Bienvenido

El blog no está muerto pero como podéis comprobar no puedo dedicarle el tiempo que necesita. Si alguien quiere una breve explicación del parón la encontrará aquí. Iré publicando películas y contestando a los comentarios poco a poco. Gracias por vuestra paciencia, atención e interés.

Actualmente hay 269 películas comentadas

En los siguientes links puedes encontrar todas las películas comentadas, bien ordenadas alfabéticamente o bien clasificadas por períodos históricos.

Los links a otros sitios van en negrita, mientras que los links a videos van en verde. Al final del comentario aparece una lista de videos relacionados.

Si te interesan otros aspectos de las películas de guerra puedes visitar Cine de Guerra.

Y si quieres colaborar con el mantenimiento del sitio se agradecería mucho que clikearas en alguno de los anuncios.


domingo, marzo 04, 2007

El hidalgo de los mares (Captain Horatio Hornblower)

Origen de la imagen

Las Guerras Napoleónicas también se lucharon en el mar. De hecho, posiblemente después de Waterloo, la batalla más conocida sea Trafalgar. Clarísimo ejemplo de que la historia la escriben los vencedores.

Hay varias películas basadas en las aventuras de diversos marinos británicos en su lucha contra los navíos españoles y franceses. Una de las más famosas es "El hidalgo de los mares", protagonizada por Gregory Peck y Virginia Mayo. Es una adaptación de las novelas de C.S. Forester (el mismo que escribió la novela en la que se basó "Orgullo y pasión") en la que el protagonista principal es el Capitán Horatio Hornblower. En años recientes se realizó una serie de TV basada en este personaje.

La acción transcurre en 1808. España es aliada de Francia en su lucha contra Gran Bretaña. Hornblower, al mando de la fragata "Lydia", es enviado a América Central para apoyar a los sublevados contra la corona española. Los sublevados están capitaneados por un histriónico personaje que se hace llamar "El Supremo". A pesar de la antipatía que le causa dicho personaje, Horatio cumple con su deber y captura el "Natividad", un barco de línea español, cediéndoselo al líder rebelde para que pueda seguir su lucha. Al poco tiempo se encuentra con otro barco español pero con bandera de tregua. En el barco español viaja la (ficticia) hermana del futuro Duque de Wellington, con lo que ya tenemos el ingrediente de romance esencial en toda película de aventuras. Pero este barco además le trae noticias de que España e Inglaterra son aliados contra Napoleón. Así que ahora su deber es tratar de recuperar o hundir el "Natividad".

El combate naval entre el "Natividad" y la "Lydia" son bastante buenas. La pericia marinera y arrojo de Hornblower consiguen neutralizar la ventaja en tamaño y cañones del "Natividad". Tras dicho éxito vuelve a Inglaterra, donde es ascendido a capitán de navío de línea y puesto al mando del "Sutherland". Su misión es participar en el bloqueo británico a Francia. Pero en su camino captura un pequeño barco francés con ordenes secretas para cuatro navíos franceses anclados en un puerto. Hornblower decide por propia inciativa atacar dicho puerto pues si sacrifica su barco hundiéndolo en la entrada del puerto, conseguirá encerrarlos en el mismo. Hornblower es capturado, pero conseguirá escapar con sus compañeros y tras liberar un pequeño barco británico llamado "The Witch of Endor" (¿Tendrá algo que ver con "El retorno del Jedi"?) consigue llegar a Inglaterra donde se convierte en un héroe.

"El hidalgo de los mares" es la típica película de aventuras con galán y romance. Nos describe al perfecto oficial naval británico como un auténtico caballero, limpio, educado, disciplinado pero generoso con sus hombres, recto y nada pretencioso. También nos muestra a otros altos oficiales británicos no tan "ideales" sobretodo por petulancia o porque tiene un sentido demasiado estricto de la disciplina. Pero todos ellos tienen en común que son unos "gentlemen". De hecho ese estereotipo ha perdurado en varias películas de este tipo como en "Motín a bordo". Sin embargo, producciones más recientes han comenzado a reflejar una faceta algo distinta de la versión romántica del Hollywood clásico.



13 comentarios:

Guderian dijo...

Saludos.
Realmente es díficil hacer peliculas buenas, me refiero en cuanto a grandes batallas, con los medios de hace 50 años, ahora bien, hoy en día pienso que sería algo a explotar, baste con alguna escena de Master & Commander.
De hecho, para cuando una película sobre Trafalgar ? recordemos que Trafalgar fué en su momento lo mismo que la batalla de Lepanto o Jutlandia, es decir, la mayor batalla naval del siglo, o de una era, aparte de las consecuencias políticas que de ella se derivaron.
Os imaginais una pelicula sobre la batalla de Trafalgar en manos de un director como Cameron o Spilberg, con gran presupuesto y efectos digitales? Sería fantástico ver un duelo artillero entre el Victory y el Santísima Trinidad, o entre el Prince of Walles y el Santa Ana.
Hace dos años se cumplió el II centenario de la batalla y hubiera sido un gran momento para rememorar dicha batalla.

Seguiremos esperando

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario. Hoy he visto que has realizado 6 distintos. Madre mía, da gusto tener seguidores así. :-)

En mi opinión no debe de ser nada fácil represenar una gran batalla naval de ese tipo y de ningún otro. Fijate que no hay muchas de ellas. La más conocida es "Midway", aunque también tenemos "La batalla del mar del Japón" y ultimamente el bodrio "Elizabeth -La edad de oro" o ya puestos la que sale en "Piratas del caribe III". De hecho, creo que esta última es menos fantasiosa que la que sale en Elizabeth.

Bueno, no perdamos la esperanza, me conformaría con una buena serie documental que recrease la batalla por ordenador al estilo de lo que sale en el docudrama de la BBC sobre Anibal.

Un saludo

zeitzler dijo...

Bueno, lo de la invencible, hay que recordar que fué muy poco heroico, y que ganaron precisamente por eso, por cañones y navíos incendiarios, muy poco que ver con abordajes. (De hecho, pocos barcos llegaron al abordaje) no es muy cinematográfico.

(Aunque ALGUIEN diga de Edad de oro que...

"quí casi todo el presupuesto se lo han fundido en efectos especiales digitales. Algo escasos, pero al menos bien utilizados al final. Aunque a esas alturas ya estaba bastante cabreado porque he tenido que esperar casi dos horas de aguantar una historia sin guión para ver unos efectos digitales estilo “Piratas del Caribe”. Eso está bien para quienes gusten de las escenas navales de ese tipo")

Sobre trafalgar, me gustaría que contaran la versión de Galdós, que después de sangre, ensañamiento, y heroísmo, termina con un melancolico descubrimiento de que los ingleses no son asesinos, que en definitiva no son muy diferentes a Churruca, y que están tan dolidos como los españoles, porque han perdido a su propio almirante...

Y luego, el duelo con el mar.

Personalmente creo que Trafalgar se presta màs para cine bélico. Aunque ustedes digan que toda la cupla fué de Villenuebe, no hay que olvidar que éste se dio cuenta con más precisión que Napoleón lo difícil de burlar el bloqueo. En realidad fué muy disparejo: si los ingleses hubieran perdido, todavía tenían otra flota de refuerzo conque vengar la derrota; fué importante porque acabaron con todos los barcos enemigos. Después ni la segunda y tercera flota del mundo juntas podían con ellos. Algo de eso había ya cuando atacaron a los daneses precisamente para apoderarse de su escuadra. Por cierto que a Nelson le ordenaron retirarse cuando lo de los daneses y dijo que su ojo de menos le dejaba quedarse ciego de cuando en cuando. Se llevó el catalejo al ojo malo y dijo: "no veo nada. ¿Quién me oredena irme?"

que tipo.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Zeitzler, aunque no tiene mucho que ver con la película comentada aunque si con los combates navales.

Sobre el tema de la Armada Invencible, fue la muestra de una incompetencia supina. En mi opinión no ganaron los ingleses, perdimos nosotros.

Sobre Trafalgar. Aunque es un tema para desarrollar más extensamente en un foro de historia mi postura es la que sigue. El comandante en jefe era Villeneuve y si hubiera ganado hablariamos ahora de él como el principal artifice de la victoria. Luego él es el
responsable de la derrota.

Un saludo

Anónimo dijo...

Demasiado poco creíble el personaje de Peck: limpiecito, honorable, etc. Prefiero a los oficiales como Guinness, Bogarde, y Crowe más humanos. Trevor y Brando, me parecían el caso contrario: demasiado extremos, para creer que todos pudieran ser así. De ser cierto, la marina real no hubiera durado.

Me gustó más el Ajab de Peck. Pero veo más mérito en este filme para Gregory como actor:Tipos como Horatio son más difíciles de interpretar, precisamente porque no son creìbles. Comparar con el Robert de Cooper en las campanas. Este tipo de héroe ya no se lo cree nadie; y por eso nadie lo intenta interpretar hoy día. Lo mas cercano es el fiscal Garrison de JFK de Costner. Más honorable lucía allí que haciendo de Eliot Ness, contra Al Capone, vamos.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario anónimo.

Peck interpreta al típico héroe romántico tan en boga en los años 50. No olvidemos que la película está basada en una ficción literaria, no en la Historia. Personalmente me quedo con su interpretación de "el hombre de Bostón" en la película "El mundo en sus manos". Pero sobre gustos...

Un saludo

Liddell Hart dijo...

Sobre batallas navales, es cierto que no hay muchas de combates entre flotas, pero sí se hicieron varias de "duelos" navales entre 2 barcos. La razón: cuesta mucho construir dos flotas sin el digital. Esta película no la ví entera. (por razones que no vienen al caso, me fui después de que hundían al supremo)pero no recuerdo que aparezcan batallas entre flotas. En los 50 las pelis de este tipo tuvieron gran popularidad. Cuando Vd. lea el término "swashbuckler" sabrá que se refieren a esas películas conocidas como "de espadachín"; se trata de la receta del cine corriente de piratas. Vea que sencillo. Primero debe conseguir a alguna estrella con la que atraer multitudes (una estrella que atraiga multitudes pero que no espante a todos sus inversionistas). Digamos un John Derek, un Paul Henreid, un Lex Barker o un Ricardo Montalbán, etc. Luego, se consigue un director artesano, de esos que hacen lo que deben hacer, bien y barato. Imposible omitir una actriz opulenta que sirva de contrapartida del protagonista y potencial interés amoroso del pirata (que debe ser un hombre honesto proscripto, o un rufián de buen corazón). Luego necesitará o bien un galeón o (más barato) algunas miniaturas para simular batallas navales entre los navíos de Su Majestad (que deberán llevar la parte de hundirse) frente a los embates del galeón protagonista. Claro que siempre será más económico, comprar escenas de películas clásicas como El Halcón de los Mares, ya que estamos en los años '50 o '60 y la gente no tiene videocasseteras para grabar y revisar si nuestra película tiene escenas robadas de otras (aunque no vamos a poder engañar al buen cinéfilo, que, afortunadamente, no abunda). Así que planteamos alguna intriga palaciega, escenas en alta mar, espadachineos cuerpo a cuerpo entre héroe y villano (al cuál se le permitirá una muerte notable, tal vez con mirada final), escenas de '¡al abordaje!' y '¡a toda vela!' y un final que no debe llegar antes de los 70 u 80 minutos. Estudios medianos como Columbia y chicos como Lippert hicieron en los años '50 varias de estas producciones. Hasta la inglesa Hammer Films tuvo sus películas de piratas, alguna más que interesante como DEVIL-SHIP PIRATES (1964) de Don Sharp, con Christopher Lee. El mejor ejemplo es el plan doble de Universal, que contrató al Rey del Espadachín, Errol Flynn, y lo hizo protagonizar AGAINST ALL ODDS (1952) de George Sherman, un modesto relato de piratas al que se le adosó a Maureen O'Hara como parteneire y a Anthony Quinn como villano. En el final, un doble de Flynn repite la proeza de Fairbanks y rasga la vela mayor con un puñal. Universal aprovechó el parate surgido por un accidente de Flynn para filmar otra película en el mismo galeón que servía como decorado. Y así Frederick de Cordova se despachó con YANKEE BUCCANEER (1952), protagonizada por Jeff Chandler y la malograda Suzan Ball, otra película de piratas para poblar las matinés (15 años después el mismo estudio produjo un remake con Doug McClure, titulado THE KING'S PIRATE). Hoy en día esta fórmula, claro está, ya no tiene validez.

Pero ojo: no confundir el cine de piratas con el de guerras navales entre flotas regulares.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el detallado comentario Liddell.

Poco más que añadir. De hecho la fórmula funciona tan bien que por ello se explica el éxito de "Piratas del Caribe".

En cuanto a películas con enfrentamientos de flotas de barcos de vela del XVII o XVIII a base de maquetas. Creo que tan sólo está la de "Motín en el Defiant". Esperemos que algún día utilicen la tecnología digital para mostar un enfrentamiento entre flotas del XVIII.

Un saludo

Liddell Hart dijo...

Bueno, no olvidemos que LPDC son de la época digital: los tiempos en que las aventuras de piratas eran a la par rentables y exigían poca inversión ya pasaron. Además ha pasado un buen rato desde que se filmo la últimas peli de piratas ANTES de LPDC, pero eso no implica que el espectador siga siendo tan ingenuo como entonces; la prueba es que ese cine se considera infantil por excelencia hoy día. Y medio cómico además.

El mérito del comentario no es mío, lo tomé de una página en donde aparece una buen a descripción de la evolución del ese género.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Liddell. ¿Podrías dar la dirección de la web?

Con respecto a los piratas, creo recordar que la última superproducción antes de "Piratas del Caribe" fue el fiasco de "La isla de las gargantas cortadas" de 1995.

Un saludo

Liddel Hart dijo...

De esa no opino, porque no la ví.

La dirección es: quintadimension.com.televicio. Puede encontrarla pulsando "el cine de piratas es una sana costumbre" en Google.

Pencroff dijo...

Cuánto tiempo sin visitarle, Mayor. Es, como siempre, un placer.
Por si en todo este tiempo alguien siguiera con la curiosidad: "la bruja de Endor" es un personaje bíblico que aparece en el capítulo 28 del primer libro de Samuel, protagonizando la, me parece, única sesión de espiritismo que encontramos en la Sagrada Escritura.
(No sé si "Endor" es una palabra que también en algún momento usaba Tolkien en sus mitologías... en uno u otro lado, se ve que la encontró el distinguido chatarrero George Lucas, y que le gustó).
De la película tengo un buen recuerdo, aunque el personaje del "Supremo" me parece demasiado grotesco. No es que entre los libertadores hispanoamericanos no hubiera gente excéntrica (el cura Hidalgo o el doctor Francia, por ejemplo), pero con este se pasan un pelín.

Major Reisman dijo...

Buenas

Gracias por el comentario Pencroff. Espero que no tardes tanto en visitar el blog la próxima vez.

Gracias por la puntualización bíblica sobre el origen de la palabra "Endor". Confieso que no tenía ni idea. En la obra de Tolkien, Endor es la palabra élfica para referirse a la Tierra Media, así que supongo que Lucas tomó la inspiración de allí más que de la Biblia.

Sobre "El Supremo", hombre ten en cuenta que en los 50 los estereotipos eran muy exagerados. Efectivamente es grotesco, pero yo creo que está puesto ahí para dar algo de humor. Es que no te lo puedes tomar en serio. Es como el Emperador de Siam interpretado por Yul Brynner.

Un saludo