extraña nada, es una constante japonesa, y más descarada aun que en los films alemanes. Recientemente he visto para comentar "La Batalla de Okinawa" (la auténtica, no la que debe traducirse como "El samurai de los cielos") y es de risa a veces como salen los japoneses como auténticas víctimas, mientras que los americanos se comportan como hordas de Ghengis Khan, matando y quemando sin compasión... un poco más de mirarse al ombligo no habria venido mal.

Saludos

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias Kleist por el comentario.

Yo también he visto "La batalla de Okinawa" y efectivamente es tan autoexculpatoria que produce nauseas. Es larga y aburrida, una combinación fatal.

Por cierto ¿Te fijaste en la boquilla para cigarrillos del general Cho?. Parecía una especie de colmillo.

Un saludo

zeitzler dijo...

Pues sí: parece que se quiere criticar el fanatismo bélico japonés (en el caso de los que no quieren rendirse) pero sin pasar de ahí.

Hay una película de unos soldados italianos(Por supuesto, con el infaltable veterano de la guerra de españa, que en cuanto cuenta su historia de lo que pasó "en Barcelona" todos los demás lo mandan callar: "Otra vez no" antes de que el espectador se entere de la historia) que llegan a grecia y pasan ahí un tiempo, hasta que saben que italia se pasó al enemigo. Deciden mandar la guerra al diablo y se hacen amigos de los griegos. Pero a los bonachones italianos ese papel les cuadra más.

Y curiosamente, los griegos duraron más tiempo en guerra precisamente por negarse a rendirse a los italianos, (querían hacerlo sólo a los alemanes) cuando ya habían perdido la guerra, de lo que duraron las operaciones militares propiamente dichas, según creo recordar. Eso sí que fué una auténtica curiosidad

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias Zeitzler por el comentario

Me parece que la película a la que te refieres es "Mediterráneo". De todas formas los italianos no llegaron a cometer atrocidades del nivel de los japoneses o de los alemanes durante la IIGM por lo que se te hacen mucho más simpáticos.

Y es cierto, los griegos no querían rendirse a los italianos porque cuando se batieron solas ambas naciones los italianos salieron completamente trasquilados.

Un saludo

Jorge - Peliscutres dijo...

Esta peli la vi hace mucho, pero que mucho tiempo... la tengo en VHS... pero de vez en cuando me asalta a la cabeza la idea de revisarla porque tengo un buen recuerdo de ella pese a que tratar a cualquier soldado como un santo es del todo increíble. Aquí se consigue un poco dejando de lado la soldadesca y pasándose al sacerdocio, pero bueno... en general, una película que hay que ver.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias Jorge por el comentario.

Efectivamente es una película que hay que ver. Por cierto, cuando has mencionado lo de soldadesca y sacerdocio no he podido evitar acordarme de "Balarrasa" (1951).

Un saludo

RAE dijo...

Por favor, corregir el título en español. Es "Arpa" no "Harpa".

Major Reisman dijo...

Buenas

Por favor RAE, cambiese el apodo.

En el diccionario de la Real Academia se acepta arpa y harpa. Y eso no es de ahora. Es de hace más de 50 años como poco.


Puede comprobarlo simplemente pasándose por http://buscon.rae.es/draeI/

Saludos

Casillas dijo...

Cambiar el apodo, eso sí estubo bueno...me recordó al Fantasma de Sinatra y sus alusiones a la RAE y María Moliner...

Pues yo también pensé lo mismo sobre los japoneses: pobrecitos. La verdad es que leyendo su reseña me parece que me tomaron algo el pelo.

¿Todo el cine japonés es tan bien logrado? porque la de Samurai de los cielos es sorprendentemente mala...

¿Qué explicación habrá? Sería interesante investigarlo...

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Casillas.

Sobre el cine japonés. Depende. El cine bélico japonés suele ser bastante flojo por ser demasiado autojustificativo. Pero hay grandes películas, sobre todo las de Kurosawa (ejemplo "Ran").

Un saludo

Casillas dijo...

De ese director sólo conozco kagemusha y me pareció demasiado lento: todo lo contrario de los animes japoneses (muchos de ellos de muy buena calidad) que son más dinámicos en su historia...

Oí decir que un problema del cine americano moderno es que los guionistas buenos trabajan en las series de TV y cuesta conseguir gente aceptable para las películas. Filmes como Guerra de Novias, con 3 guinistas diferentes que hacen un trabajo bastante flojo parecen confirmalo...

¿Será la competencia de los animes la causa de la debilidad del cine japonés?

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Casillas.

Bueno, es una opinión. A mi el anime me parece que tiene grandes obras, pero también grandes pestiños. Y son más baratos de producir que una película de personajes de carne y hueso.

Un saludo

El lobo estepario dijo...

Buena, pero blanda, especialmente hacia el final (desenlace, lectura de la carta, etc.)

La gran película de Ichikawa sobre la guerra, más que recomendable, es NOBI (FUEGO EN LA LLANURA), auténtica obra maestra (es fácil encontrarla en la red, y el único modo de verla en España, puesto que no está editada).

El argumento: un soldado japonés enfermo vaga por las llanuras de ya no recuerdo qué isla del Pacífico, siendo testigo de la miseria moral humana. Es un filme duro y sin concesiones (canibalismo incluido). Visualmente, supera los logros de 'El arpa birmana'.

Se la recomiendo, si es que no la conoce ya. Le gustará.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Lobo. Y coincido totalmente contigo en que "Nobi" es mucho mejor. No la he comentado aún porque "El Arpa" estaba incluida dentro del ciclo de películas dedicadas a los combates en Birmania. Un poco de paciencia, que saldrá un día de estos.

Un saludo