Bienvenido

El blog no está muerto pero como podéis comprobar no puedo dedicarle el tiempo que necesita. Si alguien quiere una breve explicación del parón la encontrará aquí. Iré publicando películas y contestando a los comentarios poco a poco. Gracias por vuestra paciencia, atención e interés.

Actualmente hay 269 películas comentadas

En los siguientes links puedes encontrar todas las películas comentadas, bien ordenadas alfabéticamente o bien clasificadas por períodos históricos.

Los links a otros sitios van en negrita, mientras que los links a videos van en verde. Al final del comentario aparece una lista de videos relacionados.

Si te interesan otros aspectos de las películas de guerra puedes visitar Cine de Guerra.

Y si quieres colaborar con el mantenimiento del sitio se agradecería mucho que clikearas en alguno de los anuncios.


jueves, marzo 15, 2007

Pan Tadeusz



Origen de la imagen

Una de las consecuencias de las Guerras Napoléonicas fue el nacimiento de los nacionalismos. En su forma moderada dieron lugar a movimientos que permitirían la formación de diversas naciones europeas como Italia, Alemania o Polonia. Pero, hay un dicho que dice que los nacionalismos son la antesala de los totalitarismos, por lo que no es de extrañar como acabó la cosa en la primera mitad del siglo XX.



"Pan Tadeusz" está basada en un poema homónimo de Adam Mickiewicz. Es una historia romántica en la que fundamentalmente se lamenta la partición de Polonia entre Rusia, Prusia y Austria. Lo paradójico es que cuando Mickiewicz escribió el poema, el nacionalismo polaco era embrionario y se habla de Lituania, entendiendo como tal al antiguo Gran Ducado de Lituania toda el área geográfica que engloba a dicho país báltico, la actual Polonía, Bielorrusia y Ucrania. Está ambientada en un determinado período de 1811, pero empieza y acaba precisamente con el día en que Napoleón invade Rusia en 1812. Y ese día está reflejado como un día de esperanza nacional para los polacos. No en vano los lanceros polacos fueron considerados como una de las mejores tropas de Napoleón.



Sin embargo la película es bastante floja para aquel que no conozca mucho de la historia y de la literatura polaca. Evidentemente, en Polonia fue un gran éxito, pero es que parece ser que Pan Tadeusz es el libro más leído en dicho país, con lo que no es de extrañar dicho éxito. En cambio, en otros países la película pasó sin pena ni gloria. Además al ser un poema, los dialogos suenan muy artificiales supongo que debido a la traducción. Y evidentemente casi toda la rima se ha perdido en dicha traducción. Otro problema que tiene es la sobreactuación de los actores, aunque creo que eso es debido a que los actores están declamando el poema todo el rato. Y finalmente, hay tal número de personajes que es muy difícil de seguir si no conoces previamente la obra (y para colmo el protagonista principal no es Tadeusz).



Lo mejor que tiene la película es la ambientación y la fotografía. Con respecto al aspecto bélico, en "Pan Tadeusz" podemos ver una escaramuza entre polacos y tropas regulares rusas. Es destacable como los rusos intentan rechazar a los polacos, que atacan como una horda, formando un triangulo. A pesar de ello, los rusos son derrotados finalmente. El comandante ruso es tomado prisionero y le comenta a sus vencedores que le habían avisado que si no tenía cañones, nunca debería enfrentarse a los polacos en batalla.



Solo para gente muy interesada en la historia del período napoleónico.


9 comentarios:

Pencroff dijo...

Efectivamente, Mayor, creo que el problema principal de esta película es el de ser muy literaria. Bella ambientación, bellos paisajes y bellas palabras (escuchada en polaco, donde podemos percibir el ritmo y la rima del verso original), pero un tanto "estática". Imagino que el espectador polaco debe de estar en todo momento reconociendo personajes y situaciones, pero al no iniciado le puede resultar un tanto pesada. No me pasó a mí, quizá porque Polonia es un país que amo; hasta me llegué a conmover profundamente con las últimas escenas de la película (la nostalgia del país por parte de los personajes, exiliados en Francia y entre quienes se incluye el propio Mickiewicz).
Sorprende comprobar hasta qué punto el mito del Napoleón libertador arraigó entre los polacos (por cierto, que la carga de su caballería en Somosierra es orgullosamente recordada en Polonia, mientras que en España no lo es ni con orgullo ni con vergüenza), y, pese al nacionalismo existente en el poema, el tratamiento positivo del personaje del judío (creo reciordar que Mickiewicz murió mientras, durante la guerra de Crimea, organizaba legión hebrea para unirse a la lucha contra Rusia).

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el interesante comentario Pencroff. Me confirmas que la película está demasiado enfocada hacia los polacos más que para el resto del mundo.

Sobre Somosierra y los recuerdos de las guerras napoleónicas. Bueno, el pasado año hubo una recreación histórica de la misma, pero no te sorprendas que no se recuerde. En este desgraciado país
tampoco se recuerdan muchos otros acontecimientos y en los tiempos de corrección política que corren hay muchos que piensan que Napoleón debería haber ganado.

Un saludo

Pencroff dijo...

Sí, de eso se vio mucho el año pasado. Es curioso que, dentro de la tan extendida exaltación de los "afrancesados", nadie mencione al más ilustre de todos ellos: el rey don Fernando VII.
También me extraña que nadie les aplique una denominación mucho más moderna y que, sin juicios de valor, les viene como anillo al dedo: colaboracionistas.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Pencroff.

Sobre el "rey felón", ese era afrancesado cuando le interesaba y cuando no, todo un patriota. Así nos luce el pelo a los de aquí.

En cuanto a las denominaciones, efectivamente los afrancesados fueron unos colaboracionistas bajo los estándares actuales. Pero también es verdad que hay "colaboracionistas" y "colaboracionistas".

Un saludo

Pencroff dijo...

Totalmente de acuerdo con la actitud del "rey felón", pero lo que me extraña es que se le considere el único afrancesado que actuó por conveniencia, mientras que a los demás (colaboracionistas y colaboracionistas, pero al fin y al cabo... colaboracionistas) se les presuponga sabios, nobles y altruistas. Goya no era Juan Van Halen, ni van Halen Gonzalo O'Farril, etc.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Pencroff.

Ten en cuenta que a Fernando VII se le empezó a denominar "rey felón" después de haberse muerto. Aquí en este país somos muy dados a la actitud de a moro muerto, gran lanzada (solo hay que ver la cantidad de antifranquistas retrospectivos que tenemos entre nuestros políticos actuales). Muchos de los "afrancesados" como Goya pensaban sinceramente que las ideas de la Revolución Francesa podían hacer mucho bien en el país. De hecho se recogieron en la Constitución de Cádiz. Otra cosa es que llegara Fernandito y le diese la vuelta a la tortilla y a su chaqueta pasando de felicitar a Napoleón por sus victorias en España a ser el representante de las esencias patrias.

En cuanto a Van Hallen. Bueno, un poco caradura si que era y la suerte le acompañó a lo largo de su vida. Pero al menos se supo buscar las castañas.

Un saludo

voivodayarema dijo...

Mi mejor amigo es polaco y he estado en Polonia varias veces. Pan Tadeusz me gusta mucho, y he de reconocer que el final siempre me conmueve.

Sería muy interesante ver comentarios sobre la trilogía de la guerra de Andrzej Wajda. A mí particularmente me gustó mucho Kanal.

Mi película polaca favorita es Con Sangre y Fuego.

Un saludo y gracias por sus más que interesantes críticas.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Voivodayarema y bienvenido. Veo que lo has cogido con ganas.

A Wadja lo tengo pendiente (Además, ahora habría que hablar de tetralogía :-). En cuanto a "Con Sangre y Fuego", bueno puede que aparezca dentro de poco, aunque ten en cuenta que voy a post por semana y ahora he vuelto al tema napoleónico.

Un saludo

voivodayarema dijo...

Pues un post por semana es muchísimo.

Efectivamente es tetralogía por Katin.

A la orden, Major.