Bienvenido

El blog no está muerto pero como podéis comprobar no puedo dedicarle el tiempo que necesita. Si alguien quiere una breve explicación del parón la encontrará aquí. Iré publicando películas y contestando a los comentarios poco a poco. Gracias por vuestra paciencia, atención e interés.

Actualmente hay 269 películas comentadas

En los siguientes links puedes encontrar todas las películas comentadas, bien ordenadas alfabéticamente o bien clasificadas por períodos históricos.

Los links a otros sitios van en negrita, mientras que los links a videos van en verde. Al final del comentario aparece una lista de videos relacionados.

Si te interesan otros aspectos de las películas de guerra puedes visitar Cine de Guerra.

Y si quieres colaborar con el mantenimiento del sitio se agradecería mucho que clikearas en alguno de los anuncios.


domingo, octubre 28, 2007

La Marsellesa (La Marseillaise)




Para terminar con el ciclo de películas históricas dedicadas al siglo XVIII nada más adecuado que acabar con la propia Revolución Francesa. Y si hay una película que trata dicho tema es "La Marsellesa" de Jean Renoir.

Renoir realizó este film durante 1937. En ese momento la Guerra Civil asolaba España y en Francia la situación política no estaba tampoco muy clara. Gobernaba el Frente Popular y se temía que los partidos de derecha pudiesen intentar un golpe de estado con el apoyo de Alemania. Así que el gobierno se propuso realizar una cinta de tono propagandístico que apelara al patriotismo, pero al mismo tiempo no se olvidase su carácter de izquierdas. Y nada mejor que una Revolución que acabase con un régimen tiránico. En la película se indica que todos los actores son militantes del sindicato CGT e inicialmente se intentó financiar mediante suscripción popular mediante una cuota de 2 francos por persona a ingresar a la CGT pues ese era el precio de una entrada en esa época. Pero al poco tiempo se vio que aquello no era posible y el propio estado francés corrió con los gastos tal y como se recoge en los títulos de crédito.

Es paradójico que Renoir fuera el encargado de este avivamiento del patriotismo galo, pues él fue el máximo exponente del movimiento social pacifista que se dio en la Francia de entreguerras gracias a su película "La gran Ilusión", pero como se suele decir: la vida da muchas vueltas. Lo que está claro que esta soflama patriótica no sirvió de mucho. Al año siguiente de su estreno la firma del pacto Molotov-Ribbentrop convirtió a los nazis en los nuevos amigos de los comunistas. Y en 1940 los alemanes desfilaban triunfalmente por Paris tras el hundimiento de un desmoralizado ejército francés.

La película intenta ser un fresco de dicha época fijándose sobretodo en la gente de los estratos más humildes, todos aquellos que no salen en los libros de historia. Los grandes personajes revolucionarios no aparecen más que como nombres en los labios de los protagonistas. Es bastante maniquea pues nos pinta a la gente del pueblo llena de bondad y nobleza mientras que los poderosos suelen ser estereotipos malvados. Sin embargo aquí Renoir demuestra su genio, incluso alguno de esos malvados poderosos tienen amor a Francia.

La película se centra en los años 1789 a 1792, iniciándose el 14 de julio de 1789. Vemos como Luis XVI está en su cama mientras recibe las noticias de la toma de la Bastilla. Tras la proclamación de la Asamblea Nacional, la monarquía francesa ha dejado de ser absoluta pero hay elementos que quieren volver a la situación anterior. En las provincias poco a poco se van aboliendo los privilegios de los nobles, pero la situación está lejos de ser estable. El pueblo comienza a comprender que lo importante es la "Nación". No en vano uno de los frutos amargos de la Revolución Francesa fue el nacionalismo. En París el nuevo gobierno ordena una movilización de tropas para protegerse de posibles disturbios y de los contrarrevolucionarios. Uno de los contingentes del ejército popular proviene de Marsella y cantan la canción que se convertirá en el himno de Francia. Esta canción era un himno compuesto por un ingeniero militar del Ejército del Rhin. Durante la marcha de dicho regimiento hasta París se nos presenta a unos soldados llenos de la ingenuidad y bondad de las clases populares. Están allí para defender a la Francia de los ciudadanos. En sus paradas a lo largo del camino se establecerán discusiones y debates entre ellos y de esta forma se adoctrina al espectador sobre los principios de la revolución y del nacionalismo.

Renoir nos mostrará las conjuras de la corte para intentar la contra-revolución, las sesiones de la Asamblea Nacional, la declaración de "La patrie en Danger!", la proclamación de Brunswick y finalmente el asalto al palacio de las Tullerias y el aniquilamiento de la Guardia Suiza. Aquí Renoir intenta justificar uno de los episodios más cruentos de la Revolución. En la película vemos como la multitud se acerca al palacio y que la Guardia está dispuesta a defenderlo. Los franceses intentan convencer a los suizos de que no luchen pero estos responden que son suizos y que ellos no entregan las armas. Uno de los soldados marselleses protagonistas intenta confraternizar con los soldados suizos apelando a la camaradería de las armas, pero el suizo le dispara. Las tropas francesas se retiran pero al poco son reforzados por batallones de ciudadanos. Evidentemente esto lleva a que la multitud tome el palacio. En la película vemos que los prisioneros suizos son fusilados hasta que llegan los representantes de la Comuna de Paris y detienen las ejecuciones. Lo que no cuenta es que de los 900 guardias, sólo sobrevivió un centenar y que muchos de ellos fueron descuartizados.

En cuanto a las escenas de combates la verdad es que dejan bastante que desear. Hay una secuencia que a mi me produjo risa cuando la vi. Es aquella en la que los soldados marselleses tienen un enfrentamiento con aristócratas en los Campos Elíseos. La coreografía de la lucha a esgrima es pésima pues los actores usan los sables como si segaran hierba. Nada que ver a lo que se ve en otras películas de la época como "Robin Hood".

En la escena final se nos muestra al regimiento de marselleses marchando hacia la Batalla de Valmy. Los soldados comprenden que si son derrotados por los prusianos la Revolución habrá terminado y con ella todos los sueños de libertad para el pueblo. Aquella batalla está considerada como una de las batallas cruciales de la historia pero paradójicamente casi no hubo lucha. Un ejército francés de 47.000 hombres se enfrentaba a un ejército prusiano de 35.000. Tras tomar posiciones, los franceses aguantaron una severa cañonada de la artillería prusiana y un ataque ligero. Tras esto parece ser que los prusianos decidieron que allí no se les había perdido nada y se retiraron. Las bajas fueron de 300 franceses y 184 prusianos. Algo completamente inusual en aquella época. Al día siguiente la monarquía fue abolida en Francia y diez días después los prusianos se retiraron. El fin del Antiguo Régimen se había consumado.

Pero ya he comentado que la película es algo maniquea. Se nos muestran sólo los aspectos positivos de aquella revolución: Liberté, Egalité, Fraternité. De los aspectos negativos como el Terror o la Revuelta de la Vendée por poner dos ejemplos, no veremos nada. Ni siquiera se nos muestra una guillotina en toda la película. A pesar de ello es bastante recomendable de ver, sobretodo si luego está acompañada de otras dos películas: "Dantón" como una descripción de lo que fue el Terror y "Napoleón" para contemplar el fin de la I República Francesa.

10 comentarios:

Joan dijo...

No estoy del todo de acuerdo en la interpretación que haces de La Marsellaise. Ciertamente, es una soflama patriótica a la francesa, pero no es tanto para alcanzar una "reafirmación nacional de izquierdas", si no para denunciar las simpatías existentes entre buena parte de la burguesía francesa durante la década de 1930 hacia la Alemania nazi. Es decir, Jean Renoir no hace más que tachar de "antipatriótica" a la burguesía (y la derecha) francesa... Esa misma burguesía (y derecha) que, en buena medida, daría su beneplácito -cuando no su apoto y activa participación/colaboración- a la ocupación nazi y Vichy.

La escena que se desarrolla en la posada por parte de los aristócratas exiliados es crucial. Observa que una de las mujeres, indignada por haberse quedado con lo que es suyo por derecho de nacimiento (el poder, la tierra) se lanza a admirar al "Rey de Prusia" (Hitler) por culpa de la "chusma" (el Frente Popular francés de 1936) y que Prusia (la Alemania nazi) sabría volver a dejar todo en su lugar.

Recuerda también que uno de los aristócratas (el ex-comandante de las plazas fuertes de Marsella) avisa que no es bueno dejar que los vecinos se pongan a limpiar la ropa sucia propia, ya que quizás querría llevarse alguna; y como otro de los aristócratas le responde con: "cuando alguien se ahoga, poco le importa si le toman el reloj". Hay que recordar que en aquel entonces existía un vivo debate en Francia al respecto cuando se estrenó la película.

Un saludo,

Joan a.k.a. Shrike

Joan dijo...

Por cierto, estoy de acuerdo con un punto (importante): la película idealiza la Revolución, haciendo "trampa": finaliza, precisamente, justo antes del inicio del Terror ;D

En ese sentido, vale la pena acompañar el visionado del film de J. Renoir con alguno de los títulos que recomiendas, ya que si no te pierdes algunos aspectos importantes del periodo.

Un saludo,

Joan a.k.a. Shrike

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por los comentarios.

Como indico en el post, la película está hecha antes del pacto Molotov-Ribbentrop. Así que no es de extrañar que los alemanes sean los malos. Pero ten en cuenta que tras dicho pacto, el tío Adolfo fue visto con simpatía por el PCF. De hecho, hasta la invasión de la URSS en 1941 muchos partidos comunistas europeos no levantaban la voz para criticar a los nazis. Entre ellos el PCF de la Francia ocupada. Efectivamente, con el tiempo y los acontecimientos la derecha se sintió más a gusto con el regimen nazi y colaboró con él.

Hay un famoso chiste de prensa sobre esa situación. Esta en el enlace a la wikipedia sobre el pacto. Hitler y Stalin se saludan amigablemente y a sus pies yace un soldado polaco. Hitler le dice Stalin "La escoria de la tierra ¿Verdad?" a lo que Stalin responde "El sangriento asesino de los trabajadores ¿presumo?".

No estoy de acuerdo contigo en que no sea una "reafirmación nacional de izquierdas". La propaganda política que acusa de "antipatriota" a la opción política contraria está claro que está envolviendose en la bandera para identificar "nación" con su opción política. Yo a eso lo llamo "reafirmación nacional" con sesgo político y en este caso es de izquierdas.

Me hubiera gustado comentar algo más sobre el personaje al que aludes, porque es precisamente el que representa esa postura a la que aludo en el post de que Renoir también muestra que algunos de los aristócratas sienten a Francia.

Un saludo

Billy el sanguinario dijo...

Oh, ¨la gran ilusión¨. Me encantaría leer un comentario sobre una película tan bella y tan buenrollista como esta gran obra de Renoir (buenrollista porque desde luego que está en las antípodas de cintas como ¨Men behind the sun¨).

No creo que vea de todas formas ¨La Marsellesa¨ ya que todas las películas sobre la revolución francesa me dan muy mal rollo a pesar de que la Revolución tiene implicitamente un anecdotario bastante interesante. Por ejemplo: ¿Sabiais que Jacques-Louis David (¨el pintor de la revolución¨) diseñó una vez la bayoneta de los cadetes de la primera promoción de soldados del ejercito francés (pos-monárquica por supuesto)?. Dicha arma fue llevada del papel a la forja y al ser entregada a los cadetes estos se negaron en masa a servir con una bayoneta que parecía más un cuchillo para mantequilla (hay que decir que era preciosa, casi diría ¨estilo imperio¨) que un instrumento para sacarle las tripas al enemigo. Esta anécdota y las payasadas que hizo Robespierre antes de que se lo cargasen (lo de cambiar los meses, las ceremonias estilo ¨Roman empire¨ colocándose él mismo como dios de la revolución o algo así etc) si darían para una serie al estilo de ¨Roma¨, aunque creo yo que sería muy criticada por los hijos (de p***?) de mayo del 68.

Joan dijo...

Concuerdo con (casi) todo lo que has expuesto, pero yo querría aclarar que mi comentario iba más en la línea de subrayar que el objeto de Renoir con esta película era más denunciar las simpatías de la burguesía francesa y buena parte de la derecha francesa anteriores a 1940 a la Alemania nazi, pero no descartaba tampoco la existencia de esa voluntad de llevar a cabo esa "reafirmación nacional"; si dí entender lo contrario, quede constancia que las he matizado :D

Sólo quisiera matizarte un punto. En la Francia de Vichy hubo, entre muchos, algo más que colaboración por "acomodamiento", si no también por "convicción": veían a los nazis como restablecedores del "orden natural", eliminando rojos y demás "chusma entrometida en aquello que, por derecho, les es ajeno" ;D POr poner un ejemplo, en Francia se contaron por miles quiénes se enrolaron en las SS...

Un saludo,

Joan a.k.a. Shrike

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por los comentarios

Billy, sobre "La gran Ilusión" la comentaré en un futuro, aunque antes habrá unas cuantas películas.
Y sobre "La Marsellesa" aunque es una película notable, no es de lo mejor de Renoir. Tienes razón en lo del anecdotario de la Revolución. Hay unas cuantas.

Joan, sobre los mitos y hechos de la Francia de la IIGM hay para contar y no parar. Cada vez está más claro que la "Resistance" no era tanta y que se llevaba más el "laisez faire" a los nazis, cuando no la plena colaboración. Una de las películas que tengo en la recámara es precisamente "Lacombe Lucien". Por cierto, un personaje que sale en "La Marsellesa" y que intenta atraerse a un sector no precisamente de ideología comunista es el cura. Si te acuerdas criticaba el que los puestos de obispos sólo se lo daban a los nobles, y estos estaban corrompidos.

Un saludo

BUDOKAN dijo...

Hola, estoy totalmente de acuerdo con tu visión del film y creo que recae un poco en el hecho de que Renoir era un humanista y bastante comprometido políticamente con las causas nacionalistas. Saludos!

Anónimo dijo...

Bueno la verda es que le cañoneo fué en realidad bastante leve y fué sollo para salvar las aparinecias ya que los franceses habian sobornado al general prusiano para que se retirara...

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con lo de Valmy,

Fueron los soldados prusianos los que soportaron a pie firme el loco tiroteo, las cargas de la infantería francesa y el alud de metralla de artillería. Y además estaban derrengados por varios días de marcha bajo la lluvia, y acabaron por derrumnarse. No general vendido ni nada, la moral estaba algo baja. Y eso que los franceses combatían sin atender a las reglas elementales de la táctica.

Por cierto, la mejr artillería del mundo fue la francesa, gracias a la reforma de Gribeauval.

Un saludo,

Muy buen blog.

JIV

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por los comentarios Budokan, anónimo y JIV.

Los mensajes de Budokan y del anónimo los acabo de ver ahora.

Budokan tiene razon en que Renoir tenía un caracter humanista, pero se ve que al empezar a verle las orejas al lobo del imperialismo nazi.

Anónimo, ¿de dónde te sacas eso de que habían comprado al general prusiano?

¿Puedes indicarme alguna referencia que describa la batalla de Valmy tal y como la cuentas? Lo digo porque en el enlace de la wikipedia (versión inglesa) que pongo, en el siguiente artículo, y en el libro "50 Batallas que cambiaron al mundo" de William Weir la describe de forma algo distinta. Es decir, el ataque principal fue el prusiano y la cañonada fue ligera (eran 58 cañones en un lado y 40 en el otro) si la comparamos con la que vendrían unos años después, aunque ciertamente Goethe la exageró con la famosa cita: "cuya violencia es imposible de describir".

Un saludo